OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

No se ocupaba más de dos dedos de frente para haber adivinado lo que estaba por suceder; la explosión de una toma clandestina de Huachicol en Tlahuelilpan, Hidalgo. Un viernes por la tarde, cuando muchos piensan en estar disfrutando de ese día en una reunión o en alguna carne asada muchos de esos habitantes del poblado se reunía en una fiesta un tanto diferente a las demás. El Huachicol esperaba a la multitud ya convocada y en el sitio con risas y algarabías, mojándose unos a otros del mortal líquido, hacían gala del contento generalizado.

Los bidones, las cubetas, las garrafas, y hasta tambos de 200 litros se dejaban ver como si se tratase de una de esas fiestas pueblerinas en que el pueblo festeja año con año. El número de muertes, un poco más de 90, han vestido de luto a ese poblado y a México en su totalidad que nunca se imaginó que dicha fiesta se convirtiera en tragedia. Si solo hubiese sido una persona fallecida la tragedia hubiese significado lo mismo; dolor y luto a la familia hidalguense. Lo sucedido en Hidalgo es apenas una muestra de lo que puede ocurrir si se sigue con la cultura del Huachicol. No podemos negar que ese evento se ha venido haciendo común en muchos municipios o estados de la república mexicana, tan común que muchos de ellos, quienes participan, no ven que se está haciendo algo ilegal. Los testimonios son muy variados y lo vídeos muestran esa realidad que poco podemos imaginar. Infierno en el ducto sería el término mejor acompañado de la tragedia al dar cuenta de manera sorpresiva que tu cuerpo está envuelto en llamas. No imagino como hubiese sido en tiempo real el suceso, pero al ver los vídeos de la gente corriendo en llamas cualquiera puede pensar que el que corría era un muerto. Ducto en llamas es la tragedia de la miseria y del hambre, del sueño por tener un peso más o simplemente para estar al ritmo de los demás que hacen lo mismo. No sentencio ni juzgo el hecho ni la acción del sujeto que lo hace, creo que las circunstancias nos llevan de manera insospechada al encuentro con la mismísima tragedia. Ducto en llamas no es una novela de ficción, ni tampoco un cuento que lo platica el abuelo o el vecino, ducto en llamas es la realidad de lo que México vive desde hace 30 años. Ducto en llamas es el resultado de un saqueo acostumbrado, de una estructura social construida a Ex profeso para delinquir y al

mismo tiempo desviar la atención hacia otro lado de donde verdaderamente ocurre el robo principal. Ducto en llamas es la realidad de un pueblo cuyo destino es vivir pobre sin la culpa de hacer algo verdaderamente ilegal. El distractor del Huachicol es apenas una vana intención del verdadero robo a la nación. La llegada de AMLO a la presidencia de México ha significado para Juan Pueblo el poder ver y oír sin la venda que tapaba los ojos y ensordecía nuestros oídos. Ahora muchos estamos seguros que México puede llegar a ser algo distinto para el bien de sus pobladores, pues esto apenas es un breve comienzo de lo que verdaderamente significa liberar a México. Hoy sabemos del robo del crudo en las mismísimas plataformas, millones de barriles saqueados por la puerta trasera sin dar cuenta del faltante. Del robo en las medicinas, del robo de la energía eléctrica, del robo en los mismos contratos con el llamado moche acostumbrado. Hoy finalmente estamos dimensionando a la verdadera mafia del poder. A todos aquellos que estaban encubiertos haciendo dinero con el hambre de nuestro pueblo. Es una vergüenza que empresarios, industriales, comerciantes, intelectuales, medios de comunicación hayan guardado silencio haciéndose cómplices de los traidores a la patria. “Tan culpable el que mata la vaca, como el que le jala la pata, con mayor razón que del se queda con la cola”. Despierta México, aún es tiempo de poder hacer de ti algo grandioso. Necesitamos todos los mexicanos entender que tenemos la oportunidad de poder cambiar y cambiar México. Estamos contigo AMLO, al menos esa es mi intención al escribir estos cortos reflexivos. Dejémonos ya de quejarnos y hagamos lo que nos corresponde hacer, no vivamos una sentencia adelantada. Por el bien de todos, nada de jugar con lumbre. Así sea.

DESCANSA EN PAZ LUPITA TORRES, AMIGA ENTRAÑABLE.

PUEDES COMPARTIR ESTE CORTO.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Facebook Commentarios