Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Noviembre 2018 https://bit.ly/2zE76D0

alcaraz ernesto

COLUMNA VERTEBRAL

ERNESTO ALCARAZ VIEDAS

Con ese poder casi absoluto se pueden hacer muchas cosas. Pero la oferta de cambio y nuevas formas de hacer política propuestas por el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador se desdibuja y se diluyen en el ámbito legislativo. El Congreso de la Unión con mayoría absoluta de MoReNa en la Cámara de Diputados y en la de Senadores es corresponsable en la concreción de sus relevantes propuestas contra el combate a la Corrupción y la Impunidad, la Inseguridad Pública y la Desigualdad Social. Los actos de gobierno y reformas tienen que venir avaladas y aprobadas por el Legislativo, que con todo y sus contradicciones de imagen y presencia, sus decisiones determinan el orden constitucional.

El Congreso de la Unión, desde que se instaló, nos hizo saber que muy poco va a cambiar en las formas de comportamiento de las mayorías legislativas. El “mayoriteo” va a prevalecer en esta LXIV Legislatura. MoReNa demostró que no será ajena a escándalos, excesos políticos y grotescos debates legislativos que en poco se diferenciarán de lo mucho que criticaron al PRI y al PAN. Hoy se les olvida, que más que un grupo parlamentario, son el partido en el poder. No son ya oposición.  

            Con el caso del gobernador – senador Manuel Velasco observaron una clara indiferencia a las leyes y al arbitraria influencia en su Congreso Local que cedió el paso a tal absurdo acuerdo parlamentario. De dejar de ser titular del Ejecutivo para protestar como Senador de su estado, e inmediatamente, solicitar licencia para ser sustituto de él mismo.

            Otro asunto que contrasta con la intención marcada por López Obrador de ser diferentes y actuar distinto desde el poder legislativo, ser humildes, democráticos y libres de pensamiento y acción fue la anticipada relación de entrega al Presidente electo, cuando al unísono corearon: “Es un honor estar con Obrador”.

Al parecer sigue la borrachera electoral que les impide pensar que SON gobierno. Y NO oposición. Que como legisladores les compete, además de producir leyes, la irrenunciable obligación de revisar y vigilar las políticas públicas del gobierno, el uso correcto del presupuesto público, entre otras más. Considero que no era el lugar apropiado para tan impropia manifestación de fuerza y venganza por agravios legislativos de larga data, con lo cual mostraban deseos de venganza y alto índice de soberbia.

En el Congreso de la Unión todos los legisladores son pares por lo que el respeto a las minorías es un deber de conducta parlamentaria. Escasa por cierto desde remotas  legislaturas. Basta recordar la “roqueseñal”, como una demostración inequívoca que la moral política no es moneda de uso corriente en el ejercicio parlamentario.  El efecto negativo es que ofrece la percepción que mal empieza la Cuarta Transformación, cuando se observa que la práctica parlamentaria no es distinta a la tradicional: sigue la misma tónica del desfiguro.

En el caso de licencia al ex gobernador y senador Manuel Velasco, el estreno legislativo fue errático, imperó el triunfalismo en las urnas y se asentó el  descuido parlamentario. El atropello mayoritario volvió al escenario de los escándalos y la incertidumbre ciudadana. Si los votaron fue para que las cosas no siguieran igual y cambiaran el estado de cosas. No fue logro de ellos ni de candidatos que pelearon la victoria: Fue decisión de la ciudadanía y se colgaron de la inercia electoral del presidenciable AMLO.   

Se trasgredió la división de poderes y no se observó la autonomía del Poder Legislativo en relación al del Poder Ejecutivo. Cayeron en lo mismo que critican: No Ser  un contrapeso a toda acción irregular del Presidente y miembros de su gabinete. Hoy la oposición tiene el poder para lograrlo, por eso ceder a tan encomiable comportamiento legislativo, es una mala señal. En principio, así se aprecia. Ojalá y rectifiquen como lo está exigiendo la realidad que pretenden transformar.  

             ¿Falta de visión o proclives a la línea? Es la interrogante. Siguieron las viejas reglas, pero además, en lo oscurito hicieron ver su indiferencia por las reglas legales.  Lo peor es que se aprecia una débil y dividida  oposición. Está por verse si en lugar de las promesas de cambio se impone la seducción del poder amplio del Presidente Electo.            

            Porque lo expresado por Ricardo Monreal, Coordinador del Grupo Parlamentario de MoReNa en el Senado suena a justificación: “Cuando la mayoría era distinta, se cometieron atropellos y nosotros como minoría, aguantamos y aguantamos…” Expresiones que argumentaban el proceder de la licencia otorgada al senador de Chiapas Manuel Velasco para regresarse a terminar el período de gobernador. Un desenlace con pocos precedentes.

            Que MoReNa cooptó a 5 diputados para alcanzar mayoría calificada, pues no está contemplado en la Cuarta Transformación, es lo mismo de siempre. Ahora el punto de llegada con López Obrador dirigiéndolos, será  Presupuesto de Ingresos y Egresos 2019, que permita a Andrés Manuel darle cumplimiento a sus promesas de campaña. Hay otras iniciativas que siguen su curso, pero a partir de la primera quincena de diciembre, el debate legislativo y la atención pública estará en la Iniciativa de la Ley de Ingresos y Egresos de la Federación.