Rosa medina
ROSA MED
INA


El año 2020 se está convirtiendo en el año que quizá, nadie quiera recordar, tratará de evitar o simplemente evadirá. En estos días donde la escritura ha sido mi sanación y desarrollo espiritual me doy a la libertad por mi derecho de expresión a confirmar que para muchos el MIEDO se ha convertido en su prioridad o pilar de andar.

Bien, he mencionado en mis escritos anteriores, que muchos aprenderán de esto y mejorarán hábitos alimenticios,conductuales, dejarán lo tóxico, y crecerán en espíritu. Otros, continuarán con su programación e histeria colectiva, aumentando sus enfermedades; y, unos pocos,  pero no menos importantes, serán triste y lamentablemente los que la oscuridad les absorbió.

No olvidemos que somos pura energía (seres de luz),  y en base a la vibración que tengamos, será nuestra realidad. Si permitimos que las bajas frecuencias (correspondientes al miedo) nos ganan, seremos más propensos a enfermar; de lo contrario, si subimos nuestras frecuencias (correspondientes al AMOR Y POSITIVISMO) caminaremos y seremos guiados, alejando cualquier gravedad o mal momento.

Es verdad que ha sido muy doloroso, pues muchos han marchado sin una despedida, pero, así tenía que ser; muchos han enfermado, pero otros han sanado. Ha sido un año difícil donde la reflexión y las dudas nos han invadido. Donde la verdad se cuenta a medias como todo en nuestra vida a lo largo de los años.

Tenemos el poder de hacer un cambio, nadie mas lo hará por nosotros, y de brazos cruzados esperando la solución o el milagro no pasará. Es un trabajo profundo que realizar desde el interior, pero no imposible. Lo que es abajo es arriba (lo que hay dentro, sale fuera).

Tenemos que confiar y saber que el AMOR que vibra dentro de nosotros como seres de luz, es nuestro andar.

No dividamos, no restemos. SUMEMOS.

Bendiciones

RMC