OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Desde hace tiempo no habíamos percibido que alguien tuviese el sentido de dirección tan claro como el que vemos actualmente con el presidente Andrés Manuel López obrador. Si bien desde el primero de julio del 2018 vimos a alguien que traía bajo la manga todo un programa social y económico que empezó a describirlo cautelosamente a la vez que paralizó al gobierno de Peña no permitiéndole o permitiéndole muy pocas acciones del resto de su sexenio. Sin duda que el peje traía bajo su manga un proyecto de nación al cual se ceñiría una vez siendo presidente de México. No podemos negar que se dijo hasta el cansancio, bajo amenaza de la derecha, que seríamos un país como Venezuela. No solo se dijo eso, también se dijo que nuestra economía se iría al traste, en fin.

Para los adversarios de Andrés Manuel que quieren que las cosas se hagan ipso facto, no han podido propinarle algo que deveras impacte en el quehacer de la política del presidente y es que el tratar de descarrilarlo con argumento falsos, es lo que hemos visto, evita que se pueda avanzar tan rápido como se desea hacerlo.

Se ha visto un trabajo legislativo expedito y lleno de acuerdos que han permitido sacar adelante reformas que se antojaban imposibles lograrlas y que han salido del centro al interior de la república para su total aprobación. En la mañanera de este lunes 20 de mayo vimos una renuncia a un derecho del ejecutivo para condonar impuestos, toda vez que denunciara el uso que éste tenía en otros gobiernos anteriores (específicamente el de Peña y Calderón) que todo parece indicar la condonación de miles de millones de pesos a los grandes empresarios sin una justificación plena mas que el amiguismo existente entre ellos. Miles de millones que han sido devueltos a sus dueños de siempre acrecentando más sus fortunas que jamás se acabarían los dueños de ellas. En tanto que eso sucedía, México aclamaba inversión que le era tan necesaria a nuestra nación, como el respirar lo es para nosotros los humanos. Esta coyuntura, que más bien es una sociedad a modo, ha llevado a repensar las cosas del cómo se hacían en México los negocios familiares que estaban a la sombra del poder político y sin más que poderlo entender es que nosotros aplaudimos la decisión de AMLO por esa renuncia de ya no más condonar impuestos a los grandes empresarios de México.

Creo y ustedes lo corroborarán, que los dineros nunca alcanzan pero siempre se escatiman argumentando que ya no es negocio hacer tal o cual cosa y cuya justificación lo era todo para que el presidente les condonara esa cantidad enorme de miles de millones de pesos que deberían pagarse de impuestos. El sentido de dirección es natural, lo tienen los animales y todo ser viviente que se traslada de un sitio a otro. En el caso de AMLO, el sentido de dirección está más en lograr equilibrios sociales y empresariales para que nos vaya bien a todos. Así sea.   

 

 *Si te gustó no te olvides de compartirlo y escribir lo que piensas en la caja de los comentarios. Gracias.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Facebook Commentarios