humberto choza

JOSÉ HUMBERTO CHOZA GAXIOLA

Una de las cosas que me ha gustado hacer, desde niño, es cultivar amistad con los fantasmas. He platicado con ellos mucho. Son muy amables y casi siempre me han contestado con acertadas conclusiones y atinados pronósticos. 

Esta vez, los amigos fantasmas que invite a estas páginas son los robots.  Que en la actualidad se están convirtiéndose en máquinas cada vez más inteligentes, que están amenazando al mundo, de un no lejano futuro humano sin empleo.

Son “buena onda” ya que lo que buscan es hacer menos difícil el trabajo humano. Como no tienen malicia, me han dicho, losrobots-fantasmas”, que las consecuencias que aparezcan en el futuro es que ya llegó una nueva era que consiste en revolucionar las máquinas, y que los humanos serán personas que se dedicarán al ocio y su felicidad será “hacer nada”. ¡Que chulada!!!!!!!!

Para entendernos entre mis amigos y yo, también invité a Eric Hobsbawm(1917-2012), que no es tan fantasma, pero que sabe mucho sobre el futro y lo que de él se espera. Gran historiador, de origen británico, dedicó sus estudios principalmente a la historiografía de las revoluciones industriales de la humanidad. Cuyos ensayos examinaron, entre, otros muchos movimientos sociales, los disturbios revolucionaros que surgieron en la región atlántica y el resto del mundo.

La tesis principal de este científico es que afirma quéen su tiempo, surgió una de las mayores transformaciones de la historia humana: linvención de la agricultura y la metalurgia, la escritura, la cuidad y el Estado, influyeron profundamente con las máquinas con el motor de vapor, y el ferrocarril que transformó la vida cotidiana de millones de personas. 

Después el el mismo Hobsbawm desarrolló una nueva tesis muy original, consecuencia de la anterior: “nuestro mundo está sufriendo una segunda era de la revolución de las máquinas, que incluye a la Inteligencia Artificial (IA) y los robots “inteligentes”. Y que cada día invade más zonas de la vida diaria.

Este trabajo, del británico Eric, está sirviendo de guía para comprender y modificar, y sobre todoadaptar, esta nueva era de la revolución de las máquinas. Ya que a pesar de que la IA y la robótica se están extendiendo por todo el mundo se encuentran en una etapa temprana, y sus efectos son amplios y empiezan a sentirse en diferentes formas y escenarios. Tesis que ha servido para imaginar un futuro fantasmagórico y sobre todo para que se prevenga la humanidad ante el eminente acoso de esta revolución. 

Primero que todo, tenemos, los humanos que pensar que esta oleada de la automatización ya estáaquí, en el presente, y que no dista mucho para que invada a toda la humanidad. Llega con mucha fuerza disruptiva, con poder para transformar la educación, en algo, que todavía no podemos imaginar siquiera. Por aquí llega aquello de mis amigos fantasmas.

Para darnos cuenta cabal del asunto escogí la industria de la información, que ha llegado al punto en que puede considerarse como una gran utilidad, comparable incluso con la electricidad. Sin embargo, no todo es miel de abeja. 

En primer lugar las empresas y las industrias en general, seguramente van a sacar el máximo provecho de la poderosa nueva utilidad que proporciona cada día más la IA. En consecuencia, producto de esta nueva revolución de las máquinas, se cree que muy raramente, o nunca, tendrá cabida la contratación de mano de obra extensa. La amenaza para el empleo en general,es que a medida que despliegue la “destrucción creativa” por parte de la nueva tecnologíade la robótica y de la IA, se pierdan muchos empleos. Situación, de lucha constante para la humanidad.

YouTubeInstagram y WhatsApp son, ejemplos extraídos directamente del sector de la tecnología de la información, han provocado realmente un alerta mundial, consistente en quehabráuna mínima contratación de fuerza de trabajo acompañada de enormes ganancias por parte de los dueños de estas empresas. Estas tres empresas jóvenes podrán por si solas desencadenar una transformación tanto en el mercado laboral como en la economía. 

Las cuales, como fantasmas modernas, ya no me dan tantas ganas detenerlas como amigas y platicar con ellas.

300619

Facebook Commentarios