OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

No quise dejar pasar este año sin comentar algo acerca del Huachicol o Huachicolero. Esta palabra denota los sobrantes de combustibles en las pipas y es muy manejada por los mismos choferes. El Huachicolero en México, es prácticamente el lugar a donde se llevan todos estos sobrantes (gasolina, diésel, petróleo, etc.) y que a partir del acumulamiento que se va haciendo poco a poco se logra reunir en el Huachicolero, el volumen de una pipa de 20 mil litros que es cuando ésta se vende clandestinamente. Estamos hablando de sobrantes de las pipas y que este puede ser de mala calidad para lo cual se vende para las calderas de cualquier empresa, sin dejar de ser un producto robado. En esto que les comento, el Huachicol dejó de ser un negocio de poquito para convertirse en un verdadero saqueo del combustible desde la misma tubería de Pemex o de los almacenes de los centros de distribución. El Huachicol es un término usado del maya waach que se usa para describir a los forasteros. También es usada por los cantineros para referirse a la bebida adulterada con alcohol de caña. De acuerdo a un reportaje de METAPOLÍTICA el Huachicol comenzó en Guanajuato en el 2010 con un grupo delictivo de familiares de la región. Este grupo contrató a dos empleados de Pemex con lo que inició el gran negocio del robo de combustible por los ductos en México. El robo en las instalaciones ya existía mucho tiempo antes.

El día de ayer 28 de diciembre y precisamente en el día de los Santos Inocentes, el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, hizo el anuncio de la intervención del ejército a todas las instalaciones de Petróleos Mexicanos (67 en total) para dar fin al llamado Huachicol o robo de combustible. EL HUACHICOLERO dejó de ser el lugar o sitio en donde resguardaban el combustible robado, para convertirse en el nombre de las personas que roban combustible de los mismos ductos por donde se transporta dicho líquido inflamable. Hasta la fecha se sabe que el robo de combustible en ambos sitios o sea, el de los ductos y el de las instalaciones, ascienden a poco más de 66 mil millones de pesos al año ($ 66 000 000 000.00--millones de pesos--). Cifra de dinero por demás llamativa para los delincuentes y una catástrofe para la economía del país. En la misma declaración mañanera del 28 de diciembre, el Presidente de México dio cuenta del robo masivo de combustibles, asegurando que del 100 por ciento del robo, el 20% solo se roba en tuberías clandestinas y el 80% en las mismas instalaciones de Pemex. O sea, el robo es prácticamente de la delincuencia organizada formada por funcionarios de la misma empresa. Dicho robo de combustibles se venía haciendo desde muchos años y al parecer se tenía conocimiento de las autoridades desde antes del gobierno de Vicente Fox que hicieron nada para detenerlo. Desde luego que se ocupa voluntad política para dar un fuerte golpe a quienes saquean las arcas del gobierno federal y de la nación misma. Voluntad política que se traduce en la obediencia del pleno ordenamiento de la ley y de la norma jurídica para encarcelar a todos los que de una manera están o estuvieron involucrados en este asunto del Huachicol.

Sorprendentemente Andrés Manuel sacude a la estructura de mando gubernamental aduciendo que ese robo y claro todos los demás, únicamente puede darse cuando la autoridad máxima lo permite, o sea, el robo es del conocimiento del mismísimo Presidente de la República en turno, algo que ya sabíamos los mexicanos, pero que nunca esperé escucharlo de la boca del mandamás de nuestro país. Por el bien de todos, todos a portarnos bien. Así sea.

FELIZ AÑO NUEVO 2019

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com