EL FABULOSO “COCKTAIL” MIGRATORIO HACIA ESTADOS UNIDOS

m fernandodavilaperez

M. FERNANDO DÁVILA PÉREZ

“El medio es el mensaje”

Conocido aforismo de Marshall McLuhan

(1911 – 1980)

Antes de Twitter

 

La combinación de distintas bebidas que contienen diferentes componentes cada una, es lo que conforma un “cocktail” en inglés, cóctel en español, o un buen “potingue” diría algún clásico, para referirse al producto de la mezcla de varios ingredientes.

Lo que ha acontecido en todo el norte de América es esto, un buen “cocktail” y creo que muchos podemos coincidir al agrado de quién ha sido hasta el momento.

Los ingredientes son bastos y diversos, además, provienen de distintos países del continente, pero parece que se decidió que la combinación se hiciera en México y no en Estados Unidos, país en el que la conjunción finalmente cuaja y se consume o se concreta.

Y como cada interesado en el mismo, el resultado puede ser o no a gusto de uno o del otro, es más, se pudiese señalar que el sabor final depende de quién le haya puesto más de su ingrediente principal o de la mezcla de dos o más productos (algunos que sabemos bien que no combinan, pero sí se pueden mezclar –la sal y el azúcar- se me ocurre).

Pero bueno, vamos a ponerle nombre y apellido a los ingredientes y la forma en que los envían para ser mezclados, independientemente del lugar dónde se haga la mezcla, y los aranceles que se produzcan por los derechos de preparación.

Esto empezó hace cuatro años en nuestro país vecino, cuando el entonces candidato republicano a la Presidencia Donald Trump (a quien poco se le creía y se comunicaba principalmente por Twitter), centró su campaña en todo el daño que México le ha hecho a su país, desde migración, drogas, delincuencia, hasta ser nosotros responsables de su decrecimiento general.

Primero no le creímos, después, aún sin creerle, ganó la candidatura de su partido, seguimos sin creerle y ganó la Presidencia de su país y aunque empezamos a creerle un poco más, nunca pensamos que realmente actuaría en contra de nosotros hasta hace unos meses que inició –como hace cuatro años- su campaña, pero ahora para la reelección y es que indudablemente atacar a México y victimizarse es redituable para él.

La otra parte del “cocktail” es manufactura nacional, el mismo elemento, compuesto por el cambio de actores, es decir, inició con un gobierno, más que denominado priista, sería peñista y actualmente lopezobradorista, pero aunque pareciera que son distintos, no lo son, aunque las técnicas, las formas y los hechos son los mismos, pues, por ejemplo nuestra frontera sur no está más relajada ahora que antes, siempre ha estado abierta.

Una vez definidos los ingredientes generales, vamos a los toques personales, en Estados Unidos está el pleito electoral y el papel principal de contraparte del Congreso y los legisladores Demócratas, que más que nunca, parecen que son sensibles, conscientes, atentos y respetuosos a las causas mexicanas –¡qué va!, están en contra de su Presidente, no a favor de nuestras causas, no nos confundamos- y en las reuniones de las últimas semanas fueron el picaporte para evitar los tan odiados aranceles.

De lado mexicano está el nuevo gobierno, los nuevos funcionarios y el estilo diferente de hacer política, más allá de lo preciso y reiterativo de la política exterior: respeto total a los gobiernos extranjeros, recordemos el caso de Venezuela, en cuyo caso no nos unimos a la docena de naciones que se manifestaron a favor del “cambio democrático” en ese país, con todo su “cocktail” particular”; el respeto a nuestros hermanos centroamericanos, es el otro factor en el que sin decirlo, se relajó en el discurso (y en la práctica más) la detención de la migración por nuestro país; y, finalmente y creo la más importante, la necesidad de hacer algo urgente y trascendente en política exterior hacia Estados Unidos…

En lo particular, yo no creo en las casualidades… pero sí totalmente en las causalidades, por eso es que trato el tema de forma metafórica y en donde si de algo estoy seguro, es que al revolverse el río, todos los pescadores van a ganar, aunque a veces no nos guste el sabor del coctel (ahora sí en español) que se gesta –no se prepara- en el continente.

