Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Octubre 2017

angel-alvarez-taladriz

Ángel Álvarez Taladriz

Descubrir oportunidades y soluciones desde una perspectiva creativa, esta es la esencia del Design Thinking o Pensamiento de Diseño, una metodología de resolución de problemas y búsqueda de oportunidades, que partir de la cocreación, la heurística (ciencia del descubrimiento) y la comprensión del contexto permite generar innovaciones en cualquier ámbito empresarial o social.

 

 

 

Si bien el concepto diseño se ha asociado a características estéticas y funcionales de un producto, el Design Thinking nos invita a adoptar la manera en la que los diseñadores perciben las cosas y actúan sobre ellas, aplicando algunas de sus dinámicas creativas, explorando opciones y experiencias desde diferentes visiones y rompiendo con ideas preconcebidas, con el fin de generar soluciones innovadoras a cualquier dificultad relativa al bienestar de las personas. Entronca con la idea de desaprender, un esfuerzo que requiere distanciarse de los modelos ya asumidos para analizarlos, desmontarlos cuando sea preciso y reconstruirlos de nuevas maneras.
El Design Thinking pone en el centro a las personas. Haciendo uso de la empatía, el “design thinking” se mete en los zapatos de los usuarios y las personas    implicadas    en    procesos    de    cambio    o    innovación, para comprender cómo interactúan en sus contextos y culturas particulares, y de este modo, identificar obstáculos, oportunidades y crear alternativas para superarlos con éxito.
El Design Thinking es mucho más que una metodología de trabajo, es una actitud. Parte de la observación, la empatía y la búsqueda de oportunidades en el entorno, continúa con el descubrimiento de las necesidades explicitas o implícitas de las personas para las que estoy resolviendo problemas, generando ideas y soluciones y construyendo prototipos, para hacer de estas soluciones algo tangible y para que los usuarios las puedan: experimentar, testear y validar, al objeto de obtener un feedback que nos lleve a la implementación de las soluciones detectadas, en forma de productos o servicios.
El Design Thinking es la nueva forma de abordar la innovación, ante un escenario incierto y cambiante. El Design Thinking es una hoja de ruta para la innovación.
Y es precisamente ésta, la razón por la cual la metodología se está utilizando con mucho éxito en el mundo empresarial. Design Thinking significa observar el entorno para descubrir las necesidades latentes de las personas; para identificar nuevos nichos de mercado, modelos de negocio y enfoques a partir de los cuales diseñar productos y servicios innovadores con una propuesta de valor diferencial y en muchos casos disruptiva.
Su principal característica es que tiene, un proceso muy definido e intuitivo que incluye las fases de: inspiración, ideación e implementación de las innovaciones. De esta forma, y haciendo uso de una serie de herramientas prácticas, promueve la rápida transformación de las ideas en productos y servicios nuevos o mejorados, procurando que estos sean útiles y deseables para los consumidores, y técnicamente factibles y
económicamente viables para la empresa que lo ofrece.

design