Rosa medina

ROSA MEDINA

Hay tanta variedad de espejos lindos, los hay sencillos y pomposos, los hay con aumento y sin ello. Regularmente, creo adquirimos los de sin aumento, nos gusta ver nuestro reflejo y si es más bello, mejor, y es aquí cuando me pregunto: ¿realmente queremos ver lo que somos o lo que queremos aparentar que somos? El ser humano es muy dado a criticar, juzgar, aparentar y opinar. Es su naturaleza, y aumenta o disminuye con la cultura de tu hogar o con la enseñanza de vida. Hacerlo, también es nuestra libertad de expresión. Sin embargo, ante ese reflejo que vemos en el espejo, no nos detenemos a pensar y a analizar que los demás, cada persona, es nuestro propio reflejo.

Cuando tu estas criticando a la otra persona "negativamente" y demuestras molestia, lo único que está saliendo de ti es tu proyección, pues aquello que críticas, es lo que más daño te hace, porque así eres y aún no has podido transformar o transmutar esa emoción. No afectas o dañas a los demás, sino a ti mismo. Con esto no estoy diciendo que cambies tu forma de ser, simplemente observa y date cuenta que cuando trabajamos en nosotros mismos desde el interior y con amor, mejorando cada acción y palabra, nos ayuda a superar y liberar las inseguridades, agresividades o diferencias de pensamientos, rompiendo así con los esquemas y patrones de conducta que nada bien nos hacen. Con el tiempo, después de canalizadas esas emociones visualizarás que ya nada de esto nos afecta, pues el amor transforma y aumenta tu frecuencia vibratoria por lo que empiezas a dejar de lado lo negativo, y te centras en lo que verdaderamente es importante: Tu trascendencia, tu felicidad, tu SALUD. No trates de controlarlo todo, de querer cambiarlo todo o a todos pues, lo único que se genera en ocasiones es caos y frustración. Empieza por hacer un cambio en ti, por uno mismo y automáticamente podrás observar los resultados de lo que se sincroniza y sintoniza. Dejemos a un lado las diferencias, no dividamos, seamos uno con amor. Son tiempos de renovación, son tiempos de cambio, son tiempos y oportunidades para mejorar, para ser excepcionales e irreemplazables, NADIE hará un cambio si no lo hacemos por nosotros mismos.

Tomemos de la mano lo positivo y empecemos con el respeto, el derecho de la sana expresión y compasión. Permítete reflejar solo amor, porque el que amor es, amor da.

Bendiciones

RMC