La comunicación a través de Twitter del presidente estadounidense es la clave de su éxito, lo fue como empresario, lo fue cuando quiso ser candidato a la Presidencia y le ha funcionado hasta la fecha, no hay razón para actuar de manera distinta, lo que veo es técnica y estrategia, él manejaba la agenda y los temas incluso sin estar en su país, como quedó demostrado semanas atrás. Muy bien por la estrategia de comunicación.

En México, creo que la estrategia comunicacional de las denominadas mañaneras también funciona, puede no ser tan efectiva como lo es un Tweet del Presidente Trump, pero aquí, cumple su cometido, se fijan temas, se da la reacción oficial y se pone a temblar a todo el gabinete (perdón ese es tema de otro artículo) con una orden o sentencia.

El objetivo del presente no es sentenciar o emitir un juicio de valor sobre lo acontecido en materia migratoria, es, que a través de una metáfora podamos identificar todo lo que está en juego… el licuado está en proceso, no sabemos el resultado, pero si de algo estoy seguro es que será beneficioso y del agrado de quien pone los ingredientes, ignoro si será así para todos los demás, pero para ellos sí.

No olvidemos algo, cuando el “cocktail” esté hecho y se empiece a degustar, independientemente de su sabor o del agrado particular, para los actores involucrados será el mejor producto que se puedo haber alcanzado.

Eso nos han dicho hasta el momento todos, desde el Presidente Trump, hasta nuestro canciller en el Senado el viernes pasado.

Especialista en comunicación Institucional

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@FernandoDavilaP

MI MADRE NUMÉRICA

humberto choza

DESDE LA CONFRATERNIDAD

JOSÉ HUMBERTO CHOZA GAXIOLA

Mi madre fue numérica, en toda la extensión que abarca esta palabra, ya que estaba llena de números. Su cuerpo estaba constituido por dígitos, pares e impares. O sea, los números naturales. Estos fueron sus consentidos, durante toda su vida, cosa que no sucedió con los números racionales y complejos. Sin embargo, el tiempo se encargó que floreciera un nuevo cariño; aunque nunca los primeros lograron superar, en su corazón, a los segundos. Siempre me dijo que al que más amaba era al cero. Lo cual me pareció siempre un contrasentido, ya que el cero está hueco, no tiene sustancia, ni aristas por donde quererlo. Sin embargo, los sentimientos en una mujer son impredecibles.

Mi madre entendió, según me contó después, al cero, hasta que cumplió quince años. Quizá se debió a que mis abuelos le regalaron un ábaco chapeado de plata que le mandaron traer de Taxco. Se sintió la mujer más feliz del mundo. Eso me dijo. Además, se le notaba cuando hacia sus cálculos con tan hermoso instrumento.

Mi madre amaba intensamente los números, como ya dije, pero además amaba todo lo que se moviera en esta Tierra, estaba llena de amor de todo tipo. Le era imposible contenerlo.

Hay que decirlo: sentía especial consideración por los números uno, dos, y tres. No sé por qué razón, pero toda su existencia, según me contó, que cuando cumplió diez y ocho, estos tres números eran el origen y sobre los cuales giraba su pensamiento para encontrar sus soluciones numerales que de un modo u otro la llevaban a encontrar soluciones de grandes problemas, que hasta ese momento no se había encontrado solución.

Ya madura, mi madre, se compraba máquinas electrónicas muy sofisticadas para divertirse e intercambiar hallazgos matemáticos con sus colegas científicos. Es necesario decir que con este don pudo obtener grandes logros en el campo de la ciencia y beneficios incalculables para la humanidad.  Aunque nunca quiso que se supiera su autoría.        En su correr por la academia, como era de esperarse resultó una lumbrera para las matemáticas. Sumaba, restaba, multiplicaba y dividía de forma natural, así como de forma natural se respira.  

