Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

cano

APUNTE 

JORGE GUILLERMO CANO

La asociación civil “Mexicanos Primero, Visión 2030” surgió, el 27 de septiembre de 2005, con el claro propósito de influir, intervenir y participar en la toma de decisiones en torno a la educación pública en México.

Al año siguiente, el gobierno de Felipe Calderón otorgó al organismo toda clase de facilidades. Posteriormente, ya en el gobierno de EPN, uno de los documentos iniciales de “Mexicanos primero” (“Ahora es cuando. Metas 2012-2024”) fue la punta de lanza para la formulación de la todavía vigente “Reforma Educativa” (que el próximo gobierno de AMLO se propone derogar o modificar radicalmente).

Con esa asociación, los “hombres de negocios” más ricos del país crearon su propia “agenda educativa” que es consistente con la reforma de EPN y aliados, justamente criticada por su carácter laboral-administrativo, fundamentalmente, que ha ocasionado cantidad de problemas en el sector.

Desde un principio, “Mexicanos primero” ha tenido apoyos políticos en el propio gobierno, en el congreso federal y sigue teniendo presencia mediática considerable.

LOS “PRINCIPIOS” DE LA ASOCIACIÓN

A simple vista, los “principios” que enarbola la asociación son recuperables: “Sólo la Educación de calidad cambia a México; la verdadera independencia está en la educación de calidad; el derecho de los niños es primero; que no falte ningún alumno en la escuela; los maestros son la clave para avanzar; lo que no se evalúa no se puede mejorar y lo que no se transparenta no se puede cambiar; ni un paso atrás en la transformación educativa; la escuela debe ser un proyecto de la comunidad, no el reflejo y: el lugar de México en el mundo es el lugar de mi hijo en la escuela”.

Pero detrás de la fraseología de la asociación, entre lo recuperable y el lugar común, están las verdaderas intenciones de los grandes ricos de México: controlar los procesos educativos en correspondencia a sus intereses y “valores”.

Dadas las naturales limitaciones en el espacio periodístico, con gusto podemos debatir estos asuntos en las instancias pertinentes (sobre ello volveremos en la siguiente entrega).

Y QUE LLEGA MEJÍA

El pasado día cinco del mes en curso, el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, informó que había nombrado a Juan Alfonso Mejía López como secretario de Educación Pública y Cultura, sustituyendo a José Enrique Villa Rivera, que estuvo en el cargo un año y nueve meses.

La semana pasada escribí que “los cambios en la SEPyC se parecen mucho a un despropósito”, lo que sigo pensando, sin entender cabalmente qué fue lo que motivó al gobernador Quirino a hacer ese movimiento.

En efecto, el ya secretario Mejía es licenciado en Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y profesor e investigador de tiempo completo de la Facultad de Ciencias Sociales de la

Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

Fue aceptado como candidato en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) con la publicación de su tesis doctoral, pero en el 2016 no pudo conservar la candidatura (que es la categoría inicial del SNI) al no presentar productos de investigación suficientes. No es, por tanto, miembro del SNI, ha sido candidato y no titular (como erróneamente se cita en su currículum).

DE CARGOS Y ASPIRACIONES

Con un Doctorado en Ciencia Política y una Maestría en Instituciones y Políticas Públicas (pero sin la necesaria calificación y experiencia en materia educativa, como sucede con la mayoría de funcionarios, asesores y académicos de la asociación) fue director del capítulo Sinaloa de “Mexicanos primero”, ascendió a director general adjunto y después a director general.

Mejía López ha ocupado varios cargos en el gobierno. En la SEP ha sido titular de Unidad de la Coordinación Ejecutiva y Coordinador General de la Oficina de Servicios Federales de Apoyo a la Educación.

También fue Secretario General del Ayuntamiento de Mazatlán, cuando lo presidió el panista Alejandro Higuera, y fue señalado por irresponsabilidad en el cumplimiento de sus funciones, al tiempo que lo mismo le sucedía en la UAS.

Además, trató de ser dirigente del PAN en Sinaloa y diputado local por ese partido, lo que no consiguió.

En febrero pasado, Mejía, en abierta defensa a la Reforma Educativa del peñismo, la misma que AMLO se propone derogar o modificar radicalmente, publicó un artículo con la cabeza: “López Obrador ¿miente a las y los maestros en México?”

Ahora, como titular de la SEPyC, se verá cuál es, o sigue siendo, su posición al respecto. Además, y de primera importancia, cómo piensa conciliar el ideario de “Mexicanos primero” con su responsabilidad en la conducción de la educación pública de Sinaloa. Ya veremos.

EN EL TINTERO

-Jalonado por los designios centrales, el próximo alcalde Culiacán se ve urgido de alejarse de los desfiguros y excesos declarativos (todavía no superados). Bien haría el abogado Estrada en corregir, pues algunas de sus propuestas (como poner a trabajar a los burócratas) son recuperables de suyo.

-Un ex secretario de gobierno se dice indignado por el asunto de los colchones armados con basura. También en el centro de muchas indignaciones ha estado precisamente ese ex funcionario.

-En el congreso de Sinaloa hace falta oficio, preparación, conciencia del lugar y de la función. Aunque de nada nuevo se trata, la prometida transformación hace urgente corregir y que a ello se aplique el morenismo, particularmente sus representantes. El tiempo corre.

-El apunte, también en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y en “voces del periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).