luis alcantar

 LUIS ENRIQUE ALCÁNTAR VALENZUELA

Estoy convencido, dice un camarada, con una seguridad endemoniada; propia de un egresado de Harvard University o mínimo de la Universidad Iberoamericana mexicana. Que a cualquiera escucha atento, espanta/sorprende, por esa pasmosa seguridad en lo que va a decir. Y pass…, suelta su convencimiento, como un aforismo clásico del pueblo sabio. Así mismo estoy yo. Estoy convencido, que es afuera del espacio laboral, de esas acciones obligatorias/mecánicas que hacemos todos los días. Que es, tras las bardas de nuestro trabajo profesional cotidiano, en donde suceden también cosas muy interesantes. Estoy convencido, que al hacer buenas conexiones con lo externo: se generan mejores interpretaciones y luego el cierre de la comprensión procesual o transitoria. De esos objetos, problemas, temas, signos, detalles, sucesos, despistes, que buscan con afán entenderse.

Los submundos de lo laboral y lo propiamente no-laboral. No son submundos desconectados. Todos los submundos particulares están unidos con el mundo total. Es cuestión, de que los individuos pensantes, se puedan generar así mismos los nexos para tales uniones. Ahí está el problema.

Basado en los anteriores comentarios. Bien cabe conectar lo anterior, con una institución pública mexicana/sinaloense. La Secretaría de Educación Pública y Cultura (SEPyC) y el problema de sus Secretarios, que son relevados y que una vez, los nuevos secretarios en el puesto, se ven por lo regular achicados o rebasados por las problemáticas propias de ese ente público.

La conexión con el submundo no-laboral, para avanzar en este intento de interpretación con el suceso del relevo del puesto en el poder gubernamental, se da precisamente en el ámbito de la música pop latina, en concreto con unos versos de una canción del cantautor español Alejandro Sanz[1].

Voy primero con la SEPyC. La historicidad, de la cual da cuenta esta Secretaría de Educación en Sinaloa, siempre es digna de estudiarse. O bueno, digna de analizarse, en el sentido, de la importancia que tiene este campo profesional de la educación, para los trabajadores que en ella se desempeñan; y de la cual como ente de gobierno, se asume como el patrón. Es aceptado, que por lo regular generarán cuestiones de interés público, las dos  perspectivas (la del Campo Pedagógico/Educativo y la del Campo Laboral/Político) de la SEPyC. Las dos perspectivas dan para hacer varios artículos y hasta para tesis de posgrados.

Como ven, hay suficiente camarón para hacer ceviches y albóndigas. Pero bueno, como dicen los metodólogos que saben mucho. Vamos delimitando el asunto.

Empiezo situándonos en el tiempo: Sexenio 2017-2021. Estado, Sinaloa. Secretaría de Estado: SEPyC. Funcionario de interés: Secretario de Educación, nombrado por el Gobernador Constitucional del Estado en cuestión. Proceso: Cambio de Secretario de Educación: Sale el Dr. José Enrique Villa Rivera, entra el Dr. Juan Alfonso Mejía López. (Octubre 5 de 2018).

La idea de este texto, es compartir algunos mensajes entre los posibles lectores, o ya por lo menos entre Luis Enrique y el mismo texto que intenta presentar. En relación a la llegada del Dr. Alfonso Mejía, a la SEPyC. Un tanto en la idea de los versos de A. Sanz, diciéndole fuerte. Sí fuerte: Dr. Alfonso: No es lo mismo…Pues ¿De qué se trata?

Primero. Diré en síntesis, desde diciembre de 2017, hasta diciembre de 2018. Somos (y me cuento, no me excluyo) un reverendo fracaso en términos de lo hecho en educación; sobre todo en lo referido a los indicadores principales para Educación Básica y en la Educación destinada a quienes serán los Profesionales de la Enseñanza, a la vuelta del año 2019. ¿En qué indicadores educativos del estado de Sinaloa, hubo una real mejora educativa?, ¿En qué aprendizajes escolares, estuvimos como estado, rankeados entre los tres primeros lugares nacionales?

Vamos nadando de muertito. Vamos surfeando, de acuerdo a como sea la supuesta ola neoliberal, o la “nueva ola” de la 4T (Cuarta Transformación). Los Aprendizajes Claves, que ocuparon los espacios de los mass media, de las enRed(adas) Sociales, de los micro videoclips que fluyeron por los móviles de los profesores mexicanos, la locura/prisa por inscribirme en el curso en línea/plataforma sobre los Aprendizajes Claves…Y pummm…se desvanecieron, como se desvanece lo sólido en el aire (Marshall Berman, 1988). Sí, así como se desvanece de tus dedos, un taburete/galón repleto de palomitas de mantequilla extra en tu sala de cine preferida. Así fue como se desvanecieron los Aprendizajes Claves. Que al parecer, por lo menos en el discurso político educativo, no fueron, ni son tan claves. Las claves, nos guste o no, se movieron junto a la ola de la 4T y pues los buenos surfeadores, andan hechos la mocha tratando de dar alcance a esas olas que traen las claves que la raza surfeadora, pues trata de descifrar.

