OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

 

El nombre de este corto no tiene que ver con las personas que habitamos este mundo, sino con el concepto que construimos para definir la realidad que vivimos, si observamos o no, lo que pasa a nuestro alrededor. “El autismo es una enfermedad relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras personas, lo que causa problemas en la interacción social y la comunicación” (mayoclinic.org). Pues bien, el asunto aquí es entender no al autista, sino a aquellos que imponen una realidad que se aleja del bienestar social ocasionando con ello una problemática en la interacción social con el resto de sus pares. De lo anterior podemos inferir que los pobladores del mundo no desean erradicar la problemática que causa el no entendimiento de cada una de las realidades que viven las personas. En este orden de ideas, el autismo social se presenta en sí mismo como una disociación social por la falta de empatía para entender o comprender a los demás en su total cabalidad. Existen miles de millones de formas en que las personas construyen su propia realidad, tantas como personas existen en el mundo. Esa disociación o desconexión a la que me refiero, son el rompimiento entre los pensamientos, los recuerdos, el entorno, las acciones y la identidad (Google).

El autista social es un ser humano poco entendido en la entidad que vive, agravando fuertemente la posición familiar con la que convive, con el resto de sus pares. La familia que sufre una situación por un autista social es sometida muchas veces a un distanciamiento, y en ese sentido, quienes somos distintos no compartimos las formas ni los ideales existentes de la mente del enfermo. 

Enfermedad que nosotros definimos como tal, pero que en el mundo del autista la realidad que vive es tan privada que solo la persona que lo es, puede compartirla cuando desee y quiera sacarla de su cabeza.

El asunto aquí es precisamente tratar de compartir una idea que actualmente se vive en México por no aceptar para sí mismo, que podemos y tenemos el derecho de pensar distinto a los demás, que algunas veces pensamos una cosa y en otro momento cambiamos la manera en que pensamos. Quizás para quienes presentan síntomas de entender diferente el entorno a como lo entienden los demás, puede llevarlo a convulsionarse por no poder ser empático con quienes le rodean. El caso de Gilberto Lozano puede ilustrarnos, en parte, la realidad que él vive y construye para quienes le rodean. Una realidad enmarcada en un movimiento que no tiene forma de entenderlo. Hasta la fecha yo no sé qué es lo que quiere o por lo que lucha, sacar a AMLO de la presidencia en la forma que quiere hacerlo, es sin duda una lucha imposible de ganar.    

Para muchos que presumen una identidad cristiana de pronto pueden verse sometidos a una disociación entre el pensar y el actuar, al darse cuenta que presentan incongruencias con los valores del cristianismo y los valores del mundo que les imponen. ¿Cómo pudiéramos explicar esto?, por ejemplo, en el caso de los que tomaron el Zócalo, hacían cinco o más rezos para pedir a dios que el Presidente renuncie, sin ser capaces de ver otras acciones que realiza el mismo AMLO. Pudiéramos pensar que no tienen la información necesaria para opinar, pero ese fenómeno lo he observado en personas que presumen una religiosidad superior, claro, no por tenerla pueda pensarse que es o será diferente a otro que no la tenga.El autista social se inscribe en su propia individualidad que profiere ser bendecido él y los suyos únicamente, aunque a los demás les vaya mal. Tal es la situación de millones de personas que ante el quehacer del Presidente AMLO no aceptan los programas que benefician a millones de mexicanos y buscan retornar al viejo sistema de corrupción, mentira y saqueo, que se tuvo en el PRIANATO. 

Esta nueva agrupación denominada “Si Por México” tiene las características del  autismo social, enfermedad que no lespermite a sus miembros avanzar en el concierto de las naciones con un nuevo y renovado pensamiento. Insisten en mantener los privilegios que antes tenían con el régimen Legión de Peña y sus antecesores. No es fortuito que una camarilla de empresarios con recursos ilimitados, insistan en retornar a ese viejo y anquilosado sistema de gobierno que los protegía. Esa camarilla empresarial y de políticos rapaces, quieren hacernos creer que serán diferentes a como lo fueron antes, no les preocupa las estructuras democráticas que fueron diseñadas precisamente para hacer respetar la voluntad del pueblo. Hoy ese pequeño grupo, finalmente se ha mostrado tal cual es; prepotente, inquisidor, arbitrario, autoritario, clasista, racista, individualista, hambreador, conquistador, imperialista, malinchista, aliancista, separatista y agréguele usted todo lo que tiene que ver con poder, dinero y engaño. Sin duda,  ese pequeño grupo padece de la enfermedad del autismo social, un mundo para ellos, donde ellos construyen sus mentiras y sus verdades, un mundo que solo quieren para ellos y sus cómplices. Un mundo donde solamente ellos pueden entenderse, pues el lenguaje que hablan, solo ellos lo hablan. Así sea.

         

“Si te gustó no dudes en compartirlo, además, puedes manifestar tú opinión en la caja de comentarios. Gracias” 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.