Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Poco a poco las ideas cambian, la naturaleza se transforma y la proclama se olvida. Poco a poco el hombre puede llegar alto y también puede escarbar el hoyo más bajo. Poco a poco la gota llena el vaso y la paciencia acaba. Poco a poco y los recursos se acaban y pocos son los que dicen “ya basta”. Poco a poco empezamos a admitir que México está en Bancarrota y los detractores del sistema siguen libres y dándonos sorpresas tras sorpresas. ¿Por qué Peña dejaste al país en el total abandono y lo poco que quedó los has empeñado? ¿Qué tienes o tienen los de tu clase en la cabeza para haber actuado de la manera que actuaron? Es inconcebible que a cada día que le resta para el cambio se sigan mostrando eventos tan desagradables, como si nosotros los mexicanos fuésemos una raza diferente a la tuya; con la que hay que acabar. Inadmisible que a tanta crítica a tu persona y a tu gobierno, insistes en seguir deteriorando la situación nuestra. Duele darse cuenta que importamos poco o nada ante la avasalladora maquinaria para dejar al país en ruinas. Amenazas con venir a Sinaloa para el 30 de octubre y desde aquí te digo que no eres bienvenido, pues ya dejaste a los sinaloenses ahogarse en las aguas turbulentas y pestilentes que convirtieron las calles en ríos y canales. Poco a poco aquella ilusión de una reforma que nos daría más vida, ahora vemos que fue uno más de los engaños para quitarnos lo que tuvimos durante muchos años. Poco a poco y aquello que fue ilusión, es hoy una pesadilla con la que habremos de lidiar hasta el resto de nuestros días. No te bastaron los miles de millones robados ni las propiedades en todo el mundo, no te bastaron los rebosantes platillos servidos ni los ríos de sangre derramados por el territorio nacional, no te bastó el repudio de los más cercanos de tu gabinete y te entercas seguir riéndote de toda la gente. Cerraste tus ojos y abriste tus bolsillos, recuerda que por cada peso que gastes, 80 centavos son producto del robo y del saqueo a la nación, tu nación, a la que prometiste serle fiel y velar por ella.

Recuerda siempre que te vas repudiado del pueblo del que tú abusaste y discriminaste siempre. Recuerda que en algún momento quisiste ser distinto pero te ganó la ambición de ser poderoso y adinerado. Recuerda también que te harás viejo y que nunca nos podrás ver a los ojos de todos los dolidos por tu terquedad de hacerte de más riqueza. Recuerda a los más de 56 millones de mexicanos que dejaste en la pobreza y a los 11 millones en pobreza extrema. Recuerda que dejaste a un México dividido por la ambición de pagarles fortunas para que tú y tu gobierno pudiesen ser vistos en el mundo como en ese mundo de la fantasía y de la irrealidad que tú vives. Recuerda que pudiste haber sido diferente y haberte convertido en un presidente que recordáramos siempre con cariño; renunciaste a ello. Elegiste la opulencia y la vida de príncipe, ese que vivirá bajo el señalamiento de todos los mexicanos como el presidente más corrupto de todos los tiempos.

Quizás nunca leas estas líneas y seguro que nunca te las harán llegar, pero seguro estoy que sientes la energía de odio de tu pueblo que no quiere verte más.

Por eso NO ERES BIENVENIDO A SINALOA PORQUE YA LOS ABANDONASTE BAJO LAS AGUAS RESIDUALES DE LOS CANALES Y DRENAJES. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com