Segundo, las expectativas para quien entra en el nuevo puesto como Secretario de Educación. Son expectativas profesionales y sociales muy altas. Pero muy altas. Ante el fracaso estrepitoso que tuvo la corta gestión del Dr. José Enrique Villa Rivera. El nuevo funcionario, como era de esperarse; quizás ya está atrapado en sus propias frases. Por ejemplo al llegar dijo: “Independientemente de la Ley General del Servicio Profesional Docente… Primero los niños…”, pues sí, señor Secretario, siempre tuvo que ser así. ¡¡¡Qué descubrimiento!!! Qué ignorancia del pensamiento clásico en el campo de la Pedagogía.

Tercero: “…primero formar y luego evaluar…” Bueno, si está o estaba tan claro este asunto del orden de las acciones, porque no la sostuvieron o defendieron contra el anterior gobierno de Peña Nieto. Ahora sí, ya que se le acaba el agua al bule. Ahora sí, levanto la voz con suma claridad. Dicho sea con todo respeto, lo anterior es vil adaptacionismo. Es quedar bien con el discurso político en turno. Ahora sí: primero formar. Casi siempre ha sido así. Otro descubrimiento que se anota.

Cuarto. Los problemas educativos, casi nunca han sido resueltos en el plano de lo académico, mucho menos con más pedagogía, más didáctica o más técnica de enseñanza. Tal y como nos decían los profes, de la década de los setentas del siglo XX. Los problemas educativos, tienen pues más carga política que otra cosa. Y por lo regular se acompañan de dificultades económicas. Ahí están situados, parte de los retos.

Quinto. Si el Estado de Sinaloa, tiene un 82% de avance en Evaluación del Desempeño de sus profesores en servicio. Y se constituye en un ejemplo nacional. El Ejecutivo estatal tendría que hacer un amplio reconocimiento, en primer lugar a todos/as los/as profesores/as ya evaluados y en segundo lugar a toda la maquinaria de conocimiento que funcionó para tal empresa evaluadora. Para que luego el gobernador en turno y el nuevo secretario de educación, no quieran adjudicarse ese avance en la evaluación del magisterio sinaloense. Que quede claro, ningún esfuerzo o dolor de cabeza les generó.

Sexto. La evidencia empírica (no necesariamente científica) demuestra (o nos enseña), QUE NO ES LO MISMO, dirigir coca-cola Company –caso Vicente Fox-, que dirigir y mover los hilos diversos, intrincados, densos y conflictivos del Estado Mexicano. En los espacios privados/empresariales opera la racionalidad (y el cálculo obsesivo) para la toma de decisiones y además no se cuestionan: se asumen y se operan. En las políticas manejadas en los espacios públicos de las burocracias estatales, se opera con la irracionalidad para la toma de decisiones y por lo regular, una política o disposición pública emanada de cualquier secretaria de estado. Es evidente que sufrirá muchos reveses, distorsiones, impugnaciones y rechazos, antes de que llegue a los operadores por excelencia: los de abajo. Por lo que toda política que llega de las nubes a la tierra: llega/aterriza totalmente menguada/disminuida. De ahí, que NO ES LO MISMO, una Organización Civil, a dirigir una Secretaría de Estado. La Organización Civil, o la Organización No Gubernamental, en primer lugar no tiene SINDICATOS y las Secretarías de Estado todas tienen. Por eso NO ES LO MISMO. En la OC/ONG, casi todos los empleados son trabajadores flotantes/nómadas. En las Secretarías de Estado no. Casi la mayor parte de los trabajadores, tienen basificado su puesto de trabajo. Tienen pues seguridad o certeza laboral, como se dice ahora. Entonces, NO ES LO MISMO, dirigir una constructora particular, a dirigir la Secretaría de Obras Públicas. Por lo que no es lo mismo, ni trabajar, ni dirigir Mexicanos Primero A.C., a dirigir la Secretaría de Educación Pública y Cultura del Estado de Sinaloa. ¿Es inevitable otro extenso periodo de aprendizaje en el puesto de Secretario de Educación?, ¿Se vale hacerles esto a los profesores y profesoras sinaloenses?

Vale aquí recordar, vea usted. No sé si recuerden esta canción de Alejandro Sanz: No es lo mismo. Recupero sólo algunos versos.

“No es lo mismo ser que estar. No es lo mismo estar que quedarse… ¡qué va! Tampoco quedarse es igual que parar. No es lo mismo. Será que ni somos, ni estamos. Ni nos pensamos quedar. Pero es distinto conformarse o pelear. No es lo mismo… es distinto.”

Sí, no es lo mismo…pues ¿de qué se trata?

[1] Sale al mercado del disco en septiembre de 2003, bajo el sello WEA latina. https://es.wikipedia.org/wiki/No_es_lo_mismo (Consulta on line, Diciembre de 2018).