Con el tiempo, descubrí que era una mujer pitagórica, porque con este señor, don Pitágoras, se entendían y platicaban como si estuvieran cara a cara. Lo digo, porque en un descuido de ella, le pude oír que en su plática imaginaria le decía mi amigo “Pita”.

También descubrí una gran belleza en ella. Sus ojos eran puros ceros. El espacio encerrado que apresa el círculo para constituir el “no número” le servía para guardar el amor. Amaba con los ojos, no con el corazón como las demás personas. Su mirada estaba  rebosante de cariño para sus prójimos, como ya conté, y por ahí, por su bella vista te anunciaba que te estabas encontrando, con una mujer numérica, cuya única obligación era desparramar el amor de los números con su mirada. Hermosa labor, singular y admirable.

Se los digo en serio, porque lo viví, mi madre cuando me miraba me hacía sentir cascadas de amor, que me convertían en el más sano y limpio de los humanos. Todo eso, que es maravilloso, me lo daba, y también como para dejarme completo, me llenaba de paz al final del encuentro.

Otra cosa importante es: que su pelo estaba compuesto de hermosos risos colgantes de signos de suma y resta. Ambos signos, los tenía por millones, eran células que le caían cubriendo sus orejas y que en su descender saludaban a los signos de multiplicación y división que vivían dónde podían por todo su cuerpo, sus orejas era su hábitat, siempre retornaban a este bello sitio de su cabeza. Lugar que para ella era el equivalente al Edén.  Evidentemente que en el cerebro tenía más población numérica que otras partes del cuerpo. En el hemisférico izquierdo, que es el práctico, estaba lleno de signos de integración, derivación, y no sé qué tantos más, los cuales discutían y concluían con grandes soluciones en bien del universo. También esto ya lo dije. En el derecho se juntaban, para tertuliar y soñar, los números imaginarios que junto con los figurados le ponían alegría a todo su sistema numeral humano. Propiedad de mi madre.   

Todo esto lo digo, para pedir ayuda y porque he encontrado, en mis investigaciones,  signos de que existe un gran número de mamás numéricas, y que han existido siempre, que trabajan silenciosas tramando una conspiración ordenada y disciplinada, como serie algebraica, por todo el planeta, con el objetivo de dejar  este mundo mejor de cómo lo encontraron.

Si no lo cree, únase a mi cruzada de búsqueda de estas mamás. Es muy fácil encontrarlas, míreles sus ojos y verá muchos ceros grandes y pequeños, y sobre todo distinguirá que el cero mayor, que es el iris, están llenos de amor. Si aguanta diez segundos esta bella mirada se transformará en una persona rebosante de cariño para sus semejantes, porque las cascadas de amor que le transmitirán, lo limpiaran y sanaran, y sobretodo le dejaran una paz imposible de perturbar.

Ayúdeme a buscarlas, iniciando, cada quien, con su hermosa madre, porque es casi seguro que sea socia distinguida de los “pitagóricos”. Cuando la encuentre entenderá su enorme trabajo, ya que después de los diez segundos estará invadido de una paz imposible de perturbar y seguro le llamarán amigo “pit”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

               

Esta característica de mi madre nunca pude saber de dónde se originó. Sospecho que sus padres fueron los causantes, ya que para cada Navidad, le regalaban ábacos. Durante e en honor al Nacimiento de Cristo, aparecieron estos regalos. Cada año el regalo era superior en la forma pero no en  contenido. Lo cual me hace sospechar que mis abuelos también eran numéricos pero no lo quisieron manifestar. En las Navidades posteriores le regalaron maquinas más desarrolladas para hacer cálculos.

¿SERÁ EL PRI UN PARTIDO SATÉLITE DE AMLO?

ARTURO SANTAMARIA

ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

El País crece poco y podría entrar en una recesión a finales de año. La burocracia federal se mueve lenta y erráticamente. La distribución del dinero público a las entidades se retrasa mucho o no llega. La inversión federal en obra pública aún no se mueve al ritmo necesario, es muy poca o es incierta, tal y como sucede con el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya, o en nuestro estado con la Presa Santa María y el dragado en Mazatlán para un nuevo puerto. No se sabe qué va a suceder con la cosecha de maíz en Sinaloa.


