davila

M. FERNANDO DÁVILA 

Es como si fuera un servicio de prepago, ninguna app te permite usarla sin haber aceptado los términos y condiciones, además cada aplicación te pide permisos variados de acuerdo para lo que se vaya a usar, casi todas te piden acceso a tus contactos, a la cámara, a tu ubicación y/o a los servicios de geolocalización, cuestión hasta cierto punto lógica.

Como en todo, es menester usar el sentido común, ese que te dice que es lógico que una funcionalidad de mapas pida que actives el “gps(Global PositioningSystem), que un programita para hacer “gif” (GraphicsInterchangeFormat)te pida acceso a la cámara fotográfica o a la galería de imágenes, no así, que le des acceso al historial de sitios web que visitas.

No se puede pedir a los demás que hagan lo que uno mismo no hace, por lo que decidí leer un poco einvestigar en qué consisten esos “términos y condiciones” de cada app antes de instalarlas en nuestro celular.

Descubrí que leer las letras pequeñas de las principales aplicaciones que tenemos en nuestro celular, como Gmail, Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, Amazon, Netflix entre muchas otras, implicaría leer más de 100 mil palabras.

En perspectiva, el libro de Harry Potter y la Piedra Filosofal tiene menos de 80 mil, esto de acuerdo al artículo: “Leer las condiciones de tus apps te puede llevar más tiempo que el Quijote” que la semana pasada se publicó en la versión electrónica del Diario El País.

Este desinterés, apatía, pereza, incongruencia respecto a la lectura de las letras chiquitas sobre lo que metemos a nuestro celular no es un tema sólo de México, es más, no es un tema de América, también sucede en Europa, sí, en el continente de la vida occidental y moderna por excelencia.

De acuerdo a una publicación del portal especializado en tecnología “Xacata”, de 2017 y firmado por Javier Pastor, en la ciudad Inglesa de Manchester se suscitó un caso en el que la empresa especialista en redes y en comunicación digital “Purple” establecía en su política de términos y condiciones por usar una conexión de WIFI en diversos locales de centros comerciales, la obligatoriedad del usuario de “Lavar los Baños Públicos”.

El objetivo era demostrar que casi nadie leía las letras pequeñas. Esta prueba estaba condicionada con un señalamiento más adelante en el que explicaba que si se acudía a la administración de esta misma empresa,se otorgaría un premio al lector. Asunto que se dio en 1 de 22 mil usuarios del WIFI.

Diversos países trabajan en el cómo poder hacer más breve y comprensible las condiciones de los servicios digitales “gratuitos”. Hay empresas que proponen e un modelo similar al de las tablas nutricionales de los alimentos en los que se nos indican las calorías, carbohidratos y grasas que consumimos.

También existe otra vertiente que pretende hacer más asequible esta obligatoriedad mediante otra aplicación o más bien una utilidad dentro del mismo sistemaoperativo y me refiero al Android, cuya versión Marshmallow o Malvavisco, podría notificar al usuario sobre el tipo de aplicación que se pretende instalar y lo que implica.

Lo que es un hecho es que todos los contratos que nosotros aceptamos antes de usar un servicio, tienen todas las ventajas para el prestador del servicio y o desarrollador del programa.

Como ya lo he mencionado, si no pagamos nos venden, si pagamos, las posibilidades de algún reclamo son menores, pues el “Prestador del Servicio” siempre tiene la razón y hasta el día de hoy no hay un mecanismo de interacción y/o negociación digital.

Pero bueno… sí es un tema delicado aceptar sin leer, pero es peor, no tener una idea general de cómo podríamos protegernos o conocer brevemente lo que aceptamos dar o no hacer.En cada texto de letras pequeñas busquemos los apartados de: 

INFORMACIÓN PERSONAL - ACTIVIDAD (ONLINE Y OFFLINE) - CONFIGURACIONES DE COMUNICACIÓN

Básicamente en estos rubros, cuyos nombres pueden variar un poco, se encuentra lo esencial que nos piden o que aceptamos sin saber. Revisémoslosbrevemente, por curiosidad y por seguridad. Si tenemos la urgencia de usar una app, aceptemos, con calma a los días leamos y si no nos conviene algo o nos incomoda, siempre tenemos la opción de desinstalar.

PERIODO EXTRAORDINARIO EN EL CONGRESO

El 1 de julio entra en vigor el nuevo TEMEC, antes se llamaba TLC o TLCAN, hay nuevas obligaciones y responsabilidades de los tres países que lo firmaron, México, Estados Unidos y Canadá.

El Congreso Mexicano tenía la obligación de aprobar 6 leyes secundarias para la óptima o el mejor funcionamiento del tratado comercial. Ayer se discutía el tema del registro y temporalidad de las patentes de los medicamentos y el tiempo previsto para la elaboración de medicamento genérico. El tema se resolvió este domingo en unas horas.

En lo que no hubo acuerdo fue en la duración y temáticas a tratar para convocar a un Periodo Extraordinario de Sesiones en la Cámara de Diputados. 

Los diputados querían sesiones por casi todo el mes de julio… la oposición que supera a Morena y al frente amplio en la Comisión Permanente por un voto, no permitió la convocatoria.

Esta semana Extraordinario en el Senado, en diputados el tema queda pendiente, pero sobre todo, con esta negativa, México no cumple con los acuerdos comerciales internacionales.

Especialista en comunicación Institucional 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@FernandoDavilaP