Jesusrojasrivera

JESÚS ROJAS RIVERA


Esta semana Noroeste cumplió 47 años de periodismo independiente. Los que conocemos su historia sabemos que durante todos estos años muchos lo han querido ver caer, pero la casa sigue de pie. Noroeste fue el primer medio de comunicación que me permitió escribir una columna de opinión.

El director y un amigo me citaron en el “Bar-budos” para hacerme una propuesta un martes cuando tenía 29 años recién cumplidos. “Te invitamos a escribir una columna de opinión los viernes”, para ello solo debía cumplir con dos compromisos que he mantenido intactos hasta ahora: 1) Constancia de publicación y 2) Escribir con pasión, libertad y responsabilidad.

Por eso le tengo mucho cariño a este periódico, en mis más de 200 columnas publicadas jamás me han llamado la atención y mucho menos me han cuestionado a punto de censura mis opiniones. Aquí les comparto una anécdota: 

cierto día un “encumbrado” político de entonces me retó, “te apuesto a que cuando publiques una columna en contra de Manuelillo Clouthier te sacan del periódico a patadas o de perdida te ponen una regañada”.

La verdad es que nunca escribo por antojo ajeno, y tampoco soy rocola para darle gusto al que me las pida, pero pasados los meses se ofreció por coyuntura y escribí sin guardarme palabras, escribí en este mismo espacio mis opiniones sobre el entonces Diputado Federal independiente, le dije que no ganaría su próxima elección y dejé firmados mis argumentos, la columna fue la más leída de la semana. Pasó el viernes nada, sábado, domingo nada, lunes nada y nunca pasó nada, jamás un reclamo, jamás una llamada de atención, jamás un “no lo toques “o no escribas para cuidar el espacio”.

Le mandé la columna al tipo y le dije que la siguiente sería para para él, que haría el mismo ejercicio que con Manuel, dando mi opinión sobre su futuro político: 

“veremos si aguantas vara, porque vienes en caída libre”. Se enojó mucho, no aguantó y desde entonces me dejó de hablar. Terminé mi mensaje más o menos así: “En Noroeste no me pagan, es cierto, pero me garantizan algo que vale más que el dinero, se llama libertad y en estos menesteres es joya de gran valor. 

Noroeste seguirá siendo periódico y yo seguiré escribiendo columnas, la pregunta es ¿qué será de usted cuando deje el cargo?”.

Es exactamente lo mismo que hoy le preguntaría al Alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez, ese personaje que todas las mañanas se levanta bien temprano a leer el periódico buscando entre las páginas del rotativo fantasmas que no existen.

Bien recuerdo que antes de ser primer edil, “El Químico” usaba con regularidad este medio de comunicación para denunciar a los gobiernos en turno, a los del PAN, a los del PRI; era un lector asiduo y un ciudadano comprometido que veía un gran aliado en este medio independiente. Cuando los periódicos, teles y radiodifusoras con pauta gubernamental pagada le cerraron las puertas a su opinión, en Noroeste siempre la tuvo abierta.

En fin, si algo me queda claro en estos casi seis años compartiendo espacio con ustedes es que Noroeste es Noroeste desde antes que “El Químico” fuera político y estoy seguro que este periódico seguirá siendo Noroeste, cuando él regrese a la nada de donde salió. Luego le seguimos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.