OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Recordaremos el caminar en tierras polvorientas para dar cuenta de la dificultad de hacerlo sin trastabillar o dar un paso en falso. En nuestra nación hay muchas cosas que deben cambiar, principalmente aquellas que se relacionan con la economía y la salvaguarda de los moradores de México. En tierras polvorientas no se alcanza a percibir con claridad las acciones que nos darán tranquilidad generando un estado de plenitud para acrecentar las virtudes del hombre. México dejó de ser ese estado de la salvaguarda ciudadana en donde sus moradores percibían la seguridad que necesitaban para andar por un territorio sin los temores consabidos. México sufre en estos momentos de terribles ventiscas que ciegan la ruta por donde debemos caminar, sin embargo, debemos persistir avanzar aunque los vientos y la arena nos detengan y cieguen por lapsos breves de tiempo.

Cuando se trata de erradicar un mal de raíz es cuando realmente damos cuenta de lo terrible en que se convierte la resistencia para no dejar prosperar aquello que sabemos de antemano que nos hace mal a todos, pero si alguien ha tratado de erradicar un mal, entonces sabrá de lo que estamos hablando. Viento y arena son la composición más eficiente para cegar a cualquiera que desea caminar por cualquier sendero. Sin ofender a nadie y esto es porque estoy seguro que muy pocos sabían de lo que estaba ocurriendo a ciencia cierta en México. El nivel de corrupción que estamos viviendo se convierte en un mar innavegable que puede fácilmente llevarte a encallar o simplemente quedarte a la deriva sin rumbo alguno.

Lo inimaginable ha sido la resistencia de grupos que persisten a seguir cometiendo ésta clase de ilícitos de pinchar los ductos y sabotear las líneas de conducción del combustóleo. Lo anterior ha originado el despliegue de poco menos de 10, 000 activos de las distintas corporaciones de seguridad (Sedena, Semar y Policía Federal). Sabemos que existe un costo económico por la movilización de toda esta fuerza de reacción, pero creo que lo vale, con tal de sanear de podredumbre y de toda esta configuración de corrupción creada desde los gobiernos anteriores y aunque persistan los gobiernos de Salinas, Zedillo, Calderón, Fox y Peña, que no tuvieron culpa, ellos tuvieron una buena parte de responsabilidad por su nacimiento y reproducción de las mafias del Huachicol.

Viento y arena hacen la composición perfecta para crear la tormenta de polvo que nuble la vista de todos aquellos que se encuentran vigilantes para evitar el saqueo de Pemex. De igual manera, sirve también para esquivar los golpes que puede asestar el gobierno entrante a quienes de alguna manera son culpables del origen y reproducción de esta plaga destructora. Mal que emergió por el oro negro como todos los males que emergen por distintos materiales que se hacen escasos y logran alcanzar precios altos en el mercado negro del que se trate. Viento y arena, que bien pudiera ser una serie televisiva que nos muestre las intrincadas formas y las distintas maneras de corromper a toda una nación. Estamos claros que si el nivel de pobreza no hubiese sido como el que tenemos, lo que hoy vemos sería imposible que sucediera. Estamos claros que si el nivel educativo no fuera este el que tenemos, la corrupción nunca se hubiese instalado en el corazón del mexicano. Estamos claros que si el nivel de ocupación no fuese este el que vivimos, el Huachicol nunca hubiese sido más que una leyenda de un pueblo fantasma. Entonces estamos claros que la falta de trabajo, la falta de ingreso, la falta de un modelo educativo bueno, la falta de una buena salud, son los culpables de todo lo que estamos viviendo. Como conclusión, la falta de buenos presidentes de México ha sido la catástrofe de lo que estamos viviendo hoy en nuestro querido México. Por el bien de todos, elijamos siempre a un buen presidente. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Facebook Commentarios