OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Para nada es la historia de un pueblerino, ni tampoco de la tía Rosario. Es una historia que se ha construido en México. El “chayote” es un término asequible para denostar la actividad periodística, y de igual manera, dicho término puede significar “soborno” a quienes llevan a cabo dicha actividad periodística. Por muchos años el periodismo en México se ha visto envuelto en una concepción aterradora de su función como medio informativo. Se ha observado que el gobierno ha “invertido” grandes cantidades de recursos para someter a los medios masivos de comunicación y no generar disonancia en la función de los gobernantes o de los presidentes que han pasado por la historia reciente de nuestro país. El “Chayo” como lo llaman muchos, es el emolumento en pesos y quien lo recibe es el “Chayotero”. Algo de historia no nos caería mal, este término deviene de los años 50´s o 60´s en Tlaxcala, se ignora el preciso momento en que fue señalado este término. Otra versión dice que fue Gustavo Días Ordaz quien entregaba cantidades cuantiosas de dinero para repartirlas a los medios de comunicación de renombre y claro esto abarca a los periodistas de igual manera de renombre, con el fin de que hablaran bien de la gestión del presidente en turno, en este caso, la de Gustavo Díaz Ordaz. Aclarando que hay dos vertientes: el pago de publicidad que es a una empresa y el soborno a medios y periodistas que inducen a generar ciertos propósitos en los lectores. Otros dicen que el “chayote” por ser un fruto espinoso lleva su propia consigna, el soborno quien lo recibe puede espinarse las manos, algo así como una sentencia de quien lo recibe. Lo cierto y debemos admitirlo, es que los gastos del gobierno en publicidad pueden ser de dos maneras, la publicidad que usa para ciertos eventos y/o el pago de servicios para tener a una prensa callada y servil al servicio del estado, como ya se había mencionado. También debemos aceptar que existen periodistas encumbrados que han hecho de su actividad el negocio más redituable que nadie puede imaginar. Periodistas que viven como reyes o jeques con aviones particulares, yates y mansiones que han hecho fortuna a la sombra del poder.

También debemos reconocer que hay muchos periodistas que viven en la medianía de un emolumento raquítico que apenas les alcanza para bien vivir; a ellos nuestro más sincero reconocimiento.

Para ver hasta dónde nos puede llevar este asunto de los dineros gastados en publicidad pondremos como ejemplo de ello los gastos que tiene registrado sinembardo.mx en el sexenio de Peña Nieto. Veamos: en el 2013 se aprobó en el presupuesto la cantidad de $5,481.90 millones de pesos y se gastó $8,154 millones de pesos. En el 2014, lo aprobado fue de 5,526 millones de pesos y se gastó 7,462 millones de pesos. En el 2015, se aprobó 5,511 millones de pesos y se gastó 9,947 millones de pesos. En el 2016, se aprobó 4,580 millones de pesos y se gastó 10,699 millones de pesos. En el 2017, se aprobó 3,564 millones de pesos y se gastó 10,725 millones de pesos. Ya para el 2018, el saldo de seis años superó la cifra de 60 mil millones de pesos solo a un grupo de medios de comunicación.

Sin duda que el gasto en medios de comunicación es prácticamente el sostenimiento de pequeños grupos incrustados en el poder que viven o vivían a plenitud del presupuesto gubernamental. Hoy para el 2019, ya en el gobierno de AMLO esa cifra apenas rebasa los 4 mil millones de pesos para el gasto de publicidad. Deseamos que esa cantidad de dinero no sea en particular para los tres grandes medios de comunicación y si se derrame en los medios de todo el País. Ante esa respuesta de AMLO en presupuestar dicha cantidad de dinero prácticamente estamos dando por hecho la muerte del llamado “Chayo” lo que implicaría que el gobierno contará con la estructura pública para dar a conocer sus programas de gobierno. Habida cuenta de la existencia de una ley que deberá modificarse para que los medios de comunicación operen como realmente deben operar; dando la noticia como debió haber sido desde hace mucho tiempo atrás.

Por el bien de todos a despertar temprano para ver la mañanera de AMLO. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

load more hold SHIFT key to load all load all