alcaraz ernesto

COLUMNA VERTEBRAL

ERNESTO ALCARAZ VIEDAS

La Política y la Economía son un binomio, que bien integrada y mejor operadas, generangobernabilidad, y de sus resultados, significa la estabilidad social. Pero al presidente López Obrador la soberbia lo abruma. O esconde muy bien su humildad mostrada en campaña. Como Ejecutivo no quiere sumar fuerzas ni mancomunar esfuerzos para resolver los graves problemas que nos aquejan y enderezar el rumbo del País. 

Prefiere la confrontación que corregir errores. Su convicción personal, política o ideológica raya en la obstinación. Y ni qué discutirle el término, pues él mismo ha dicho que “soy muy terco”Así apreciado, difícilmente modificará su conducta y sus procederes. Algunos piensan que no claudicará. Pero no se trata de declinar ni renunciar a un proyecto de Nación, sino ejercer un buen gobierno de progreso social, de respeto y empatía ciudadana

Entre sus propuestas de campaña dijo, que nunca más lo vivido en el pasado. Que la población se beneficiaría, pero serían “Primero los Pobres”. Correcta posición, que sean ellos, por serlos más necesitados de apoyo por parte del gobierno. Pero no se puede abatir la pobreza aniquilando la riqueza que genera crecimiento, empleos y mayor bienestar para las familias. Y, por ende, la única forma de abatir la desigualdad. 

Las políticas públicas y el buen desarrollo de la economía, con acciones solidarias entre sus actores y actitudes éticas y control contra la corrupción, es una forma eficaz de avanzar por una ruta de progreso y bienestar. Ambos ejercicios, bien empleados, son condiciones que dan fortaleza y certidumbre un buen gobierno, que, sin duda, la población espera y desea celebrar. 

Se prometió una Administración pública que no generaradudas ni confusiones sino sinceridad y transparencia de lo que acuerdan y de los compromisos que asumenLa población aún confía que las partes de tal binomio coincidan y entrelacen sus acciones. Que sea una acción compartida y no meras posturas políticas.Pero AMLO lasatora. En suposición ideológica, al principio de su gestión, dijo: “No más predominio del Poder Económico sobre el Poder Público”. Que se confirmó en sus haceres y decisiones subsecuentes

Una frase, políticamente tóxica y condenatoria motivó aplausos y alteró emociones, pero no quedó ahí. Vino luego el decrecimiento económico pasando de la tasa CERO a – 10 en la que nos encontramosactualmente, provocando grave quebrantado al desarrollo económico y social. Lo peor es, su negativa en construir la urgente empatía y compromiso compartido entre el gobierno y el empresariadonacional y la inversión extranjera, ya aceptada por él mismo. 

Pero lo más criticable es el demostradodesdén por las causas sociales y su sensibilidad por las personas vulnerables sobre todo por los casos de los más de 101 mil fallecidos por el Covid19 y las inundaciones de Tabasco y Chiapas. Consideradas como medidas eficaces y necesarias por sus colaboradores y la cuestionable simpatía que sus seguidores de MoReNa promuevenPero que ante lobvia crítica mediática se irrita y agrede. 

Por otra parte, AMLO está perdiendo el sentido político sobre las movilizaciones ciudadanas, pues deja de lado que esa misma estrategia recurrente fue lo que lo encumbró como el líder social que es. Se apreció sobre la marcha de protesta contra los feminicidios, sobre la que ofreció chuscos e hirientes comentarios. O como cuando en el caso de la muerte de integrantes de la familia LeBarón, dijo:“Padecen amnesia y todo lo empiezan a ver, como que hasta ahora están abriendo los ojos, a partir de que llegamos nosotros: guardaron silencio, callaron como momiasArrogancia audaz como una escapatoria a preguntas que le incomodan.

Sin duda,la Corrupción e Impunidad que acusa AMLO,son ciertas en sí, pero deben ser procesadas con firmeza y certeza por las autoridades de Procuración e Impartición de Justicia ofreciendo investigaciones serias y apegadas a derecho, Para que sus resoluciones se basen en pruebas fehacientes y no sólo en denuncias propagandísticas

Que las características del delito exijan un proceso justo y correcto y no se diluya la responsabilidad del delincuente por acogerse al legal Criterio de Oportunidad convertirse en un testigo colaborador protegido por la Fiscalía General de la RepúblicaY menos, si se trata de saldar rencillas políticas del pasado

Sobre las demandas y exigencias sociales, que él y los suyos resolvían criticaban al gobierno, por medio de la presión, ¿por qué no se atreve a resolverlas de mejor manera, ahora que es presidente?¿Por qué, aquellos demandantes de ayer, hoy hombres y mujeres de Estado descalifican cualquiermanifestación ciudadana bajo el sofisma de que son manipuladas y patrocinadas por personas que agreden y entorpecen al gobierno?  

A estas alturas, nos queda claro que al presidente no le interesa unir a la sociedad para enfrentar los problemas que nos afectan a todosPrefiere dividir para justificar sus malos resultados. No está mal que quiera dejar para la historia el paradigma: Antes de él partir de su ascenso al poder. Pero debe hacerlo reconociendo sus propios errores y no culpando a quienes le antecedieron en el encargo. No justificar que las culpas propias, son de otros.