OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

En todos los accidentes, en este caso de políticos donde pierdan la vida, coloca en entredicho a un sistema de gobierno cualquiera que este sea. Sin embargo habremos de distanciarnos de la pronta declaración que hace evidente un interés político que se encuentra soterrado en los mismos enunciados ya declarados.

Las muertes de la gobernadora Martha Érica Alonso Hidalgo y del Senador Rafael Moreno Valle, son en este momento, el centro de especulación de una política sensible que se mueve por el sentimiento de venganza y de la utilidad práctica de aprovechar la ocasión y ganar con ello un posicionamiento político que no se encuentra en ningún personaje por méritos propios, sino más bien en la vida misma de ese acontecimiento en que se desconocen las causas que llevase a la muerte a estos dos personajes. Por sí mismo el hecho es de dolor y creo que debemos respetar lo que implica la pérdida de cuatro o quizás más seres humanos. Desde luego que ese hecho no descarta la entera posibilidad de ser un hecho que sirva para “llevar agua al molino vecino” o el de “pescar en aguas turbias para bien del que lo hace” quien es el que realmente gana. Puebla ha sido y seguirá siendo un bastión importante de muchos grupos que quieren seguir teniendo los privilegios que antes tenían o quizás lo sigan teniendo, y en razón de ello es que pudiesen ocurrir algunas de esas cosas como la caída del helicóptero en que perdieran la vida esos personajes de la política nacional mexicana y tres más que tripulaban el aparato junto con la pareja. Se precisa que en estos momentos la especulación deje de ser parte de una de las fuentes que alimenta la discordia en el país y creo que debemos procurar evitarla. No digo que no debamos decir lo pertinente del caso, pero evitar decir cosas que se circunscriben más en una tesis mal construida y poco entendida, además de ser muy controvertida. Un accidente de ese tipo debe ser investigado por los más expertos del ramo aéreo y no dejar hilos o ejes de investigación, por más elementales que parezcan, sin escudriñar hasta sacarle la verdad a los hechos ocurridos. Muchos, o miles pudieran sembrar la discordia en este hecho lamentable y harán todo lo posible por inculpar al menos indicado en esto. Sin embargo, lo ocurrido es ya un acontecimiento que configura y marca un estado de cosas que requieren de
mucha atención e inteligencia para resolver, sin dejar dudas de ninguna especie.

Seguramente habrá expertos que se apliquen a este accidente y puedan a la brevedad darnos luz y sentido de lo ocurrido en la sierra de Puebla. Sabemos de antemano que las acciones tienen las consecuencias menos esperadas y seguro estoy que nadie pudo imaginar que la terquedad tuviera un desenlace como el que estamos viendo. No podemos decir que las consecuencias sean el cobro de actos involuntarios o muy premeditados, lo que si podemos afirmar es que nada de lo que se mueve en este mundo deja de tener una influencia en cualquier vector para avanzar en cualquier dirección. Una lección se encuentra en cada hecho que vivimos, en cada decisión que tomamos y nadie desea un desenlace tan accidentado como el visto con este desplome del aparato en que viajaban cinco vidas humanas. Nuestro sentir y el deseo de la pronta resignación de esas pérdidas humanas. Por el bien de todos, cuidemos nuestros actos y no declaremos a bote pronto la ocurrencia más descabellada que llegue a nuestra cabeza. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

<