humberto choza

DESDE LA CONFRATERNIDAD

JOSÉ HUMBERTO CHOZA GAXIOLA

Los esquimales tienen cincuenta y dos nombres para la nieve porque es importante para ellos; para el amor deberían tener un número igualmente grande.
Margaret Atwood

Dentro de pocos días arribará a nuestro calendario el 14 de febrero, fecha que provocará, a no pocos, una revuelta emocional que revivirá, lo que sentimos, pensamos, hacemos y somos.

No sé si el término revuelta sea correcto, sin embargo, usaré mejor otro vocablo de otros más versados que yo. Se llama ansiedad, y la definen como el dolor de sentir que algo básico falta en tu vida, una sed insaciable de algo más: más significado, más unión, más energía, más de “algo” que llene ese vacío que atormenta. Abundando: es la sensación que recorre tu cuerpo justo antes de darte cuenta de que estás solo o inquieto o de que no eres feliz.

Dice Bárbara L. Fredrickson, en su libro, que trata sobre una duda grande, muy grande, sobre el significado del amor. Trata pues, la autora, de responder en su obra a su auto pregunta: ¿Y si todo lo que sabemos sobre el amor está equivocado? Pregunta difícil de responder tanto de doña Bárbara como de los eruditos. Por lo pronto, anota la autora en su contraportada, como queriendo reposicionar el concepto: “El amor es la emoción suprema, responsable de nuestras mejores o peores conductas. El amor ha sido considerado principalmente en su dimensión psicológica, filosófica o espiritual”. Luego se auto cuestiona: “Pero que sucede si lo abordamos desde el punto de vista de nuestros órganos y células”. Camino en el que se aplica la autora nativa de Carolina del Norte, maestra en el departamento de psicología de la Universidad De Carolina del Norte y autora de los libros, Love 2.0, Positivy. Es conocida por su trabajo sobre el Modelo de Ampliación y Construcción de Emociones Positivas.

Para avanzar en sus estudios la autora se vale de las investigaciones biológicas más recientes para develar el nuevo rostro del amor. No en vano el “Gurú” Daniel Goleman, autor del éxito editorial “Inteligencia emocional”, alaba a Bárbara con el siguiente párrafo: “Esta obra es un accesible manual para aprender a abrir nuestro corazón”.

Está por demás recomendar este excelente ejemplar, ya que se recomienda sólo, debido a que trata sobre temas tan sabios y agradables como “Qué es el amor”, “Biología del amor”, “Consecuencias del amor”, “Amar a otros en la salud y en la enfermedad”, “Amarse a uno mismo”, etc. ¡Excelente contenido!

Lo que resalta en ésta magnífica obra es que la autora se confiesa y dice: “He descubierto que hablar del amor en términos científicos resulta difícil porque la gente tiene opiniones muy  firmes sobre este particular, y gran número de ellas preconcebidas. Muchas son reflejo de nuestra herencia cultural común. Como las múltiples canciones y películas que equiparan el amor con el encaprichamiento, o el deseo sexual, o con victorias de final feliz. El enfoque del amor es la ciencia de las emociones. Durante más de dos décadas, he investigado el subconjunto de las que nos hacen sentir bien, esos estados agradables –de alegría, diversión, gratitud, esperanza y demás que invaden simultáneamente”.         

Pienso que para celebrar el día del Amor y la amistad, no está por demás que hagamos un esfuerzo y compremos este lindo ejemplar y lo leamos, ya que si reflexionas un poco, y aceptando lo que afirma la autora, el amor es el sentimiento supremo. Recuerden: es una relación verdadera, llena de positividad con otros seres vivos. Y si me lo permiten le agregaría “con todos los seres vivos”.

¡Feliz día de San Valentín!

09/02/20

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios