OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Estamos siendo testigos de una de esas llamadas limpias. Las limpias no son más que aquellas por las que se depura lo que no es deseable o lo perjudicial para un sistema dado. Pemex ha sido una de esas organizaciones consideradas emblemáticas y por las que un país daría todo porque siguiera siendo la “vaca que da leche”. Nadie en su sano juicio perjudicaría la empresa que aportaba más del 40 por ciento del producto interno bruto de una nación, si no fuera que ese ingreso entrara a otros bolsillos que no fuera la nación misma. Desde su génesis el liderar a esa empresa paraestatal fue sin duda el objetivo de grupos que se formaron al interior y al exterior de la organización. La mafia o los grupos formados para la explotación de los recursos de Pemex nunca estuvieron fuera de esa organización y para que no extrañara se convirtió precisamente en el Sindicato de Trabajadores de Petróleos Mexicanos. El poder de dicho sindicato se empezó a ver con Joaquín Hernández Galicia, quien naciera en Agosto 12 de 1922. Oriundo de Tampico, Tamaulipas y conocido por el mote de “La Quina”. “La Quina” comandó al sindicato de petroleros por varias décadas y fue artífice con el poder de dicho sindicato una influencia para el nombramiento de algunos presidentes de México.

Éste Señor ingresa a trabajar a Pemex a finales de la década de los treinta. En 1958 ocupa el puesto de Secretario del Trabajo de la Sección 1 de Ciudad Madero. Fue miembro del PRI desde su comienzo como Secretario por lo que le daba a ese partido poder y cuerpo en la política nacional. El poder de “La Quina” le alcanzaba para NOMBRAR DIPUTADOS Y SENADORES. También en ese tenor, influía para nombrar al gobernador de su estado y claro a los presidentes municipales. No fue sino hasta 1989 cuando el Presidente Salinas encarcelara al líder sindical más controvertido de todos los tiempos. La acción del nuevo presidente de México fue conocida como el “quinazo”, todo para legitimarse como presidente, que en ese momento Carlos Salinas de Gortari asumía la presidencia con el fantasma del fraude electoral. Desde ese entonces la amenaza de privatizar Pemex empieza a ser una realidad que comienza por el llamado modelo neoliberal. Todo indica que “La Quina” se oponía a ese llamamiento de la privatización de una de las empresas más emblemáticas de la Nación: PEMEX. La

organización sindical era dueña de tiendas de servicio, ranchos de ganado fino, tierras de riego, granjas y huertas de todos los animales y frutos habidos en la región, flotillas de camiones cisterna, fábricas de ropa. Controlaba todos los sindicatos habidos y por haber; estibadores, albañiles, carpinteros, obreros, cargadores, boleros, taxis, carros peseras, camiones urbanos, más lo que usted puede imaginarse que sucedía en Tamaulipas.

De lo anterior podrá usted explicarse por qué Tamaulipas es la tierra más caliente de México.

Una vez encarcelados todos los que estaban relacionados con “La Quina” un poco más de 30 petroleros sindicalizados, acusados por acopio de armas y de asesinato en primer grado, da inicio al nuevo sindicalismo encabezado por Sebastián Guzmán Cabrera, quién ocuparía el cargo de líder sindical solo por 4 años para darle luego la entrada a Carlos Romero Deschamps. Desde entonces hemos sufrido lo inimaginable. El monstruo creado por Carlos Salinas de Gortari potenció la corrupción ya encarrilada desde “La Quina” y hasta estos momentos en que alguien se atrevió a tocar a la organización sindical más poderosa de toda américa; PETROLEOS MEXICANOS.

Lo que ocurra de aquí en adelante será una historia distinta si el actual Presidente de México Andrés Manuel López Obrador se sostiene en sus pretensiones de limpiar a México, y claro si el Fiscal General toma como suya esta encomienda de Juan Pueblo: encarcelar a todos los grandes corruptos de México. Tarea nunca fácil y si con el riesgo de todo lo que usted lector pueda imaginarse que suceda.

Por lo anterior es que debemos todos los mexicanos unirnos con AMLO y apoyar estas sacudidas que nos darán poder para transitar por el nuevo mundo en que México será, indudablemente, una potencia ya sin las escorias ancladas por décadas a nuestra nación. Por el bien de todos, nunca más un sindicato como ese. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Facebook Commentarios