Los aranceles trumpianos aun penden sobre nuestra cabeza. En poco menos de mes y medio podría hacer caer la guillotina si no se cumplen sus imposiciones. La ola migratoria amenaza con crecer. Con la amenaza de los aranceles no disminuyó sino aumentó la emigración centroamericana y su paso por México.


Empiezan a aparecer serias grietas en la clase política morenista tanto en los poderes federales como en los estatales y municipales. Muñoz Ledo discrepa abiertamente con Marcelo Ebrard, y por lo tanto, con las decisiones de López Obrador en el manejo de la crisis migratoria. Renuncian funcionarios de segundo nivel en la burocracia federal, como Jorge Alcocer, y muchos reciben abundantes críticas por su inexperiencia o incapacidad. Pérez de Acha señala, muy atinadamente, que no está claro el rumbo del nuevo gobierno en la lucha contra la corrupción, a pesar del caso abierto contra Lozoya Austin.


En Veracruz, Sonora, Sinaloa, Quintana Roo, Baja California Sur, entre otras entidades, los nuevos funcionarios, ya sea gobernadores o alcaldes exhiben una incapacidad paralizante.

A pesar de estos enormes déficits morenistas la oposición política panista, priista y perredista carece de talento y estrategia, pero sobre todo de credibilidad. No saben qué hacer, andan perdidos. Ellos son, en gran medida, los responsables de la pésima e inmoral conducción política y económica de México de las tres últimas tres décadas. Y lo grave es que AMLO y los morenistas no le encuentran la cuadratura a ese oscuro túnel.

Parte de esta coyuntura crítica, la cual puede extenderse mucho tiempo, es que el PRI podría pasar de ser un partido hegemónico a uno satélite. ¡Qué paradojas de la historia! ¿Quién podría haber apostado a que el tricolor se viera reducido a ser una agrupación política que dependa de Palacio Nacional?


Hace tres años, Juan S. Millán, a quien un amigo con sorna bautizó como el “oráculo” sinaloense del PRI, decía que el tricolor podría desaparecer después de que perdiera las elecciones en 2018. Bueno, pues ahora, dentro del proceso para elegir a un nuevo presidente de la creación política de Plutarco Elías Calles, José Narro, uno de los contendientes a ese cargo, dice en un manifiesto publicado en varios diarios del País que “el PRI enfrenta el riesgo de convertirse en un satélite del partido del gobierno, en un partido testimonial o marginal”. Y añade: “Existe el temor fundado de que, si no se hacen los cambios que se requieren, incluso puede desaparecer”.


¿Se equivocan o exageran Millán y Narro en la dimensión de la crisis que experimenta su partido? No, en realidad atinan en su diagnóstico, aunque, en el caso particular de Sinaloa, no son pocos los analistas que ven la continuidad del tricolor en el Tercer Piso para el próximo sexenio gracias al pobrísimo desempeño de los presidentes municipales morenos en las principales alcaldías del estado. Esto último es muy cierto, pero es temprano para saber qué pasará en 2021. En realidad, la elección de ese año dependerá más de que lo haga AMLO en los meses que vienen y del grado de aceptación que tenga entre el electorado sinaloense.


Por lo pronto, es un hecho que el próximo presidente del PRI será Alejandro Moreno Cárdenas, a quien se le adjudica una estrecha relación con el hijo predilecto de Tabasco. Esta cercanía es precisamente la que explicaría, según abundantes columnistas, que se vislumbre una subordinación del PRI a Palacio Nacional. Y a eso se refiere Narro cuando habla de que el otrora partido arrollador se convierta en un partido satélite.

Si tal hecho sucediera, Narro afirma que la situación del País sería aún más complicada porque, dice el ex Rector de la UNAM, “¡México no va bien!” con Morena, y va “a la quiebra moral”, lo cual sería devastador, dice él.


