Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

ARTURO SANTAMARIA

ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

Esta “Willa” sí que salió iracunda. Desató su furia contra Escuinapa, causando graves daños en un municipio que desde hace años no las tiene todas consigo.

Por fortuna no causó muertes porque la población civil actuó bien lo mismo que las autoridades municipales y estatales. Supieron prevenir y reaccionar correctamente. No obstante, los daños materiales y naturales sí son abundantes y muy serios. El Gobernador Quirino Ordaz y el Secretario de Educación lo han constatado con sus propios ojos.

Aún no sabemos cuántas viviendas y patrimonios familiares fueron dañados en su totalidad, pero podemos conjeturar que fueron centenas. Lo que sí podemos afirmar es que la infraestructura urbana de Teacapán, Palmillas, Isla del Bosque, La Concha y otras poblaciones cercanas fue brutalmente golpeada. Los daños en el malecón de Teacapán, por ejemplo, de por sí ya muy erosionado por el oleaje, va a costar mucho tiempo y dinero repararlos.

En la cabecera municipal los mayores descalabros los sufrieron los que hasta hace pocos días eran flamantes instalaciones de la Universidad Tecnológica de Escuinapa. Sus edificios fueron inaugurados el mes pasado, pero “Willa” los castigó furiosamente, al grado que sus pérdidas se calculan millonarias, quizá cerca de los 10 millones de pesos.

Vidrieras, butacas, escritorios, plafones, puertas, aires acondicionados, libros, talleres, laboratorios y 60 computadoras Mac, etc., fueron destrozados por el agua y vientos huracanados. Por fortuna, maestros y alumnos de la universidad, estos por iniciativa propia, al unísono han respondido para limpiar los destrozos y empezar a estudiar de inmediato

Pero donde la ira de la naturaleza se ensañó fue en las poblaciones rurales costeras. En la Isla del Bosque, Palmillas y vecindades todas las casas fueron golpeadas por “Willa” y sus cultivos agrícolas como los de camarón también. Aquí las pérdidas económicas son catastróficas para sus municipios y el conjunto del municipio. Agricultores y acuicultores perdieron alrededor de 200 millones de pesos. Habrá que esperar unos días más para precisar la magnitud del daño, pero seguramente será mayor de la que hasta el momento se calcula.

Escuinapa es una de las regiones privilegiadas por su naturaleza y belleza pero el municipio es uno de los económicamente más rezagados de Sinaloa. El brutal golpe de “Willa”, al menos temporalmente lo va a hacer retroceder más.

Es por lo anterior que los recursos extraordinarios de Fonden son urgentes. Si Culiacán y Ahome los necesitan con urgencia, en Escuinapa son de vida o muerte porque ahí el meteorito no tan sólo dañó patrimonios familiares, sino infraestructura urbana, de comunicación y sus actividades productivas principales.

“Willa” ha hecho más evidente que, por un lado, hemos dañado severamente nuestro entorno natural y eso nos hace cada vez más endebles; y por otro, nos está diciendo, prácticamente reclamando, que la diversificación productiva del sur de Sinaloa no puede esperar más. La región tiene que abrir un abanico económico mayor porque no puede depender tan sólo de una agricultura, básicamente sostenida por la producción de mango y chile, y de la pesca y cultivo de camarón, además, a la baja. La industrialización, tan traída y llevada de sus productos marítimos y terrenales, si se posterga una vez más el estancamiento se va a profundizar.

Si el gobierno estatal y el nuevo gobierno federal observaran con más detenimiento las carencias de la región y a la vez reconocieran sus potencialidades, se darían cuenta que, en lo inmediato, en el abandonado CIP-Playa Espíritu se puede impulsar un proyecto turístico inmediato, de nuevo tipo y ejemplar, donde la naturaleza y no los hoteles sean su lujo y principal atractivo, que cambie la faz de este espacio del solar sinaloense.

Quirino Ordaz y las nuevas autoridades municipales de Escuinapa, en base a una propuesta turística claramente diferenciada de otras ya existentes, deben presentarla a las nuevas autoridades de Fonatur, Sectur y la Presidencia de la República, para decirle que no puede abandonar al sur del estado. López obrador quiere impulsar el Tren Maya para favorecer las zonas más atrasadas de Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Tabasco. Pues habrá que decirle que aquí también hay áreas marginadas y que lo van a ser cada vez más si no se atienden. Pero el sur de Sinaloa tiene el agravante de pertenecer a una zona que los carteles globales de la zona han disputado históricamente y eso, en un proceso de degradación, puede convertirse en una situación nada deseable.

Así pues a la furia de la “Willa” habrá que responder con creatividad e iniciativa inmediatas.

Posdata

Estimado colega Jesús Rojas Rivera, no creo que nos debamos permitir expresiones xenófobas. En México, usted sabe muy bien, que decirle gachupina, así sea entrecomillado, a la Diputada Francisca Abelló, es una palabra que busca descalificarla simplemente porque nació en otro país; pero esta persona es mexicana con todas las de la ley, de otra manera no podría ser legisladora. Nunca a la xenofobia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.