luis alcantar
LUIS ENRIQUE ALCÁNTAR VALENZUELA

* Desde algún no lugar de la Emergencia Sanitaria Transitoria (ETS). 

…En un tic tac el paisaje adornado, los semblantes humanos, los humores sudantes, los lenguajes adaptados al contexto, los estados corporales en convivencia. Esos estados sólidos, fueron modificados intempestivamente. De un  estado de cosas, supuestamente alegre; se gestó un tránsito hacia otra realidad que a las personas presentes sorprendió. ¿Hacia otra realidad? Sí hacia otra realidad. Era un momento mágico, en donde se atraviesa una tupida cortina de agua transparente, y pummm otro mundo. Otra realidad.

El narrador, al modo, medio sacado de onda. Era un narrador diferente. Es más se asumía, como un narrador especial. Un conversador, categorizado como un disruptor  de estilos. ¿Un narrador distópico?, tampoco, no es para tanto

Era muy claro, que quizás en los mundos y mundillos de las letras ortodoxas, seguro era el hazmerreír de todos los que portan toga y birrete. Sancionadores por excelencia; aunque luego lo sancionado, como por artes mágicas, vivía el efecto boomerang.Aquello descalificado, se les regresaba como una sacudida típica de un ligazo, cacheteándoles lindo y bonito, sus mejillas y mentes supuestamente lúcidas.

En cualquier oportunidad, incluso cuando vagaba por la vía láctea y las constelaciones estelares, que era muy común mirase y visitase. Él de inmediato practicaba algo que le fascinaba hacer. Una antigua práctica de los humanos: la de preguntar. Sí, hacer preguntas; así de sencillo. Interrogar hastaa la misma pregunta. Sostenía que, en las bases mentales del primigenio homo sapiens –muy parecidito a los changos-; la interrogante era el método de aprendizaje por excelencia. Mucho antes de que el gran/buen Sócrates la patentara comola mayéutica socrática. Método que el filósofo, bañado por el mediterráneo, usabacon cada uno de sus seguidores, en su afamada escuela de pensamiento. 

Este narrador que intenta ser distópico. No se explica cómo demonios los infantes de hoy, dejan de preguntar; en la medida que entran en años. Cuando se sabe, también por milenios, que todos los infantes preguntones, son excelentes aprendices de cualquiertipo de conocimientos de esta vida compleja. ¿Será porque los infantes comen mucho pan Bimbo y les atrofia poco a poco el cerebro preguntón?, ¿Será porque los infantes tallan, y tallan; y vuelven a tallar las pantallasmulticolorbrillantes de sus dispositivos electrónicos, antes que tallar las múltiples formas de la realidad con la cual convivencotidianamente?, o ¿Será el amor?, Jajajaja. No es cierto. Elnarrador disruptor, aparte se mofa en su mismo texto. ¡Quégrande eres magazo de las palabras¡

En eso estaba el narrador, clavado en la biblia lingüística que tanto le encanta. Cuando alguien de improviso. Sin decir ¡agua va! se le metió en su texto. Sí, se subió por medio de las aristas de su hoja y pummm, se posó en estos párrafos que sus ojos desorbitados veían. E inició a fluir algún micro estado relacionado como con el inframundo. De un mundo que es complicado presentarlo, porque pues no era este pinche mundo.Era otro y pues uno no tiene palabras para apuntar/describir las cosas o entidades que fluyen ahí. O tal vez aconteció una acción con vida en la ideósfora. Sabrá que chingados sucedió, y ya no se supo quién era quien en estos renglones

Pueden no creerme. Se vale. Pero pues ahora con el intrincado de la pos verdad y el rollo de que cualquier idiota con un aparatito ideado en el valle del silicón. Ahora resulta que puede decirnos su verdad. Mis segundos huevos. Tampoco se vale.

Miren, regreso de nuevo. El texto se empezó a jalonear bien feo. Sí, es la puritita verdad;así comocuando a los perroscallejeros les ataca el hambre. Se jalan a muerte entre ellospor la disputa delosmendrugos de nervios con minúsculascarnes. Que un alma caritativa/cristiana, o no se quien, se las aventó como alimento. En ese jaloneo tecnicolor, para ver cuál de los perros se queda con la mayor tajada de los nervioscon carnita. Aunque nunca los haya visto, los perros con hambre están dispuestos a partirse en su madre, para ver quién es el que anda/manda aquí. Y créanme no es Cri-Cri.