En efecto, tal y como lo señalamos párrafos arriba, México no está bien. No está claro el rumbo que marca López Obrador, aunque las mayorías ciudadanas están esperanzadas y lo siguen respaldando. Pero, de ahí a que el PRI, con Narro o sin Narro en su dirigencia, sea la respuesta moral y política de los intereses nacionales no es algo que esté muy lejos, sino algo imposible. El problema, el grave problema, es que el PAN tampoco lo demostró, y Morena, a seis meses de llegar al poder, tampoco lo está haciendo. 
¿Nadie puede con México?

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Y ESTE ERA OTRO GATO…

cano

APUNTE

JORGE GUILLERMO CANO

Culiacán del caos vial, los retenes, baches y topes, Sinaloa, 17 de junio 2019. La medianía mediática, ahora alineada sin rubor al poder en turno (relativo, pero al fin poder) como siempre no fue al fondo del asunto y la cancelación (provisional e impredecible) de los famosos aranceles que, en estricto, serían más perjudiciales para los trumpianos Estados Unidos que para México, ha sido festinada como el gran triunfo de una gesta inexistente. 

Fue precisamente el cálculo que hicieron de ese costo los “vecinos del norte” lo que paró la embestida, no las gestiones de Ebrard y su jefe que dieron ganancia electoral gratuita al especulador Trump. Era un mero asunto de negocios. 

Además, con o sin aranceles a los productos mexicanos, nuestro gobierno ya había hecho grandes concesiones al totalitarismo trumpiano. En la práctica, ya somos el “tercer país seguro”, de acuerdo a los deseos de la metrópoli, y en la frontera sur casi la migra sustituta.

Es claro que las agresiones estadounidenses no se detendrán, pase lo que pase, aún si se da un mayor entreguismo, y es hora de que el gobierno de la “cuarta transformación” empiece a planear e implementar nuestra independencia económica, un camino penoso que exigirá sacrificios, pero el único digno (y el único, a secas) a estas alturas. 

 

SIGUE LA MAFIA “CALIFICADORA”

Las “calificadoras” internacionales, Standard and Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings, las principales, cuyas “evaluaciones” con frecuencia se asumen (sobre todo desde los oficiales medios) como indicadores de necesaria referencia en los asuntos de la banca y las finanzas nacionales, están, simplemente, descalificadas de origen.

La colusión y los conflictos de interés entre esos negocios especulativos y sus clientes (muchos son sus propios accionistas) ha sido denunciada de manera reiterada, de modo que sus “recomendaciones” deberían ser lisa y llanamente ignoradas.

Tanto Standard and poor’s como Moody’s y Fitch, han sido acusadas, y se ha comprobado, de influir interesadamente en la credibilidad financiera de países y empresas.

Se han documentado casos en que determinada nación aparece con baja, o alta, calificación (factor para obtener fondos de la banca mundial) en concordancia con localizados intereses del capital y según el pago, desde luego.

Con respecto a las “calificadoras” de turbia actuación, como se ha evidenciado en muchos casos, hay que mandarlas a volar, lisa y llanamente. Lo otro, es hacerles el juego, vaya Usted a saber por qué. 

Es hora de que AMLO pase de una defensiva que para muchos ya es incluso sospechosa, a una clara y contundente definición en defensa del interés nacional. El pueblo lo apoyaría sin reservas.

 

EN LA TANDARIOLA

Bueno, asunto resuelto: es la gente la que debe arreglar los problemas de Culiacán y no hacer caso a los medios perversos que todo ven mal en lo que hace, y deshace, el impensado alcalde Estrada Ferreiro.

Una vez más, el abogado se quejó de los medios que “sólo publican lo que está mal, o las críticas, o que no están haciendo las cosas, cuando es la gente la que no cuida lo que el gobierno hace”. Así que primero la crítica para que se haga autocrítica y que no se haga la ciudadanía: es culpable. Alcalde dixit.

Otro en la tanda: el “presidente de la Mesa Directiva del Congreso de Sinaloa”, Marco César Almaral Rodríguez dice que el marcado retraso, impuntualidad e incumplimiento, de las y los diputados, y de él mismo, es culpa de periodistas que no los dejan llegar a tiempo.

