humberto choza

DESDE LA CONFRATERNIDAD
JOSÉ HUMBERTO CHOZA GAXIOLA

El destino trajo a mis manos dos libros que tratan sobre el concepto profundo de la Historia. El autor Thomas Carlyle, que dentro de sus grandes cualidades científicas tuvo la virtud de ser uno de los mejores historiadores que ha dado la humanidad; de origen escoces que dentro de sus muchos tratados escribió dos libros que resaltan: Pasado y Presente, y La Revolución Francesa, como lectura obligada para aquellos que aman la Historia.

La importancia de la historia es que es una ciencia social cuyo campo de estudio, es el pasado general de los humanos. De ahí su importancia: se refiere a los humanos y eso basta para que sea importante. Sin embargo, hay una característica sobresaliente para tomar en cuenta, no todo el pasado es conocido y estudiado, los historiadores han seleccionado hechos que, por diversas razones, son considerados importantes y dignos de ser conocidos como hechos históricos.

El poder definir a toda una sociedad depende del pasado. Y la historia sirve para que tengamos memoria de nuestros antecesores. Sirve para que no se comentan los mismos errores, así como para saber dónde están los acontecimientos y porqué se producen y en que modifican a los pueblos, naciones, etc.

¿A qué viene toda esta explicación? A qué me he metido, por cuenta propia en un laberinto, del que no he podido salir: Don Thomas habla en sus escritos sobre la Historia de la Humanidad y la historia Universal, y donde también trata de explicarlo. Los historiadores han seleccionado hechos que, por diversas razones, son conocidos como hechos históricos. Dice que hay una Historia local, una Regional e incluso una “microhistoria”, y sí a esa vamos puedo decir, de mi cosecha, que debe existir una historia de lo “infinitamente” pequeño o Historia de la Teoría cuántica.

Doy por sentada la aceptación de ofrecimiento de disculpas, por la anterior babosada, misma que estoy seguro no logrará eximirme de mi pecado de idiotez. Sin embargo, por necio que soy, insistiré en seguir caminando por mi autolaberinto: ¿Si se me pidiera ubicarme en qué tipo de Historia está la reseña histórica de mi vida? La respuesta sería, por lo primero, “la Historia de mi vida está ubicada o reseñada en la Historia universal”, en donde estoy seguro que únicamente aparecería mi nombre, o mejor dicho, no aparecería ni mi nombre. Continúo con esta investigación me viene a la cabeza en la Historia nacional. Pues tampoco, salvo en algún registro civil de algún homónimo mío. ¿La Historia estatal? Mucho menos ya que para aparecer en las historias es necesario, cuando menos haber realizado un hecho significativo de relevancia estatal y que exista algún buen hombre que se tome la molestia de narrar mi pobre vida.

Tengo la esperanza, de que en lo municipal se escriba algo de mi historia. Creo y bien que lo creo, que en este renglón también soy persona non grata. No tengo porque decir lo anterior, pero el vacío que siento en mi corazón así me lo indica.

Sin embargo, ante lo difícil de mi situación y ante la premura de que me exige la editora, creo que la solución es pedir prestadas historias a dos de mis amigos de infancia que se han caracterizado por escribir Historias regionales con gran calidad y mucha creatividad:

El Ing. Abelardo Reinosa Vega cada 15, días envía su colaboración a este periódico para dejar plasmada su elegante prosa, que quiérase o no, es un testimonio de la Historia Regional del Évora. Historias que cuenta con sal y pimienta y muy seguido inventa personajes que resaltan en detalle jocoso y verídico una enrome relevancia para las generaciones que vienen detrás. Tiene la virtud de ir más allá de transmitir la emoción que seguramente le vibra junto con la pluma. No pocas veces, el Ing. Reinosa Vega se transforma en un comunicador para invitar a actuar en bien de la comunidad. Sabe ejemplificar con prosa alegre y fresca las ideas que resaltan y que de alguna manera brincan al entendimiento del lector.

Por otro lado, el casi hermano Ing. Alfonso Inzunza Montoya nos regaló, no hace mucho, su libro Travesuras en Rosa Morada, nos brinda una serie de anécdotas del pueblo que lo vio crecer. Con la misma vara de alta prosa, qué al anterior, califico a este escritor de la Microhistoria de los pueblos representativos de Sinaloa.

Todo lo anterior, con ejemplos claros sirve para que no se pierdan hechos fundamentales en la idiosincrasia de los pueblos. Mismos que podemos entender como el modo de ser característico de una persona o cosa, que la distingue de los demás. Distinción que permite conocer a fondo como somos y como serán los hombres del mañana.

Facebook Commentarios