Aquí la TGE, es decir todo lo relacionado con las explicaciones de lo espontáneo. Entró en escena, aunque a los científicos rigoristas no les caiga muy bien la TGE. Ésta entró como la humedad y zass se apoderó de la escena. A mí me disculpan pero la TGE, sí tiene cabida aquí. Y punto.

Se vivía pues ese jaloneo intralingüístico en el texto, que ni Saussure lo captó como gran estudioso que era del lenguaje humano. Y passs sucedió

-¿Sabes tú lo que es un estado mental alterado?

- No –contestó una vocecilla media tímida y que nadie sabe de dónde chingados emergió. Por eso la TGE, tiene aquí su más alto valor. 

Raudo y veloz, le respondió la voz principal.

-Yo tampoco. Ya somos dos. Vengan esos cinco. Venga esa baisa como dicen los cholos en culichi town. No te agüites dijera Chenchito. Tampoco sé mucho de esta temática, ni creas que me preocupa. Asumo la actitud de la mayoría de los millennials. Me vale madres decir presente como otro ignorante más. La verdad mis colegas los plebes millennials ni se acomplejan. Eso me gusta (no me convence, ese es otro asunto) de los pinches millennials, pero bueno

Recurro a mis recuerdos más significativos. Mira. Sólo sé que un estado mental alterado, se puede producir por un súper toque de mota, por un pericazo reforzado, por un six packhíper cargado, por la disminución/aumento de los neurotransmisores naturales en el ser humano, por un trance (aclaro que por una tranza bien aplicada, también te enloqueces), por estar bien clavado en la biblia, por rallar piso por un amor imposible/posible, por leer/gozar un excelso poema de Benedetti o Jaime Sabines. Hasta por un fuerte golpe en la cabeza, que afecte a ciertas regiones cerebrales pueden generarse estos estados alterados de conciencia

El asunto es, que la alteración de lo que se denomina conciencia, es un objeto de estudio vetusto, ya catre como dicen en San Pedro. Un tema de larga tradición, del cual los científicos y los no científicos aprendemos pues casi todos los días. Claro, sí queremos. Si activamos esa vieja voluntad de saber.

En eso estábamos cuando pummm. Aparecen como en los conciertos de rock and roll humos blancos móviles y azuladostemblorosos. Luces donde dominan los colores violáceos/negruzcos. Sedas deshilachas, clinasde caballo caliente al aire, y bolas de plástico transparente, para variar. En lo alto de ese espectáculo de humo y combinaciones raras, luego aparece una estruendosa voz, de poca madre. Que ya la quisiera cualquier maestro de ceremonias de los actos electoreros del viejo PRI.

Yoooooooooooo, te saludoooooo, con la fuerza y energía de las deidades que tú elijas. Acude al panteón de tus preferencias.Mira, sí mira con atención. Observa como levanto mi copa rebosante de tepache nayarita.

Aquella tarde triste de mayo en la tierra. Eso dijo El Poeta Loco. Al hacer ese acto de brindis. Las venas translúcidas de su cuello, de inmediato se enrojecieron e inflamaron fuera de lo normal. Ante la simple vista asemejaron a un caudaloso río potente, a punto de desbordarse del antiguo cauce humano.El Poeta Loco, dirigiéndose según él, a sus múltiples interlocutores de lujo. En su rostro y sonrisa denotaba satisfacción por el poder de escucha. Denotaba su sonrisa cargada de soberbia, por el poder de convocatoria. Nadie en sus nubes más próximas, tenía ese imán del llamado para ser escuchado.El Poeta Loco, al imaginar, pensar y sentir a su amplia audiencia, que siempre le atendía. Por lo regular les atribuía propiedades únicas. Según él, sus audiencias tenían dos propiedades substanciales: eran etéreos y no sabían qué era la Crítica Alemana. Menos sabían de su existencia. De su amplia presencia en las filosofías humanas.Desconocían el poder demoledor de la crítica, en pensamiento y bocas humanas.Por tanto, esas audiencia raras, sin-rostro, porque solo se les podía delimitarpor la circulación de humoscoloridos. A esas audiencia a las que El Poeta Loco llamaba con sus alaridos, se daban vuelo en las amplias tertulias denominadas Thinker in the Sky.lo El Poeta Loco, sabía lo que esta frase significaba. A su audiencia no le importaba, porque ellas aparecían como sombras fantasmagóricashumeantes, una vez que él las convocaba. A él le valía un reverendo comino. Tenía necesidad de ser escuchado y pummm, a gritar se ha dicho.

