OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Al festejar los 80 años de aquella inmigración obligada por lo que pasaban algunos miles de ciudadanos españoles de la España de los 30’s y precisamente siendo presidente de México Lázaro Cárdenas del Río se recibe un poco más de 25,000 ciudadanos españoles para darles aquí en México un hogar seguro donde podrían empezar de nuevo.

La política migratoria de México ha sido y creo seguirá siendo de hermandad, situación que genera cierto escozor ante la situación presente que se vive con los hermanos centroamericanos. La política es ante todo cohesión y hermana a los pueblos, aprovecharla para fomentar los lazos de hermandad nos lleva a entenderla de manera diferente. En los conjuros obligados, en este caso por los EEUU, en cuanto a la implementación de una política migratoria dura infringida a México para ponerla en práctica a los hondureños, nicaragüenses y salvadoreños, puede hacer pensar a los que desconocen la política de México para sus hermanos centroamericanos, que vamos a actuar de manera violenta, pretendiendo con ello atemorizar a los inmigrantes que por necesidad buscan geografías más aceptables para sobrevivir a la escasez económica y de seguridad familiar que por muchos años han venido sufriendo en sus países de origen, de ninguna manera. Sin duda y habremos de entenderlo, que nosotros vivimos esa misma situación, que ya sea por hambre o por la violencia en los estados donde viven nuestros connacionales en sus estados de origen que se ven obligados a hacer los mismo que hacen los centroamericanos. Los lazos de amistad no comprometen tanto como los lazos de hermandad, y es que el sufrimiento que se ha tenido por muchos años, no dejan de tener las mismas características en todos estos países del sureste mexicano. Dadas las condiciones en que se presenta esta nueva dificultad y que sin pretender develar el motivo que ha despertado esta nueva ola de inmigrantes hacia el país del norte o sea los EEUU, México hará frente común apoyado por los 5 estados de nuestro territorio nacional, principalmente los que se encuentran en dicha región del sur sureste de México. 

La mirada mundial se ha enfocado en el fenómeno migratorio y debemos decirlo, México no es el único país que sufre de este fenómeno. Atacar las causas de origen por la que los centroamericanos migran a los EEUU sería la opción más conveniente. Lo fácil es implementar medidas coercitivas que infringen dolor y sufrimiento a todos los que conforman las filas del éxodo de sus hogares natales. 

La discriminación se hace patente por la “nula” contribución de estos seres humanos, que de acuerdo a la formulación neoliberal y dentro de los valores de la modernidad, estos personajes pobres son para ellos un costo irrecuperable. Para muchos y aunque nos duela decirlo, los ricos no quieren a los pobres y los ven más como una carga que como un activo. Habida cuenta de lo anterior, las aportaciones de los pobres para la formulación económica es que no contribuyen en absoluto a la riqueza de los que la buscan y ven más las posibilidades de que se conviertan en una carga con altos costos de supervivencia, que en un beneficio. La política de nuestro gobierno no tiene esa visión economicista, pues el hombre nunca debe ser una variable cuantitativa para incidir en la balanza comercial de cualquier país. Seguido entonces debemos entender que las fuentes de donde se genera la producción deben ser lo suficientemente productivas para resignificar la acción misma del sujeto como una entidad social que participa activamente en la generación de su propio sustento familiar. El valor de la mano de obra se obtiene de la misma capacidad sustentable para evitar ser una carga para los demás, entonces la auto sustentabilidad será en este nuevo mundo la prerrogativa que nos abran los ojos para buscar nuestra propia auto determinación y nuestra libertad ante los demás que pretendan esclavizarnos. Buscar la independencia alimentaria, tecnológica, industrial y económica es el fin de todo actuar nacional, que bajo la reserva de un liderazgo fuerte podamos algún día ser verdaderamente auto suficientes en todo. Finalmente fomentar los lazos de hermandad entre todos los que compartimos este mismo continente es agrandar la cadena que nos une, de esa manera estaríamos construyendo una verdadera nación fuerte y unida. De no poder hacerlo con los vecinos de enfrente, bien podríamos hermanarnos con los que están en otros continentes. Por el bien de todos habremos de entender el verdadero significado de “los lazos de hermandad”. Así sea.     

*Si te gustó no te olvides de compartirlo y escribir lo que piensas en la caja de los comentarios. Gracias. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios