Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Noviembre 2018 https://bit.ly/2zE76D0

Jesusrojasrivera  

JESÚS ROJAS RIVERA

Justo en la mañana de ayer jueves, discutía con un amigo politólogo sobre la El Plan Nacional de Paz y Seguridad presentada por el equipo de transición de López Obrador. Hablamos del marco normativo de lo que ello implica, de la propuesta en 8 ejes que van desde la tan mencionada lucha contra la corrupción hasta la reformulación de las políticas de combate a las drogas. Horas más tarde, la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunciaba sobre el acto de invalidación de la Ley de Seguridad Interior.

Como es propio en estos tiempos de mucha información y poco conocimiento, comenzaron los rumores y las especulaciones. Algunos periodistas, en ese afán de prontitud por “ganar la nota”, se fueron con la finta y pensaron que la sentencia del Máximo Tribunal era sobre lo legislado en estos días en materia de seguridad. Craso error.

La Corte determinó inconstitucionales las disposiciones que pretendían normalizar la utilización de las fuerzas armadas en las labores de seguridad pública, pero no en el decreto legislado en esta semana sino en lo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 21 de diciembre de 2017. De nuevo, los opinólogos erraron en la premura de la expresión de lo que suponen pero no conocen de cierto. Les ganó la lengua.

Para precisiones y consultando a un jurista de solvente fuste intelectual, pregunté la similitud del pronunciamiento con lo legislado en materia de seguridad en últimas fechas. Respondiéndome que el tema estará en la propia constitucionalidad de lo legislado. Es decir, si la Corte avalará en forma y fondo que los militares sigan ejerciendo funciones policiacas correspondientes a la seguridad pública.

Aquí es donde está el gran debate, entre lo que los magistrados desechan de lo legislado por los diputados. ¿Qué pasará en el caso de lo dispuesto en la semana? Regresé a revisar la literatura pertinente.

Fuente del Derecho Parlamentario es el Derecho Político, que según los tratadistas españoles Donoso Cortés, Alcalá Galiano y otro de apellido Colmeiro es la rama del Derecho que estudia “el conjunto de principios y normas que regula la estructura y acción del Estado”. En término del constitucionalista mexicano Andrés Serra Rojas, es materia del Derecho Parlamentario y de lo legislado en el Congreso, todo aquello que tenga como finalidad mantener la coexistencia del Estado en la relación a sus poderes.

Más interesante resulta cuando consultamos las fuentes del Derecho Parlamentario, es decir, las formas, normas y elementos de los cuales surgen las acciones jurídicas legisladas en el Congreso de la Unión. Y aquí es donde la discusión se torna más interesante por lo siguiente:

La fuente normativa primaria en lo trabajado en las cámaras es la Constitución, porque en ella se funda todo acto legítimo del Estado, para ello hay un procedimiento, mismo que está garantizado en la legislación ordinaria, es decir, en la jerarquización de las leyes que están subordinadas a la Constitución. Expresándose según el jurista mexicano Mario de la Cueva en: A) Leyes orgánicas, B) Leyes reglamentarias y C) Leyes sociales. Ninguna por encima de la Constitución.

Este principio multicitado en los discursos de los políticos dicharacheros, tiene en realidad un valor preponderante en la vida pública de nuestra Nación. Por ello, la Corte decidió invalidar la acción legislativa en materia de seguridad, señalándola de inconstitucional. Porque para sacar al Ejército a la calle y dejarlo ahí a gusto del titular del Ejecutivo, primero se debe cambiar la Ley máxima.

La Suprema Corte frena pues, un error legislativo del sexenio de Peña Nieto que será recurrente en el sexenio de Andrés Manuel. En esa intención repetida desde hace dos sexenios de mantener de manera indefinida a los militares en la calle. Porque la ley de Calderón, de Peña Nieto y de López Obrador es la misma. Sepa de una buena vez amable lector, una cosa es el discurso de campaña y otra muy distinta los actos legislativos que anteceden la toma de protesta del Presidente todo poderoso que viene a dictarles la ley. Luego le seguimos...

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.