Mis interlocutores de lujooooooo, ¡vengan a mi yaaaaaaaaaaaa!

Vociferaba con fuerza descomunal, como tenor que grita y regaña. "Mamamía, Mamamía,..." Casi como con un click. De esos que se usan/funcionan en el mundo líquido.Suena como una especie de floouuuppps. Se llena el espacio de humos y pixeles de colores, hasta que éstos se unen y cobran formas etéreas con voz humanoide. Los que eran llamados aparecieron en forma de neblina, colorante y sinuosa.Con cara, así como de encabronado. Como cuando un ser humano es presa de la emoción bautizada como ira. De inmediato su rostro se le deforma y ya ven que luego uno habla y no dice cosa buena. Así merito se puso El Poeta Loco.

- Ya despertaooooooos y salid de sus nubes azules de caricias rosas y pensares cómodos. Tenemos hoy un pedazo de pastel, que los humanos llaman texto reflexivo. Mis segundos huevos(que tampoco eran los huevos humanos, eran huevos de otro tipo). Para nosotros, es un pastel que vamos a degustar como nosotros estilamos. Adelante. Vamos sobre él.

Los llamados a la rara tertulia. Movieron sus telas de humo multicolor, se recombipixeliaron y se metamorfosearon. Ahora, las sinuosidades asemejaban como pseudocabezas expresivas con la greña multicolor desparpajada, sin lagañas. Porque ellos no las producen. Pelaron sus rejillas de alambre flexible. Atendieron el llamado. Y de forma increíble, como que hicieron gestos de ponerle atención selectiva a El PoetaLoco, que estaba más loco que Juana la Loca.

- Miren mi audiencia. Leí de un humanito, que se cree dizque inteligente, lo siguiente. No se me distraigan dirigiendo sus rejillas al mundo digital, aquí los quiero. Aquí necesito su humo de la atención y conocimiento.

"Quizás por ello no logramos entendernos, y nunca terminamos de conocernos, porque son tantas letras contenidas en un mar de palabras" (Oswaldo del C. 29/05/2020)

Bajó la vista a la Tierra. Al bello planeta azul. Gritó un poquito. Hay tierrita lindaaaaaaa. Enseguida les dijo.

- Cosas interesantes anda inquiriendo este jubilado de la UAS. Qué cosas.

Los interlocutores de lujo. Miraban atónitos sonrientes y se tallaban, con sus extremidades humeantes, lo que figuraba apenas sus hombros humanoides.

- Piensen y hagan meta(a la n potencia) reflexión sobre lo que dice mi poema. Ahí les va:

Bellos y penetrantes enunciados. Una obviedad decir y éstos compuestos de hermosas palabras, sílabas y letras. 

No, no es eso. 

Se le golpea la evidencia insultante, cuando el pregonero de escritos, sonríe hacia sí mismo. Su conciencia, como producto de la juvenil humanidad, le responde (para variar con otro lenguaje desconocido), no eso. 

No me estás entendiendo. 

Salta el espejo de la obviedad. Golpea el brillo reluciente de lo que captan tus ojos. Quiebra lo evidente, no tengas miedo.

Letras, signos, símbolos, lenguajes codificados. 

El Hombre fruto de la intrincada y millonaria interacción entre Genoma, Medios Ambientes e Individualidades. 

El Hombre, es un bucle recursivo/retroactivo/prospectivo. 

El Hombre, es como los números en matemáticas, al ser Infinitos, son inalcanzables a la comprensión humana. 

El Hombre, al ser un complejo bucle recargado constantemente de retroacciones/prospectivas, es inalcanzable en su comprensión como Totalidad. Es el Hombre Inalcanzable. Te queda un poquito más claro.

Desgraciadamente del Hombre conocemos solo fragmentos: por la literatura, la música, la poesía, la ciencia, todas las artes, las culturas, las vidas cotidianas de los seres particulares...quienes han aspirado a la comprensión de la Totalidad Humana, no han podido o bien los mismos hombres les hemos descalificado.

Un silencio sepulcral. Después todos escuchan…en eso cae una bacha de mota, de marihuana pues, a los pies del narrador distópico. Haciéndose el tontito dijo, mmm “…aquí no hapasado nada ¿verdad?, que siga la fiesta cabrones…” y siguió moviendo rico la cadera, con la cumbianchona de Acapulco Tropical, que se escuchaba en el tocadiscos “…hay cangrejito playero, que camina en la arena, asustando a la nenas, que se bañan en la playa…”

Mayo/Junio/Julio 2020.

1