Esperan a que haya quorum, hasta que los reporteros terminen sus entrevistas y, por tanto, los cobradores del congresito son inocentes.

Deben hacer un dueto: “Almaral y Ferreiro, los cantores del erario”.

 

EN EL TINTERO

-Colgado del lugar común (donde siempre es posible tener la razón) Muñoz Ledo acapara los reflectores de la mediática medianía. Una pose, como todas las que acostumbra el pistolero electoral de Luis Echeverría, su crítica a los ciertamente criticables arreglos del ministro Ebrard, con la venia de su jefe. En efecto, hay memoria.

-No recibió personalmente AMLO el informe de la CNDH y eso, guste o no, es simplemente una innecesaria torpeza, como las que ya suman decenas.

-No hay que olvidar que más de veinte mil pesos mensuales reciben los flamantes diputados del congresito de Sinaloa por “desgaste físico”. La transformación de la simple desvergüenza.

-Que “para obligar al Estado a dar garantías al trabajo de periodistas y defensores de derechos humanos en Sinaloa”, se presentó en el congresito la iniciativa de “Ley de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del Estado de Sinaloa”. Todo arreglado ¿o no?

-Violencia desatada en el país, en el estado de Sinaloa y en Culiacán, sin descargo del resto. Las “respuestas”: palabrería y simulación, en los tres niveles. Y a ver hasta cuándo.

-Se fue Leopoldo Mario Cano, que en unos pocos días decidió acompañar a José Francisco. ¿Qué decir? -La vida sigue.

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com); Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz, y en “Voces del Periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

EL INDICADOR INCONTESTABLE: NO SE MUEVE EL DINERO

AlfonsoAraujo

LA NUEVA NAO

ALFONSO ARAUJO

La economía de nuestro país tiene unos cuantos problemas en este momento, como se podrá haber dado cuenta mi amable lector. Economistas mucho más cultos que yo, como Macario Schettino y Sergio Negrete, han subrayado muchos de ellos en los últimos meses y aquí haré un brevísimo resumen en tres puntos principales: el problema macro, el problema del entorno global y el problema micro.

El problema de la economía macro es el más complejo de explicar porque implica muchos indicadores y sus interconexiones, que resultan abstrusos para la persona promedio y le parecen muy alejados de su experiencia y hasta contra intuitivos. De manera muy simplificada y sin entrar en tecnicismos: existe un manejo errático de temas económicos nacionales, en específico planeación a mediano plazo (por ejemplo, los proyectos grandes como el NAIM y Dos Bocas). Este manejo errático causa incertidumbre en los mercados porque no saben bien a bien qué esperar, y la incertidumbre es veneno puro para las inversiones: el resultado es que quienes piensan en invertir en México empiezan a pensarlo dos veces. Podemos verlo en la degradación de la calificación de deuda de Pemex. Si esta pérdida de confianza empeora, y por lo que se ve sí puede hacerlo, estaríamos viendo un escenario muy dramático de recesión formal (ya estamos en recesión técnica).

El problema del entorno global es que, a diferencia de 1995, cuando tuvimos la última crisis catastrófica, no tenemos en EEUU un aliado como el expresidente Bill Clinton que en aquel entonces pasó sobre su propio congreso para apoyar económicamente a México. Aunado a esto, hoy en día existe una red de vehículos de deuda interna y externa que no existía en ese momento y que podría ser afectada gravemente y agudizar la crisis.

El problema micro es el más visible y accesible: a nivel de cancha no se mueve el dinero. En un ambiente estable, un negocio prefiere arriesgar capital y no perder ventas; así, compra inventario para poder surtir a su mercado en todo momento y el dinero circula. Pero eso no está pasando: en un entorno inestable la gente prefiere incluso perder ventas a arriesgar su capital. ¿Por qué? Porque observa alto riesgo a su alrededor y quiere contar con liquidez inmediata en caso de que pase algo. Esta actitud se traduce necesariamente en acciones de preparación, que implican contracción de proyecciones de crecimiento y lo peor: recorte de empleo.


Gracias a @Azafran_ConMiel por su contribución.

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios