OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Me dicen algunos amigos que a veces se hace necesario explicar más los motivos por lo que la gente se deja arrastrar ante diferentes llamados anti Amlo. Que existen muchos opositores en la política que emprende acciones contra el presidente debido a falsas interpretaciones que la gente ha asumido por no ir más allá de la información que circula en redes e investigar más del sujeto de marras. 

Creo a pie juntillas que aún falta mucho para una verdadera conciencia en el actuar social que pueda permitirnos avanzar como sociedad. Sigue habiendo ignorancia en lo político, y a mi forma de ver, demasiada. Hay temores y miedos que se arrinconan en las partes más recónditas del ser humano,evitándole la plena libertad y el uso eficiente de las capacidades de los seres humanos. La diversidad del pensamiento nos ha llevado a lidiar con posturas ideológicas que no son entendidas completamente, y en el afán de protestar se evidencia, al menos, la incompleta comprensión del disgusto que muchos viven sin conocer el origen de dicho disgusto. La hegemonía social cooptada por grupos sociales de élite, y entre ellos personajes con mayor capacidad económica o mayor riqueza, fuerzan las voluntades de aquellos que no tienen el conocimiento ni el entendimiento de lo que realmente pasa en México. Grupos sociales que al atestiguar con su conducta o con sus declaraciones hechos diversos, no tienen la lógica ni el contenido para justificar la acción que emprenden a favor o en contra de alguien. 

Fueron demasiados años de hibernar  en un sistema controlado y cerrado que cercenó la capacidad intelectual de millones de personas. Habiendo desde luego, información sobrada sobre cualquier tema que desees conocer. Hoy ya no es pretexto para que alguien te diga que no sabe o que no sabía, los teléfonos inteligentes conectados a la red social proporcionan información de todo tipo, solo es cuestión de armar adecuadamente la interrogante que causa la duda y navegar para discriminar la información, que de hecho abunda en las redes sociales.

Nada de esto que estamos viendo hubiese sucedido si el nuevo Presidente Andrés Manuel López Obrador, hubiese seguido con la política de terciopelo que otros siguieron durante décadas de manera entreguista a los intereses transnacionales. 

De haber seguido como antes, no hubiese sido necesario tanto salto o brinco que se está dando en este momento. La parsimonia política hubiese continuado en calma y la entrega de México hubiese seguido su curso sin alterar ningún plan que ya había sido establecido mucho tiempo antes. Los que consideramos traidores a la patria hubiesen seguido en armonía con los extranjeros, siguiendo los protocolos que siempre les han marcado a los gerentes (presidentes) mexicanos. 

El pueblo al que perteneces no tiene identidad o mejor dicho, si la tiene, el que no tiene identidad eres tú como persona,que no defiendes tu historia ni defiendes el esfuerzo ni el trabajo que has hecho durante toda tu vida. Vives quizás dormido en un laurel que no ha logrado florecer y que más que impulsar los cambios en tu territorio o en tu colonia o en tu casa, los aceptas como cosa acabada. No acabamos de entender que el mundo es dinámico y cambiante y que todo debe transformarse. Los políticos se ciñen a sus propios intereses que defienden con mentiras y engaños. Los empresarios fingen darte lo que necesitas y te engañan a diario. Estamos viviendo la dinámica mentirosa de una narrativa interesada en la que defienden a diario sus propios intereses. La sociedad, tal como la conocemos, es un conjunto de grupos con participaciones distintas de acuerdo a sus propios intereses de grupo. No existe una sociedad homogénea que lucha o pelea para consolidar el cambio día con día. Simplemente se establecen niveles de competencia en lo que ellos mismos negocian. No existe la empatía laboral que defiende y procura la certidumbre y la salud en el trabajo. El empresario común no va más allá de la seguridad familiar de sus trabajadores que procure la estabilidad económica de ellos. Si no fuese por lo que hoy estamos viendo con los programas sociales de AMLO, esto ya estuviera dando los tumbos de una revuelta social. Pues los ricos que dicen precisar de ser rescatados, no hubiesen hecho el escurrimiento descendente para aliviar la necesidad de los que están en la base piramidal en estos de tiempos de pandemia.

La desigualdad social abre cada vez más la brecha entre una cohorte social menos afortunada y menos asistida, a una más vulnerada y olvidada. La selva se antoja cada día más peligrosa, pues los depredadores que comen carroña, no dejan a nadie tomar los sobrantes de la cosecha de un ciclo anterior. Sin duda que estamos viviendo los tiempos disociados de una falsa cohesión social, que si fuese contrario a ello, se pudiese amalgamar con mayor solidez las prerrogativas estructurales para sostener el andamiaje que se ocupa para seguir avanzando en este tiempo de pandemia. Una breve reflexión nos podría llevar a una mayor reflexión en cada uno de nosotros, y nos vendría bien hacerlo, al menos para no seguir engañándonos y seguir pensando que todo alrededor nuestro es lo que está mal. Así sea. 

“Si te gustó no dudes en compartirlo, además, puedes manifestar tú opinión en la caja de comentarios. Gracias” 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.