cano

APUNTE

JORGE GUILLERMO CANO

Culiacán del caos vial, los retenes, baches y topes, Sinaloa, 17 de junio 2019. La medianía mediática, ahora alineada sin rubor al poder en turno (relativo, pero al fin poder) como siempre no fue al fondo del asunto y la cancelación (provisional e impredecible) de los famosos aranceles que, en estricto, serían más perjudiciales para los trumpianos Estados Unidos que para México, ha sido festinada como el gran triunfo de una gesta inexistente. 

Fue precisamente el cálculo que hicieron de ese costo los “vecinos del norte” lo que paró la embestida, no las gestiones de Ebrard y su jefe que dieron ganancia electoral gratuita al especulador Trump. Era un mero asunto de negocios. 

Además, con o sin aranceles a los productos mexicanos, nuestro gobierno ya había hecho grandes concesiones al totalitarismo trumpiano. En la práctica, ya somos el “tercer país seguro”, de acuerdo a los deseos de la metrópoli, y en la frontera sur casi la migra sustituta.

Es claro que las agresiones estadounidenses no se detendrán, pase lo que pase, aún si se da un mayor entreguismo, y es hora de que el gobierno de la “cuarta transformación” empiece a planear e implementar nuestra independencia económica, un camino penoso que exigirá sacrificios, pero el único digno (y el único, a secas) a estas alturas. 

 

SIGUE LA MAFIA “CALIFICADORA”

Las “calificadoras” internacionales, Standard and Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings, las principales, cuyas “evaluaciones” con frecuencia se asumen (sobre todo desde los oficiales medios) como indicadores de necesaria referencia en los asuntos de la banca y las finanzas nacionales, están, simplemente, descalificadas de origen.

La colusión y los conflictos de interés entre esos negocios especulativos y sus clientes (muchos son sus propios accionistas) ha sido denunciada de manera reiterada, de modo que sus “recomendaciones” deberían ser lisa y llanamente ignoradas.

Tanto Standard and poor’s como Moody’s y Fitch, han sido acusadas, y se ha comprobado, de influir interesadamente en la credibilidad financiera de países y empresas.

Se han documentado casos en que determinada nación aparece con baja, o alta, calificación (factor para obtener fondos de la banca mundial) en concordancia con localizados intereses del capital y según el pago, desde luego.

Con respecto a las “calificadoras” de turbia actuación, como se ha evidenciado en muchos casos, hay que mandarlas a volar, lisa y llanamente. Lo otro, es hacerles el juego, vaya Usted a saber por qué. 

Es hora de que AMLO pase de una defensiva que para muchos ya es incluso sospechosa, a una clara y contundente definición en defensa del interés nacional. El pueblo lo apoyaría sin reservas.

 

EN LA TANDARIOLA

Bueno, asunto resuelto: es la gente la que debe arreglar los problemas de Culiacán y no hacer caso a los medios perversos que todo ven mal en lo que hace, y deshace, el impensado alcalde Estrada Ferreiro.

Una vez más, el abogado se quejó de los medios que “sólo publican lo que está mal, o las críticas, o que no están haciendo las cosas, cuando es la gente la que no cuida lo que el gobierno hace”. Así que primero la crítica para que se haga autocrítica y que no se haga la ciudadanía: es culpable. Alcalde dixit.

Otro en la tanda: el “presidente de la Mesa Directiva del Congreso de Sinaloa”, Marco César Almaral Rodríguez dice que el marcado retraso, impuntualidad e incumplimiento, de las y los diputados, y de él mismo, es culpa de periodistas que no los dejan llegar a tiempo.

Esperan a que haya quorum, hasta que los reporteros terminen sus entrevistas y, por tanto, los cobradores del congresito son inocentes.

Deben hacer un dueto: “Almaral y Ferreiro, los cantores del erario”.

 

EN EL TINTERO

-Colgado del lugar común (donde siempre es posible tener la razón) Muñoz Ledo acapara los reflectores de la mediática medianía. Una pose, como todas las que acostumbra el pistolero electoral de Luis Echeverría, su crítica a los ciertamente criticables arreglos del ministro Ebrard, con la venia de su jefe. En efecto, hay memoria.

-No recibió personalmente AMLO el informe de la CNDH y eso, guste o no, es simplemente una innecesaria torpeza, como las que ya suman decenas.

-No hay que olvidar que más de veinte mil pesos mensuales reciben los flamantes diputados del congresito de Sinaloa por “desgaste físico”. La transformación de la simple desvergüenza.

-Que “para obligar al Estado a dar garantías al trabajo de periodistas y defensores de derechos humanos en Sinaloa”, se presentó en el congresito la iniciativa de “Ley de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del Estado de Sinaloa”. Todo arreglado ¿o no?

-Violencia desatada en el país, en el estado de Sinaloa y en Culiacán, sin descargo del resto. Las “respuestas”: palabrería y simulación, en los tres niveles. Y a ver hasta cuándo.

-Se fue Leopoldo Mario Cano, que en unos pocos días decidió acompañar a José Francisco. ¿Qué decir? -La vida sigue.

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com); Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz, y en “Voces del Periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

Facebook Commentarios