OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

A unos días de haber iniciado el sexenio de la Cuarta Transformación alcanzo a ver cómo los medios empiezan a bajarle a la crítica al nuevo mandatario. Si bien no ha sido fácil emprender acciones para generar cambios trascendentales en la nación, si, estos cambio empiezan a verse poco a poco. La modificación del Art. 108 y 111 Constitucional fue bajo la iniciativa del Presidente, ya a su llegada a Palacio Nacional, en tanto que hubo cambios antes de arribar al poder. Las conferencias de todos los días es un artilugio que AMLO acuñó siendo jefe de Gobierno del D.F., hoy Cd. de México. Con el acompañamiento de AMLO, Claudia Sheimbaum toma de protesta como jefa de gobierno e inicia una nueva era. El desmantelamiento del cuerpo de granaderos es una señal fuerte que mandan ambos mandatarios como promesa a no enfrentar con violencia la crítica que el pueblo pueda hacerle al nuevo gobierno. La tolerancia por lo tanto, será una virtud convertida en valor que debemos aprender a usar como una nueva forma de relación entre ambas entidades. Lo visto hasta ahora con el discurso de Claudia es una puesta en práctica del modelo de izquierda con una dosis de emprendedurismo moderno. La fuerte inversión económica que habrá en la Cd. de México nos lleva a pensar que el flujo económico permitirá incrementar la creación de nuevas fuentes de trabajo y con ello mejorar las condiciones del capitalino.

Algo importante es la regeneración de los bosques en el programa de arborización de más de cuatro millones de árboles a sembrar. La organización de las vías de comunicación con mejores articulaciones viales daría en el clavo para una nueva forma de transitar por esa atestada ciudad de automóviles y transporte urbano.

Simplista dirían los que no acordaron o votaron por Claudia. Los medios de trasporte como aquellos que usamos hace treinta años puede ser una realidad que abarate el transporte y genere condiciones para cuidar el medio ambiente. Y para la sorpresa de Claudia que encontró su oficina o mejor dicho, la oficina de los anteriores funcionarios, blindadas y de arriba abajo, algún miedo tendrían esos funcionarios.

Los que estamos o nos quedamos, pudimos haberlo visto desde mucho tiempo atrás, pero no ocurrió, entonces viene la pregunta básica en todo esto ¿Qué pasó con los anteriores servidores públicos? De no haber ganado Andrés Manuel López Obrador la Presidencia de México y Claudia Sheimbaun la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, las cosas prácticamente seguirían igual, a lo que nos lleva a pensar, al menos a mí, ¿A dónde iríamos a parar de haber seguido las cosas igual? Respuesta que inhabilita muchas otras preguntas, pues todas las que se generen en razón de la misma pregunta nos llevará a las mismas respuestas: la corrupción y la impunidad. En tal sentido es que AMLO insiste en hablar de valores y extenderlos a todo el pueblo de boca en boca, sólo así podemos arrebatarle al actual estado de cosas las formas que nos hacen valer menos.

Creo firmemente que las sorpresas seguirán dándose y nosotros los ciudadanos irnos preparando para conocer lo peor del sistema que se resiste a morir. Un caso de lo anterior son los sueldos y salarios de los altos funcionarios, que por cierto la Suprema Corte suspendió o congeló dicha Ley de Remuneraciones máximas, que sin pretender ser juez y parte de la misma acusación y sentencia, deberemos prestar mayor atención a la parte moral que implica ganar mucho o ganar poco ante la situación de los que mayormente se encuentran en la base de la pirámide.

Creo que este asunto de los salarios máximos habrá quienes merezcan ganar más, pero el asunto es que esos salarios fueron impuestos en un sistema corrupto, que en la lógica del poder, sirvieron para acallar voces que se pudieran alzar en contra de quienes gobernaban México. Las autoridades judiciales fue una de esas instituciones que dejaron mucho qué pensar con la implementación de leyes y juicios que nunca convencieron al pueblo. De la misma manera otras instituciones de impartición de justicia que acallaron las voces de mil maneras diferentes. No se diga a los medios de comunicación y en algunos comentócratas en quienes se “invirtieron” enormes cantidades de dinero por seguir la línea ya trazada desde el ejecutivo en cuestión. También creo firmemente que existen medios de comunicación que han sabido repeler esas tentaciones y que con esfuerzos casi sobrehumanos han podido existir para seguirnos dando las noticias y sus opiniones de los aconteceres cotidianos. Por el bien de todos debemos aprender más a ser más juiciosos de lo que nos pasa, pero con la condición de tener cuidado con lo declarado. Así sea.    

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com