Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

cano

APUNTE

JORGE GUILLERMO CANO

Culiacán del caos vial, los retenes, baches y topes, Sinaloa. En la sesión del martes 30 de octubre pasado, del congreso del estado, las periodistas de “Vértice de Sinaloa” repartieron la carta que dirigieron a la opinión pública, donde exponen la difamación y calumnias de que fueron objeto por parte de la señora Karla Montero, diputada PES Morenista.

En esa carta, además de desmentir categóricamente los infundios, se anuncia la demanda que, por daño moral, en fecha próxima será interpuesta y la responsable, señora montero, ahora diputada por obra y gracia de los accidentes políticos, se burló y dijo que le vale, que no le inquieta demanda alguna. “Es porque no tienes vergüenza”, le dijeron, de frente, y entonces hizo mutis.

El Consejo Editorial de “Vértice de Sinaloa” ha decidido demandar, y no ceder un ápice, no sólo por el evidente daño que la difamadora diputada ha provocado, en seguimiento de maquinaciones que también se darán a conocer, sino por la urgente necesidad de poner un alto a las ofensas, el dolo, el abuso y la vulgaridad festinada con que algunos receptores del poder relativo quieren tratar a la prensa.

LOS QUE ESCONDEN LA MANO

Seguramente asesorada por personeros del nuevo y relativo poder (algunos que llegaron al morenismo del congreso y como “asesores”, luego de hundir al PRD) la diputada llamó “chayoteros” a los periodistas que, con toda formalidad y en apego a derecho, signaron contratos de publicidad plenamente demostrada, facturada, publicada y declarada ante Hacienda.

Ignorante por completo del medio periodístico de Sinaloa (la señora Montero reconoció que nunca vio la publicidad debidamente documentada, es decir que no lee la prensa) no sabe que “chayoteros” son quienes nada firman, nada contratan, nada comprueban, y que lo mismo aplica a no pocos rubros que se estilan entre los mismos diputados, al igual que en muchas otras partes de la oficialidad privilegiada. 

¿NEGOCIAR LA DESCALIFICACIÓN?

Y hasta ahora, en lo que toca a la necesaria defensa de los injustamente ofendidos, por parte de sus representantes, lo que ha campeado es la tibieza que ronda las quedadas de bien con quienes han difamado y vilipendiado a los periodistas. 

En el universo de las asociaciones de comunicadores, es justo reconocer que la Asociación de Periodistas de Sinaloa, presidida por Juan Manuel Partida, sí ha mantenido una actitud de claro rechazo a las ofensas recibidas. Es mucho lo que falta, sin embargo.

Las demandas, además de la que interpondrá la editora general de “Vértice de Sinaloa”, Rosa María Ríos Acosta, acompañada por el Consejo Editorial, con más de 30 años de ejercicio profesional intachable, y que fue vulgarmente acusada por la señora Montero, sin base alguna, aparte de un informe mal hecho que extrajo del Congreso, debieran ser de todos los afectados y hay iniciativa en ese sentido. 

Ya veremos.

Y hay mar de fondo en el ditirambo, pues la diputada extrajo los nombres de una relación de “proveedores” (como indebidamente aparecen en el manejo contable del congreso) no de gastos en comunicación social, como debe ser. 

La señora Montero, evidentemente, no conoce a la gran mayoría de los que ofendió sin recato. Entonces ¿Quién o quiénes les dieron la lista y para qué? –Se sabrá, sin duda. 

¿DE QUÉ SE TRATA, EN REALIDAD?

Es muy sospechoso que a un medio como “Vértice de Sinaloa”, con 18 años de vocación crítica y de estar defendiendo las causas más sentidas de la población (ahí están las 193 ediciones hasta ahora); de estar sobreviviendo en constante crisis financiera, luchando en cada edición por los boicots de las entidades oficiales, que han sido frecuentes, se le incluya en una relación totalmente insidiosa y falsa en su alegato. 

Todo indica que se trata de un ataque premeditado hacia la prensa crítica e independiente que molesta al poder de todo signo. Pronto se va a saber quién está detrás de esa ofensiva. No hay coincidencia en ese asunto.

Por otra parte, y de la mayor importancia, “Vértice” es prácticamente el único medio que ha venido exigiendo que se den a conocer todos los gastos en comunicación, de todas las dependencias; de todos los contratos y a quiénes y porqué se adjudican. En varias ediciones, constan los marginales con esa exigencia.

¿De qué se trata, entonces?

EN EL TINTERO

-Como lo escribí la semana pasada: lo que los políticos de todo tipo y color, funcionarios y, casi en general, la gente con relativo poder, piensa de los periodistas, en arbitraria generalización, es cosa sabida. La descalificación abusiva y torpe es el denominador común, ni caso en maquillar esa penosa realidad. 

-Ya tomó posesión el abogado Estrada, cerrando calles y hablando una hora. Pronto vamos a ver si el morenismo es capaz de rectificar.

-El apunte, también en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); didaktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y en “voces del periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

( HYPERLINK "mailto:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).