OSWALDO DEL CASTILLOCORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Esto que le voy a comentar fue una experiencia que viví antes de las elecciones del primero de julio de 2018. Hasta antes de ese momento atestiguaba con mis amigos que le robarían de nuevo la presidencia a Andrés Manuel, esto de estar viendo cómo se movían los recursos a favor de los otros candidatos. Desde luego había los comentarios suficientes que alentaban a quienes ya deseábamos un cambio en México. Veíamos con mucha tristeza las acciones de los dos gobiernos anteriores en cuanto a la entrega de nuestros recursos a extranjeros. 

Observábamos el deterioro de Pemex desde el llamado gasolinazo que fuimos muy activos en las protestas por el aumento de los combustibles y de muchas cosas más. Gran parte de la población culichi marchamos por las calles de Culiacán pidiendo la salida de Peña Nieto, en esos momentos creo que muy poca gente tenía dimensionado la situación real de México. No entendíamos los porqués se había, abandonado a las empresas más emblemáticas de la nación habiendo tenido hartos recursos para invertir y hasta para haber construido cuatro refinerías más, en el caso de Pemex. Tampoco entendíamos los porqués, de igual manera,se habían abandonado a su suerte las hidroeléctricas, la termoeléctrica y la nuclear en Laguna Verde. Mucho menos que se entregarían las aguas nacionales a empresas privadas,como tampoco los porqués se habían entregado millones de hectáreas a empresas extranjeras a la minería. Prácticamente todas nuestras riquezas naturales se estaban entregando a particulares extranjeros. En un principio cuando Carlos Salinas entregara a particulares las empresas de gobierno,imaginábamos que sería porque íbamos a ser realmente eficientes y el pueblo se beneficiaría de todo ello, se entregaron cientos de empresas a particulares y vimos nacer a una nueva clase de ricos en México, todo esto está documentado en las redes sociales para el que guste corroborar lo dicho aquí. 

Sabíamos desde luego del robo de combustible y de la energía eléctrica pero nunca dimensioné realmente lo cuantioso del robo ni la forma en que se hacía. 

Sabíamos de la corrupción y por supuesto de la impunidad y lo dijimos muchas veces que estábamos en un estado fallido pues no veíamos que se hacía algo más que sacrificar a la población y considerar esa pérdidas como daño colateral. 

Así fueron los sexenios de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña. La corrupción hasta en lo más simple de las cosas la podíamos ver, no digamos de la impunidad con la guardería ABC que se hizo nada para castigar a los culpables por las muertes de 49 niños sonorenses, Calderón deberá aclarar ese asunto. Pudimos ver cómo se destruía la mina Pasta de Conchos, en la región Nueva Rosita de Coahuila, México, operada por Grupo México, simplemente para culpar a alguien y poderlo quitar de en medio, muriendo 65 personas en aquel fatídico día 19 de febrero de 2006, sin poder rescatar los cuerpos sepultados en ella, Fox tendrá que dar cuenta de ello. Pudimos ver la matanza de Tlatlaya en la que murieron 22 civiles en San Pedro Limón, municipio de Tlatlaya, Estado de México el 30 de junio de 2014, Peña Nieto no pudo aclarar nada. Recuerdo de igual manera la masacre de Allende, Coahuila aquel 18 de marzo de 2011 a solo 60 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, una de las más sangrientas que ha habido en nuestro México por los zetas, se presume haber muerto más de 300 personas, apenas habíamos olvidado la muerte de más 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas en aquél agosto de 2010 por los z’scomandados por los hermanos Miguel Ángel Treviño (z40) y Omar Treviño Morales (z42), Calderón debe explicar todo lo anterior. Hechos que sin duda nos ha hablado a los mexicanos de la verdadera situación en la que vivimos desde hace mucho tiempo. Lo ocurrido en Culiacán, el pasado mes de octubre pudo haber sido una de esas matanzas que a modo de justificar, como se había venido haciendo de atrás tiempo, como “daño colateral”, no llegó a ser cuantioso en pérdidas humanas, sin embargo la muerte de una persona es demasiado y nada podrá justificar el fracaso de ese operativo, haya sido como haya sido. Sin duda que las estrategias utilizadas no han dado los resultados esperados, si es el caso, de esperar resultados exitosos. Como vemos, los registros y la historia hablan por sí mismos y que no nos sorprendan diciendo que todo estaba bien hasta la llegada del nuevo mandatario. Por el bien de todos, calma señores. Así sea. 

“Si te gustó no dudes en compartirlo, además puedes manifestar tus opiniones en la caja de comentarios. Gracias” 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios