elmensaje relatosyaforismos

 

Se cansó sin darse cuenta y luego todo fue esperar que los días, las semanas, los meses y los años, simple- mente pasaran. El ánimo había huido sin escándalo ni disculpa, se fue, así nomás, y todo quedó enredado en los gritos apagados de la inconsecuencia; el trabajo ya no fue cosa buena, ni lo mejor de la vida y la vida fue perdida por- que todo era campo ajeno, como en el canto de Atahualpa.

load more hold SHIFT key to load all load all