alcaraz ernesto

ERNESTO ALCARAZ VIEDAS

COLUMNA VERTEBRAL 

Siempre se ha cuestionado que en los procesos electorales se aproveche y utilice la ignorancia, la pobreza y las necesidades de la gente para obtener el número de votos suficientes para ganar el poder. Sobre todo, surgidas de la oposición al gobierno en turno. Y hoy, no creo que vaya a ser la excepción. Los candidatos ofrecen en campaña lo que sea, para recibir en las urnas sufragios. votos. Los hay, que dicen, “agarren lo que les den, pero voten a conciencia”. Que Ha sido el pregón recurrente de AMLO, en sus tres intenciones presidenciales.

Pues esto, precisamente, es lo que debemos hacer, y losilegales y amorales medios tradicionales, desterrarlos. Pero no es fácil. Pues para llegar al poder, el fin justifica cualquier medioY no hay una pedagogía específica que promueva esa educación cívica para hacer una mejor democraciaque nos estimule a comportarnos de manera diferente, y, socialmente, correcta.  

Hoy, ya inmersos en las elecciones federales y locales, problemas económicos y sociales nos paralizany no nos sueltan. Las preocupaciones abundan y las solucionescaminan lentas, y a veces, sin unclara visión de un destino prometedor. La crisis sanitaria ha dejado mucho dolor en los hogares, y en las casas, el desempleo ha provocado que muchas familias no tengan el sustento mínimo para satisfacer sus necesidades básicas. Y esa irritación, más la confrontación inducida desde el poder, es un coctel que asaltan la tranquilidad y el equilibrio social.  

Ya la dinámica electoral está en ebullición. Y la sociedad al acecho. Sí, hay muchos aconteceres que disgustan y frustraciones que se acumulan. Sin embargo, el gobierno opera, los partidos tejen opciones, y los opositores afinan sus estrategias para ganar los comicios del 6 de junio de 2021.agazapados, los grupos de poder permeando sus intereses en el libreto de los contendientes electorales. Todo lo que veremos, leeremos y discutiremos será sobre esa fecha en espera de un final, que se presume muy ríspido y riesgoso.Que, sin duda, tendrán repercusiones jurisdiccionales. 

El 6 de junio se renueva la Cámara de diputados. Se elegirán 15 gobiernos estatales, 30 congresos locales, más de 2 mil alcaldías con sus respectivas regidurías…Más de 20 mil puestos de elección popular serán elegidos ese domingo, con el voto de 92.4 millones de electores.Y aunque algunos disientan,pero luego de 2 años y medio en el poder, la elección será un símil de referéndum al gobierno. 

Se sabrá si la magia electoral de AMLO en 2018 ha correspondido con el hechizo del ejercicio gubernamental del presidente López Obrador. El ciudadano, boleta en mano, nos dirá, si la transformación del país camina por los cauces políticamente correctos, y legalmente, justos. Si en realidad la corrupción ya no existe en este gobierno, si son legales y justificadas las adjudicaciones directas y si la aplicación de la justicia se sustenta en lo que tanto observa e insiste el presidente: “Contra la ley, nada, por encima de la ley, nadie”. Porque también es criticable,quelas políticas públicas y sus operadores se inmiscuyan en la promoción, movilización y estrategias electorales. 

Ha sido una crítica reiterada de la oposición tradicional, que hoy, como gobierno, asoman en sentido contrario a lo que ayer demandaban. Y preocupa, no sólo porque lo siguen haciendo, sino que hasta lo anuncian. Dijo el presidente en una de sus mañaneras, “que su administración entregará, simultáneamente, vacunas y dinero de ayudas federales durante los meses de campaña”. Que se crearán 10 mil brigadas de vacunación para colocar las vacunas contra el Covid-19, que serían integradas por 120 mil funcionarios y voluntarios. 

Y lo detalló: Será “en el sitio donde se atiende a los adultos mayores cuando se les entrega su pensión, o en la escuela o en la unidad médica rural, o en la plaza (…) está ahí la brigada, dos días se va a aprovechar para entregar la pensión que corresponde al bimestre y ahí se vacuna”. 

Luego, la Secretaría de Salud informó el 6 de enero, que las vacunas llegarán a los centros de la Secretaría de Bienestarserán distribuidas por los “siervos de la Nación”, que son a la vez, los operadores de los programas relevantes del gobierno de López Obrador. serán coordinados por los superdelegados que operan en los estados de la República con el salvoconducto del gobiernoNo se trata de juzgar a nadie. Sólo advertir, que una coincidencia de tales dimensiones, será tema de debate, de discusión y de saldos jurisdiccionales

Pero lo que más preocupa es el “spot” de MoReNa, que dice: Se van a “repartir” las vacunas contra el COVID-19 “parejo, sin distinción social, sin influyentismo y sin corrupción”.Ah, y que van a ser adquiridas con el respaldo económico de MoReNa. ¿Entonces, quién está aplicando las vacunas? ¿Por qué la 4T permite esa asociación injerencista, cuando el gobierno es el responsable directo y único de aplicarla estrategia¿Va a permitir el presidente que los partidos políticos vacunen? Si no¿por qué permitírselo a Morena y a los demás no?Se ha dicho hasta la saciedad, que en política no hay coincidencias. Por eso, ¡cuidado con lo que se nos dice!