Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

AlfonsoAraujo

LA NUEVA NAO

ALFONSO ARAUJO

El distrito de Quzhou no es el más famoso de China, definitivamente. Ubicado al suroeste de la provincia costera de Zhejiang, a dos horas en tren de Shanghai, es famoso en China porque los descendientes de Confucio se fueron a vivir ahí durante 800 años. Además es una región en donde se intersectan cuatro provincias, la gente come mucho picante y es cuna de los mejores jugadores de Weiqi, el ajedrez chino.

Más recientemente, Quzhou, una zona con poco desarrollo industrial durante el Siglo 20 y con grandes extensiones de terreno sin usar, ha decidido entrar a la economía de siguiente generación, en gran escala. En los últimos 10 años, ha asignado un área de nada menos que 360 kilómetros cuadrados para desarrollar su “Zona de Desarrollo de Tecnologías Verdes”. En esta increíble extensión, se han desarrollado ya tres parques, en colaboración con Rusia, Corea del Sur y Alemania, con docenas de empresas enfocadas en energía solar, eficiencias de energía, tratamiento de aguas, recuperación de suelos, energía geotérmica, procesamiento eficiente de deshechos y otras áreas afines. Los directores de la zona se la pasan viajando por el mundo haciendo exploración de proyectos interesantes, reuniéndose con gobiernos con ideas afines, así como universidades y centros de investigación.

El modo de trabajar de la administración de este parque tiene dos vertientes: en proyectos en grado medio de avance, Quzhou financia directamente la investigación pendiente, construye laboratorios y da facilidades para realizar proyectos pilotos y prototipos. Para proyectos más avanzados, da subsidios para la construcción de fábricas y naves, y hace la gestión para que las empresas extranjeras hagan “match” con empresas locales dedicadas al mismo tema, para que la manufactura sea rápidamente escalable.

Ocho oficiales de la Zona de Desarrollo de Tecnologías Verdes de Quzhou acaban de visitar Monterrey, reuniéndose con el gobierno estatal de Nuevo León, la UANL y el Tec. de Monterrey. Les gustó lo que vieron, firmaron sendos acuerdos de cooperación, y el año entrante volverán, para formalizar la apertura de una oficina de representación permanente. Cosas de entender las necesidades del Siglo 21: cooperación, tecnología y medio ambiente.

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.