alcaraz ernesto
COLUMNA VERTEBRAL

ERNESTOALCARAZ VIEDAS

 

¿Dónde están? Serán los muy ricos, los transnacionales, el Ejército y los que no votaron por López Obrador. Los conservadores y represores del pueblo. ¿Quiénes son? Ya salió uno de los más inteligentes y preparados políticos activos de México a dar la cara por el Presidente López Obrador: El Senador Ricardo Monreal Ávila. 

Al “golpe de Estado” lo detalla como un hipotético e improbable acontecimiento. Dice que la expresión presidencial sintetiza una serie de golpes políticos, jurídicos y mediáticos de quienes han perdido sus privilegios, canonjías y negocios de todo tipo. Son reacciones naturales que se han venido sucediendo desde el arribo al poder de López Obrador.      

Cuidadoso en el uso del lenguaje evita caer en la censura presidencial. Sin duda, es complicado defender lo indefendible. Se refirió con sensatez al estado del golpe que un grupo de políticos conservadores están intentando promover en México.Escuchar a Ricardo Monreal sobre cómo interpreta alos “golpistas”luego de la insensata advertencia presidencial, resulta una tenue defensa del líder de los senadores de MoReNa al presidente de México

Trata de distraer el impacto que pudo provocaAMLO con su atrevida insinuación que se gesta un golpe de Estado”. “Pero porque la mayoría de la población lo apoya, no permitiría que sucediera de nuevo un atentado contra el Estado¿De nuevo? Es cierto que no hay ninguna consideración que se refierafalta de legitimidad democrática. De eso, la tiene y de sobra. Pero poco a poco se acota y la paciencia se agota. 

El presidente López Obrador cae semana a semana en popularidad. Hoy apenas rebasa, en promedio, el 55 por ciento de aceptación ciudadanaMoReNa tiene 37 por ciento de aprobación. ¿Muy bajo? Sí, pero los otros no llegan a los dos dígitos.

Monreal lo describe así: “Lo30 millones de votantesmarcaron una ruptura entre la época en que el presidente era impuesto y una nueva etapa en la cual la gente pone al Presidente. Ya con la Revocación de Mandato podrá quitarlo antes de tiempoPero no logra, por más que argumente, que se diluya la desafortunada declaración del presidente.

¿Que se imponía candidato a través de procedimientos cuestionados? Es cierto. Cada partido, hoy, lo sigue haciendo. Como lo hizo AMLO: Se autoproclamó y se autoimpuso abanderado presidencial en 2018Él solo asume más actos autoritarios e irregularidades en su asamblea nacional, que cualquier partido político. A MoReNa lo mueve AMLO sin rendir cuentas ni consideraciones a nadie. 

Es de admirar la capacidad e inteligencia de Ricardo Monreal desde que se asentó por muchos años en el PRI y merodeó por varios partidos políticos. Es un político de respetables niveles de participación. De amplia cultura y profundidad en los temas. Sus intervenciones y conferencias son de alto contenido y esmero didáctico. Pero…

Dijo: AMLO está rediseñando la imagen que la sociedad mexicana tiene de la institución presidencial, y esto aturde a los “golpistas”. Pero aún no logra que la desafortunada declaración del presidente se diluya.Y menos, que dé ejemplos del lustre que abona a su figura presidencial.

Monreal lo describió al gusto que conviene escuchar: Hoy la Presidencia está en “máximo histórico”. Y asegura que la instancia presidencial no se encuentra con déficit de confianza”. Eso significa que la presente administración Federal cuenta con legitimidad suficiente para llevar a cabo la necesaria transformación del país. pero lo que se le pide al presidente, es eficacia, cordura y empatía con la sociedad organizada y la población. 

Hay quienes afirman, sin ningún tipo de sustento, que el apoyo al presidente proviene solamente del Sector más desprotegido de la sociedad. Pues sí. Ese segmento de la población olvidado por generaciones debe estar incluido entre los pobres ya enlistados y apoyados por los programas de bienestar del gobierno. Que no está mal. 

AMLO captó la simpatía de grupos de sectores universitarios, empresariales y académicos. Gente rica y pobre y de clase media. De derecha y de izquierda, y si muchos de ellos se sumaron al “proyecto transformador”, también un buen número de ellos se sienten desalentados, arrepentidos y desconfiados. Y adentro del gobierno, hay desconcertados, y peor, funcionarios que no logran definirse al proyecto de gobierno que sirven. 

Quiero creer con toda entereza y certeza que la legitimidad que el pueblo otorga a las instituciones, la confianza ciudadana otorgada al presidente y esa base social amplia, “la de a favor y en contra”,impedirá que en México los intereses ocultos y particulares de cualquier grupo propicien un acto tan perverso a como lo denuncia López Obrador. 

Es mejordicen unos, por el bien de la población, cerrar este episodio tan inviable como verdadero. Pues no. Creo que denunciar “un golpe de Estado en México no es hacer clic de me gusta o suscribir un sí o un no.Por favor Presidente…Ciudadanía…Seguidores…Disidentes. Con el Bienestar de México y la Tranquilidad de la Población, no se juega.