OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Para los que nunca han esperado nada y de pronto reciben algo, es sin duda el acontecimiento del año. Los obsequios o regalos, como deseamos llamarles, son y serán esos objetos, que como tradición pasan de mano en mano, hasta llegar a su real propietario. No siempre el obsequio se traduce en matera tangible o en cosa alguna, los hay también en la sonrisa de alguien que te obsequia con cariño o con mucho amor. Además de la sonrisa está el abrazo que engendra cariño y comprensión de o los seres que te aman o que amas. La visita inesperada de aquél que no sabes nada o que desde hace tiempo no sabes dónde está, de pronto lo tienes frente a ti haciéndote recordar un pasado quizás muy lejano o quizás muy cercano, lo cierto es que ese obsequio se guarda con el aprecio y el cariño que antes se profesaban unos a otros. Pasado este día de reyes vendrán muchos otros días en que los obsequios sean la moneda de cambio cumpliendo o no con el propósito deseado. En las distintas temporalidades en que crecemos o nos desarrollamos, los obsequios han jugado un papel importante en la vida nuestra, a saber que ellos representan, en parte, el cariño de quien lo hace. Hay otros tipos de obsequios que marcan nuestra existencia y es que el nacimiento de tu hijo deja una huella difícil de borrar. Las consecuencias existenciales de las experiencias o de sucesos alegres como amargos, pueden algunas veces considerarse como obsequios de la vida y aunque algunos serán muy dolorosos nos dejan enseñanzas que solamente ese evento nos pudo dar. Despedir al ser querido o recibir al que has estado esperando trastoca, sin lugar a dudas, la existencia de los seres humanos que viven dichas experiencias. La entrega de tu casa o el finiquito de ella sería de igual manera un obsequio que habías esperado de mucho tiempo atrás. El ascenso de tu puesto de trabajo por el que te preparaste algún tiempo se transforma en el regalo, quizás, de toda tu vida. En el mundo que vivimos, los obsequios juegan un papel importante que separan una temporalidad de otra, agregando o restando significaciones, que para luego la mente humana clasifica ese momento como uno de los tantos que se recordará y se mantendrá en la mente de quienes viven esas experiencias. Quizás por lo anterior algunos como yo, empiezan a guardar objetos que nos platican historias del momento, del lugar y de la circunstancia que se vivió cuando el objeto o el evento en sí, dieron a lugar. Creo que los mexicanos somos personas que hemos recibido obsequios de diversos tamaños, colores, formas, materiales o motivos que podemos clasificar como obsequios que nos han transformado nuestra existencia por más de una vez. Esos cambios en nuestras vidas serán sin duda los que recordaremos por siempre y serán esos cambios que darán cuenta, finalmente, de lo que seremos en un futuro inmediato. Así sea.         

“Si te gustó no dudes en compartirlo, además puedes manifestar tus opiniones en la caja de comentarios. Gracias” 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios