OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Sin duda habremos de aceptar que no todo es malo. Algunas cosas que consideramos malo tiene finalmente una enseñanza para cada ser humano que vive esa circunstancia. Los claroscuros en la vida de todos son oportunidades para dar cuenta que no todo es de color de rosa. Probablemente sintamos en algunas ocasiones que la vida nos da contra el suelo y otras que nos eleva al cielo y es que siempre tendremos momentos buenos y momentos malos. ¿En dónde estriba que nosotros algunas veces veamos todo bueno o todo malo? Radica precisamente en el estado de ánimo con el que nos manejamos en lo cotidiano. 

En el caso de las mañaneras, el permanente cuestionamiento de la acción del gobierno y más precisamente del AMLO, ha cambiado la forma y el fondo de hacer política. Los medios seguramente han aprendido lo suficiente, al menos así lo creo, para encarar la presencia del mandatario e ir perdiendo el efecto de la imposición de la investidura para hacer un trabajo cada día más profesional. Los cuestionamientos de la prensa tienen un efecto en el presidente que lo hace entusiasmarse para las respuestas que da y que indudablemente acompaña a esas respuestas historias y anécdotas de un pasado lejano de los sucesos históricos de México. La pedagogía que utiliza el presidente, algunas veces envidiables para cualquier docente que trabaja con alumnos, es que va llevando a los periodistas por el gusano del tiempo hasta situarlos en la circunstancia ocurrida en esa temporalidad de la historia. Sin duda que existe la enseñanza en ese recinto escolástico que tienen sus aprendices al igual que el mismísimo Presidente. Y es que habremos de aceptar que no todo es malo como tampoco no todo es bueno, pero indudablemente existe una polémica en los mundos de las interpretaciones. Los diálogos circulares, como lo ha llamado el Presidente, configuran temáticas nunca antes discutidas en las conferencias de prensa, bueno en estas que han sido abundantes y polémicas, instructivas y oportunas para esclarecer la vida cotidiana de la vida pública, que según AMLO, ésta debe ser más pública cada día. En este sentido el argot del presidente ha filtrado el pensamiento del pueblo de México y claro el de los periodistas, hasta llegar al punto de algunas opiniones favorables a los enunciados que el Presidente profiere de la realidad que se vive o vivimos en esta nación libre y soberana. En este sentido sabernos que no todo es malo como tampoco no todo es bueno, es poder dar cuenta que existen equilibrios a los que debemos sujetarnos cuando la conciencia topa con sus límites o sus fronteras de los valores universales. Todo lo bueno siempre tiene algo de malo, como todo lo malo siempre tiene algo de bueno, en esas comprensiones de la realidad que vivimos habremos de ajustarnos entendiendo profesionalmente el contexto en el que se dan las cosas para no violentar a la mismísima realidad que se nos presenta con algo de verdad y algo de mentira. Por el bien de todos, aceptemos que podemos estar algunas veces en algunos de los extremos y otras justo en el medio. Así sea.   

*Si te gustó no te olvides de compartirlo y escribir lo que piensas en la caja de los comentarios. Gracias. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios