OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Podría decirles que conozco la raíz del enojo de todos aquellos que dicen odiar a Andrés Manuel López Obrador, pero la verdad y siendo honesto con ustedes no conozco la fuente de ese odio. Conozco las estrategias que se usaron para que este personaje no llegase a la presidencia. Conozco el miedo y el terror que muchos empresarios tenían o tienen con la llegada de AMLO. Conozco las vulnerabilidades de todos aquellos que estaban esperanzados a seguir con el viejo régimen por los intereses ya consolidados. Conozco los miedos que dicen tener porque AMLO los llevará a vivir como viven los países bloqueados por el país del norte, que se empeña a invadirlos por las riquezas contenidas en dichas tierras. 

Entiendo el enojo de muchos que estaban disfrutando los privilegios del régimen LEGIÓN y que ahora ya no los tienen. No trato de reseñar el pasado, pues este es harto conocido por todos, de los despojos, de los agravios, del saqueo, de las mentiras, del endeudamiento de todo, de la corrupción, de la impunidad, y podemos seguir llenando cuartillas, pero esto que les comento no les interesa a los que se sienten golpeados por el cambio y más por ser AMLO el que ahora esté gobernando. Ya hice una descripción de las etapas del golpe suave o blando en el corto anterior, pero es solo el comienzo de una estrategia mayor por arrebatarle la presidencia al Peje. Dar cuenta de la fuente de enojos sería bueno para alcanzar una reflexión mayor. Se tiene un momento único para darle vuelta a todo lo que conocemos y crear nuevos sentidos de ver la política y los haceres de la gobernanza y de la gobernabilidad. Esta nueva etapa que estamos viviendo ha despertado, sin duda alguna, cosas que nunca creímos que seguían existiendo en México. La desigualdad vista en el clasismo, es una evidencia clara de la existencia de un México colonial. Dicho clasismo se mantenía encapsulado por el hecho mismo de que quien gobernaba era esa clase privilegiada que no estaba ni está dispuesta a perder lo que ya consideraba suyo. La raíz de tal enojo clasista y desde luego de aquellos que desean conservar lo que tenían, de allí lo de conservadores, se hace evidente provocando en el seno de esa sociedad conservadora todo un movimiento reaccionario digno de aquellos que quieren seguir con el modelo neoliberal. Los reaccionarios, conservadores, clasistas, neoliberales o aquellos que carecen de información, son todos los que muestran sus enojos por mover a México a un estado distinto a lo que ellos ya estaban acostumbrados a vivir o a mirar. La raíz de sus enojos no puede explicarse fuera de esas categorías ya descritas y en tanto que cada persona no haga su reflexión profunda, seguirá en ese estado de malestarpermanente que niegue, hasta de manera racional, que todo cambio pueda generar bienestar a quienes aún no nacen, pero más aún, a los que estamos esperando que las cosas mejorenesperanzados a vivir sin el lastre del imperio del saqueo. Por el bien de todos, tendremos que hacer cita con el psiquiatra para dar cuenta de los enojo. Así sea

*Si te gustó no te olvides de compartirlo y escribir lo que piensas en la caja de los comentarios. Gracias. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios