OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

 

Del griego clepto, “robo”; y cracia, “poder”. Hablar de la cleptocracia en México es tratar un tema pendiente que ha estado por muchos años en el país o en nuestra nación sin hacerle el caso debido. El gobierno o los gobiernos en las diferentes temporalidades, no pudieran explicarse si no incluyéramos este significado en las relaciones del servidor público con el poder y el robo a la sombra del mismo. La corrupción y la impunidad han sido, como lo he dicho, los hermanos gemelos que tienen hundido a México o lo tenían hundido desde hace siglos. La percepción de la corrupción no había llegado tan alto y no tendía a la baja sexenio tras sexenio. 

Nunca se negaba que la corrupción existía y que los políticos robaban, mucho o poco, pero robaban y se justificaba con la declaración popular “pero que hagan algo”. El fenómeno de la cleptocracia se instala a la necesidad de los políticos y empresarios de robar y de sentirse poderosos mediante elcargo de un puesto público o ser dueño de una empresa, que pudiera ser la génesis de dicho fenómeno. Imaginamos mucho, pero ahora la imaginación fue rebasada por la realidad que se nos presenta en este momento que atestiguamos el desmantelamiento del establishment, esas acciones son los ejes principales del gobierno federal, a lo que le llamamos la 4T. El presidente de México está enfocado a terminar de una vez y para siempre, la corrupción y la impunidad, ambas generadoras de todos los males existentes en la incapacidad de prosperar, en todos los sentidos, el desarrollo y el crecimiento con el bienestar obligado de las familias mexicanas e igualmente de la planta productiva y generadora de riqueza para la nación misma. El nepotismo y el clientelismo político, que forman los brazos armados de la cleptocracia, estructuran el andamiaje que fortalece el establishment. No olvidemos el asunto de peculado, delito con mayor arraigo en los servidores públicos. Todo lo anterior se pierde de vista por los, que sin conocer la historia, critican las acciones de AMLO. El mal de la cleptocracia es el cáncer que pudre el tuétano de una estructura que bien pudo haberse usado para el mismo fortalecimiento en el desarrollo de nuestra nación. Grupos que han sido afectados en sus intereses por la nueva política anticorrupción, se han conformado, no como oposición, sino como grupos golpistas para enfrentar a AMLO sin lograr moverlo un ápice en los propósitos que fueron promesas de su campaña política desde hace 20 años. Esa política golpista no va a poder imponerse en México debido al intenso apoyo de los mexicanos, sin embargo no podemos desestimar los decires de esas gentes que pueden promover un movimiento golpista usando recursos monetarios en grandes cantidades. Creo que es tiempo de usar sus mismas declaraciones para inculparlos de sedición y traición a la patria, y meterlos a la cárcel a todos ellos. La conspiración por esa oposición moralmente derrotada y terriblemente desarticulada, debe pararse de inmediato. No habremos de confundir libertad de expresión con sedición.

Los mexicanos no podemos permitir que todas esas amenazas sigan escalando para que un desquiciado mental, en este caso Gilberto Lozano y otros, hagan algo que nos dañe a los mexicanos y favorezcan a esos pequeños grupos de políticos y empresarios rapaces a salirse con la suya. Estamos en los momentos idóneos para construir una nueva estructura ideológica que favorezca a la nación y desde luego a los mexicanos. La cleptocracia o llamada también “el dominio de los ladrones”, debe desaparecer para siempre. No se trata de crear bandos entre nosotros mismos, sino tener en cuenta la realidad que hemos vivido desde hace más de cien años. Mucha de nuestra riqueza se ha ido a los paraísos fiscales sin poder contener el saqueo de la riqueza del país que es de todos los mexicanos. 

Estamos viviendo el desmantelamiento de esa estructura corrupta que le diera nacimiento a la cleptocracia, que con la impunidad misma de los regímenes de Peña y sus antecesores, ha permanecido durante mucho tiempo. Construir un pensamiento distinto no es cosa de una temporalidad corta, esto nos llevará tiempo y habremos de aprender a modificar nuestra conducta haciendo de ella algoque nos dignifique como mexicanos. Así sea.   

“Si te gustó no dudes en compartirlo, además, puedes manifestar tú opinión en la caja de comentarios. Gracias” 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.