cano

APUNTE

JORGE GUILLERMO CANO

Culiacán del caos vial, los retenes, baches y topes, Sinaloa, 05 de septiembre 2019. Los llamados conservadores, la derecha radical y la que navega como suave, siempre han estado moralmente derrotados, pero, en lo fáctico, han tenido el poder real, antes y ahora.

Entre la élite que fue invitada al tercer informe de AMLO, el primero constitucional, ahí estaban, dejando pasar la crítica que, bien saben, sigue siendo de simples palabras. Por eso aplaudieron hasta 34 veces y respondieron a los elogios del presidente. Unas por otras.

Dijo López Obrador que “ya es un hecho la separación entre el poder económico y político”, lo que es discutible de suyo. Los acuerdos con los dueños del dinero están a la orden del día y se presumen “compromisos” con la banca y empresarios que, ni caso en refutarlo, siempre están sobre la ganancia y nada más.

Si “el gobierno actual representa a todos, a ricos y pobres, a creyentes y libres pensadores, así como a todos los mexicanos, al margen de ideologías, orientación sexual, cultura, origen, nivel educativo, posición socioeconómica”, necesariamente se tienen que establecer niveles, grados y prioridades de atención. Es simple, no hay igualdad entre ricos y pobres.

Que “ya existe un auténtico Estado de derecho”, es también algo cuestionable, pues a diario vemos como las prácticas corruptas del sistema judicial operan sin cambios sustantivos.

Bien que se ponga en primer término convertir en práctica el ideal de los liberales de “al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie”, porque eso es, precisamente, lo que el pueblo sigue esperando.

Que el Poder Legislativo, “ya no interviene en otros poderes, respeta las decisiones de instancias estatales y municipales y no se entromete en decisiones de órganos autónomos y se abstiene de intervenir en la vida interna de sindicatos y partidos políticos”, es algo que también debe ponerse en su justa dimensión y, sí, la intención es loable, sin duda, pero aún no es una realidad.

Aún con el correctivo de la renuncia de Muñoz Ledo a continuar en la presidencia de la cámara, Morena tiene mucho más que corregir para no encaminarse al pasado.   

LOS BANDOLEROS, AQUÍ Y ALLÁ

Según cálculos conservadores, los cárteles de las drogas, en México, se han hecho, ilegalmente, de alrededor de dos millones y medio de armas de grueso calibre a través de la frontera norte.

La Fiscalía General de la República (FGR) y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública refieren que cada año ingresan ilegalmente al país unas 250 mil armas de fuego, entre armas largas (AK-47), granadas, lanzacohetes, cohetes, lanzagranadas y ametralladoras, incluyendo las Barret calibre 50 con capacidad para derribar aeronaves.

Estados Unidos, con una economía armamentista, lo mismo vende a terroristas que a narcos y urge que nuestro gobierno asuma una actitud enérgica al respecto. El contrabando de armas de allá para acá produce miles de muertes en México. Lo saben muy bien de ambos lados de la frontera.

En lugar de eso, de actuar con energía, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que México “no se enfrentará con Estados Unidos ni con Donald Trump” y mejor su gobierno aplicará “todo un plan para competir con los delincuentes y quitarles a los jóvenes”.

¿A SEGUIR CALLADOS?

Ingenuidades aparte, lo del tal plan no está mal, pero lo otro, prácticamente el silencio ante el cotidiano abuso de los “vecinos del norte”, no es admisible.

Según AMLO, “con Estados Unidos hay muy buenas relaciones” (como si la cotidiana realidad no dijera lo contrario) y no va más allá de “la respuesta diplomática” de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Tal secretaría (cuyo titular, Ebrard, a veces aparece como mandadero de la metrópoli) señala que el problema (de la grave inseguridad nacional) “se agrava por el alto consumo de drogas y la venta de armas”.

En efecto, y hay que actuar en ambos frentes, con definiciones y acciones, no con la simple palabrería que ya se ha convertido en el pan de cada día.

EN EL TINTERO

-Las remesas de los mexicanos que trabajan en el extranjero, Estados Unidos, principalmente, no son para presumir. Es una vergüenza para los gobiernos incapaces de generar en su propio país las condiciones para una vida digna.

-Que llegó una inversión extranjera por un monto de 18 mil millones de dólares hasta junio de este año. Es por algo: ¿Cuánto se llevarán?

-Sesenta quejas semanales contra la conducta y trato de los choferes trastobuseros, se reciben en Vialidad y Transportes, dicen. La realidad las multiplica por cien que no se presentan, sin exagerar.

-Hay que repetir, mientras no nos alcance el cansancio: la gran mayoría de los “topes” que hay en la ciudad de Culiacán, hasta cuatro en tramos de cien metros de calle, son innecesarios, muchos son cuasi trampas, no responden a una planeación, sino al capricho de influyentillos y la ocurrencia de funcionarios incapaces. Eso se debería revisar en serio, si autoridades conscientes tuviéramos. 

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com); Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz, y en “Voces del Periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

Facebook Commentarios