OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

A un año de las elecciones en que fuera elegido el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su discurso de festejo por haber cumplido un año dijo algo que nos dejó perplejos, al menos a los que escuchamos con oídos inquisidores un discurso que rompe la vieja tradición de estructurarlo. La armonización de trabajar en un estado de derecho es que quienes se encuentran, por una lado, invirtiendo en México deban sentir que su dinero se encuentra seguro y por el otro, saberse respetado en el juego legal cuando el riesgo es bastante grande. El estado de derecho establece condiciones de confianza al inversor que asegure que el juego será limpio y las condiciones equilibradas. Ante el camino de la transición de un régimen LEGIÓN a otro que procura la justicia y la equidad social a través de los equilibrios, el aparato que regula la justicia en un país debe dejar muy claro que nada se detendrá por intereses malsanos que inclinen la balanza favoreciendo a aquellos que se encentran vinculados con el interés de grupo. El mensaje del Presidente Obrador fue muy claro al dejarnos ver la existencia de un sabotaje legal que impide el desarrollo de un país y por supuesto de un Juan Pueblo, quien espera demasiado del cambio verdadero. Las entidades de poder en México deben colegirse para construir una nación fuerte que signifique para nosotros, los mexicanos, contar con los organismos independientes que procuren la justicia, en este caso, la del Supremo Tribunal de Justicia de la Nación. De ser contrario a ello, entonces algo no se está entendiendo correctamente. Existe un número considerable de amparos en contra de la posible construcción del aeropuerto de Santa Lucía, lo que impediría o trataría de impedirse que el programa que tiene Andrés Manuel para avanzar, pueda ejecutarse a la brevedad posible. Casi todos los mexicanos sabemos las implicaciones de haber rechazado la construcción del NAIM, pues esta obra ha demostrado ser inviable por demasiadas causas de origen y una de ellas es el hundimiento de los terrenos por encontrarse en un lugar fangoso, lo que antes era y sigue siendo El Lago de Texcoco. Los empresarios resentidos que tenían los privilegios a la sombra del poder LEGIÓN, se encuentran lastimados y al borde de la locura, haciendo un ejercicio de oposición que solo procura el beneficio para ellos mismos, y una dilatación del Programa Nacional de Desarrollo de México. El sabotaje legal no es otra cosa que el juego perverso de un poder construido para la defensa de quienes lo conformaron y no para encarar las adversidades de injusticia, que de manera desmedida, ocurren por los influyentes, que a la complicidad con ellos, la ley se aplica de muchas maneras, pero casi todas de manera injusta. El desarrollo de la nación se hace imperativo en estos momentos, pues este, debe lograrse ahora que no hay manera de impedirlo, ya que se cuenta con un presidente que trabaja para todos, todo el día y todos los días. El poder judicial debe reconsiderar la actuación que está teniendo en estos momentos históricos que vivimos. La Cuarta Transformación llegará, aunque muchos quieran impedirla, pero lo justo hace que las leyes sean justas y la justicia debe ser para todos. Por el bien de todos, seamos justos con nuestros semejantes. Así sea.

*Si te gustó no te olvides de compartirlo y escribir lo que piensas en la caja de los comentarios. Gracias.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios