alcaraz ernesto

ERNESTO ALCARAZ VIEDAS

COLUMNA VERTEBRAL 


¿Y se Incendie el Territorio Electoral?Todo por esa peligrosa controversia política que se traen el presidente López Obrador y Lorenzo Córdova, del INE. Un asunto que se resuelve acatando lo que mandata la Carta Magna. Nada más. La redacción del artículo 134 de la Constitución que data de noviembre de 2007, y publicada en el Diario Oficial de la Federaciónel 13 del mismo mes, en uno de sus párrafos dice lo siguiente: 

La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. 

En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público. “Las leyes, en sus respectivos ámbitos de aplicación, garantizarán el estricto cumplimiento de lo previsto en los dos párrafos anteriores, incluyendo el régimen de sanciones a que haya lugar (DOF, 2007).

Pero dice el presidente: “Si me callo podemos perder posiciones en las elecciones y no voy a darle ese gusto a nadie, las mañaneras se quedan y a ver cómo le hacen”.Y ante el argumento que no era la primera vez que se atiende el mandato constitucional sobre la información oficial en los períodos de campaña, López Obrador remató: “En el 2019 las cosas eran distintas, aquella vez les di chance, ahora no estamos para esos lujos”. ¿Darle “chance” a quién? ¿A la Constitución, a la que protestó cumplir y hacerla cumplir? ¿O a las instituciones que ella la Constitución ampara? ¿Cómo el INE por ejemplo?

Al presidente, los fallos judicialesno lo inquietan. Sólo es cuestión de recordar la causa de su desafuero. ¿Que tuvo tintes políticos? ¡Desde luego que sí! Pero después de que AMLO cayera en desacato a una resolución judicial. Y al reto contra el Poder Judicial, vino la reacción política. No sé en qué va a terminar este “choque de trenes”. Pero el augurio en nada es favorable.

Llama la atención que en las elecciones celebradas durante en 2019, el Presidente decidió acatar la restricción del INE de no difundir “íntegramente” sus mañaneras. Ahora, en 2021, considera que la misma medida del árbitro de la contienda, busca silenciarlo. Y al desacuerdo amenaza con realizar no sólo las mañaneras, sino en la tarde y noche. 

Sin duda, este sorpresivo rechazo se debe a que en Palacio Nacional prevalece la preocupación por el destino de MoReNa en las próximas elecciones. Que, si las cuentas no le salen como las espera, aumentará la tensión por no contar la mayoría legislativa en la Cámara de Diputados. Porque afectaría su proyecto de nación en la segunda parte de su mandato. Y para ello, lo que le estorba, se lo sacude. Así es con el INE y ahora la embestida con el INAI y todas aquellas que le hagan ruido y sombra a la Cuarta Transformación. 

AMLO va a luchar a toda costa para mantener en su puño la agenda nacionalNo es invento, él lo dijo: “Que le hagan como quieran, no dejaré de hablar en las mañaneras ni permitiré que me arrebaten lo que tantos años nos llevó construir. Que el INE le haga como pueda, al diablo con el INE”. ¿Respuesta? El Consejo General ratificó su decisión.  

El presidente confunde la Libertad de Expresión con la falta de equidad en sus narrativas mañanerasAtaca a partidos y alianzas sin límite alguno. Él mismo cuando denunció el “fraude electoral” por la injerencia del presidente Vicente Fox, provocó la reforma constitucional que ahora se niega respetar. Y sí, el Tribunal Electoral de la Federación dictaminó que sí hubo injerencia presidencial, pero dijo también, que el daño no había influido en el triunfo de Felipe Calderón, es decir, en la derrota de López Obrador. 

Así, y por ello, desde el 13 de noviembre de 2007 se aplica la abstención publicitaria a todo funcionario de cualquier nivel de gobierno en períodos de campañas electorales. Sean federales o estatales. Para todos, sin condición o jerarquía alguna.  Aquella furiosa embestida de la izquierda para suprimir toda acción deliberada del poder público en elecciones, hoy se cuestiona y la consideran una injusticia política y violación a la libertad de expresión. 

La idea era encontrar el mecanismo legislativo y legal que impidiera la equidad en las competencias electorales. Equilibrio en las reglas del juego, que el dinero no influyera en las campañas y que el acceso en radio y televisión estuviera al alcance de todos los partidos y no sólo, de quienes pudieran comprar espacios publicitarios. Pero, sobre todo, impedir los excesos intervencionistas del Ejecutivo en las contiendas electorales.  

Ya hoy, la Constitución consagra que el Ejecutivo deberá abstenerse de influir, desde su esfera de acción informativa, en las campañas electorales. Norma que no sólo limita al Ejecutivo Federal sin a todos los ejecutivos estatales y municipalesLa disposición constitucional es pareja. Por ello, se espera la reconsideración mesurada del presidente y el final de estriesgosa confrontación. Que MoReNa acate la ley, que se desenvuelva de acuerdo a las reglas del juego estipuladas en la normatividad electoral, y respete la Constitución y a sus instituciones.Y que cada tren transite por las vías correspondientes.