50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

José Humberto Choza Gaxiola

Hace ya trece años que cruzamos de un siglo a otro. Recuerdo la gran expectativa que me provocó el evento y la algarabía que generó en todo el mundo. Fue un cruce, sobre la línea del tiempo,  lleno de esperanza y de expectativas porqué, como cada año, nos deseamos buenas cosas y ofrecimos gran número de parabienes.


        Jose-Humberto-Choza-Gaxiola El periodo entre 1945, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, y el año 2000 estuvo marcado por grandes transformaciones que hicieron albergar grandes esperanzas para conseguir la paz y armonía entre los terrestres. Etapa que se aceleró en los últimos quince años ya que estuvieron marcados por notables conocimientos y grandes descubrimientos científicos. Muchos países salieron del  subdesarrollo y, repito, muchos creímos en que esta vez, el mundo cambiaría. Sin embargo no fue así, y seguimos esperando ingenuamente, qué pronto aparezca otro símbolo, para entonces sí, por arte de magia,  cambien las cosas.


         Faltan dos años para que se cumplan los quince años después de la línea imaginaria, y así poder comparar con un “antes y después” del año 2000. Para lo cual voy a utilizar el artificio de las tensiones desde el 1985 hasta el 2013. Vislumbrando así el 2015.


         ¿Qué está pasando con las tensiones entre lo mundial y lo local? Simplemente nos estamos convirtiendo, poco a poco, en ciudadanos del mundo perdiendo así la vida local y nacional junto con nuestras comunidades de base. Otra tensión es lo que está produciéndose entre la tradición y la modernidad: nos estamos negando a sí mismos permitiendo que lo tradicional muera y lo moderno se convierta en el “señor” de los tiempos. Ejemplo evidente son los celulares.


         El futuro ahora se tiene que acotar en el corto plazo, ya que la vida está alimentada por lo efímero y la instantaneidad. Estamos llenos de emociones fugaces que nos conducen a una concentración en los problemas inmediatos. Lo anterior provoca tensiones entre el largo y el corto plazo.


         Otra tensión, por demás agobiante y muchas veces injusta, es la provocada por la indispensable competencia y la angustia por la igualdad de oportunidades. Asunto clásico y álgido que se plantea a diario en todo el planeta. Que lleva a cuestionar las cuestiones económicas, políticas y sociales. Y que cuando da con soluciones duran poco tiempo.


         Otra tensión, muy moderna y difícil de controlar, provoca lo que se llama “obsolescencia galopante”, ya que el extraordinario desarrollo de los conocimientos y las capacidades de asimilación del ser humano están cada día más distantes excavando un abismo entre ambas. La solución no es “tan solución” porque para estar al día, se tiene que añadir nuevas disciplinas del conocimiento que provoca que los programas escolares estén cada día más recargados, probando cargas sumamente pesadas en los educandos. Para lo cual será necesaria la selección para preservar los elementos esenciales de una educación básica que enseñe a vivir mejor mediante el conocimiento experimental y la formación de una cultura personal.   


         Otra tensión que está sufriendo mucho estiramiento es el provocado por lo espiritual y lo material. Qué, por si fuera poco, implica lo eterno. Y que muy seguido, hablando de resistencia de materiales, sufre elongaciones que ya no pueden volver a su estado inicial. Situación que se define como “estado plástico” para diferenciarlo del “estado elástico”, mismo que una vez suspendido el esfuerzo regresa a su estado natural.


         Estas tensiones son las qué, si no se resuelven rápido, para que vuelvan a la elasticidad pueden llegar a lo plástico y hasta la ruptura. Vivos ejemplos de la naturaleza que nos cuenta mucha dificultad aprender.  


A cómo van las cosas, llegaremos al 2015 igual o peor de como estábamos antes del cruce. No soy pesimista pero la realidad me obliga, cuando menos, a sentirme apesadumbrado.  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.