OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Sin duda que la sociedad culiacanense está terriblemente “paniqueada”. Lo sucedido el martes 03 de diciembre en Culiacán fue como para llorar, no sé si de risa, de coraje, o de pánico, o sea de una alteración del estado emocional y la actitud de modo negativo. Las “benditas” redes sociales sirven para eso y otras cosas que debemos reflexionar más adecuadamente. Las fake news o noticias falsas, han configurado en el hacer cotidiano una doble entidad comunicativa, por un lado estas fake news o noticias falsas han servido o mejor dicho, se han servido muchos en la esfera comunicativa para desinformar a ciertas bases sociales pretendiendo generar caos o simplemente restarle importancia a hechos que realmente merecen atención por la base social que nos representa o que representamos. Por otro lado, ante la masa informativa se hace obligado verificar la noticia antes de replicarla, comprobando asimismo su veracidad. Sin duda que los medios tradicionales han hecho uso de estas fake news o noticias falsas en un asunto de golpeteo informativo desvirtuando de esa manera la verdadera noticia y ocasionando con ello la desinformación. 

El día martes 03 de diciembre corrió por las redes sociales la insinuación de que grupos delincuenciales tomarían de nuevo las calles de Culiacán generando con ello un terriblepánico que se generalizó en cuestión de minutos. Bien han dicho los sociólogos y los psicólogos que una vez sembrado el pánico en las mentes de los ciudadanos, se hace más fácil replicarlo de nuevo. A quién culpar por soltar “borregos” a los medios de comunicación, a quién señalar cuando por la falta de seriedad de algunos grupos o personas liberan esta clase de rumores o señalamientos no muy bien digeridos en las mentes de las personas ya alteradas por esas fake news o noticias falsas. Sin duda que en este campo de la información se debe crecer o madurar para saber investigar antes de replicar la información si es verdad dicha información, claro, estamos exigiendo demasiado, pero creo que las instituciones educativas pueden ir trabajando ya en sus programas escolares esta clase de responsabilidades. Ahora si se trata de desestabilizar a una sociedad entera, pues entonces las cosas serán otras.

Habremos de aceptar que la existencia de grupos creados para la desestabilización del país es una realidad con la que se debe trabajar y no dejar que siga creciendo esta cultura de las fake news o noticias falsas. Lo curioso es que empresas periodísticas de las llamadas serias o tradicionales, así como en las redes sociales, hacen uso de estas informaciones falsas. No pretendo infringir ninguna regla social diciendo esto, ni cometer con ello una falta de ética personal, sino que las fake news o noticias falsas han estado presentes desde hace algún tiempo pero no eran consideradas un peligro en la comunicación social en México. 

Las falsas noticias  se acrecentaron con la llegada de AMLO a la presidencia de México, y hoy son un dolor de cabeza debido a que las personas que las replican no tienen el interés por corroborar la veracidad de la noticia. Lo he dicho en otros momentos y en otros cortos reflexivos, la oposición no tal, sino aquellos que se resisten a perder lo que tenían,son los que pudiesen ser los que replican toda esta clase de noticias falsas con los propósitos consabidos. Habida cuenta de lo anterior, las falsas noticias abonan de alguna manera a pequeños grupos desestabilizadores que persiguen intereses muy personales, de ninguna manera persiguen intereses colectivos generales. Por el bien de todos, cuidemos de no hacerles gordo el caldo a quienes pretenden desestabilizar al país. Así sea.

“Si te gustó no dudes en compartirlo, además puedes manifestar tus opiniones en la caja de comentarios. Gracias” 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.