Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

No basta con ser desposeído de las pocas pertenencias por las aguas residuales y pestilentes por consecuencia de las inundaciones recientes pasadas. No basta con sufrir el desoimiento por las autoridades que año con año los pobladores de esas zonas, reclaman antes y después de las causas sufridas por las inundaciones, que al parecer resultan ser inevitables. Lo he dicho en pasadas ocasiones, las autoridades no tienen empacho en mentir o decirnos que algo está arreglado, cuando en realidad se ha hecho nada o muy poco. Esas prácticas que hasta hoy han tenido los servidores públicos deben quedar en el olvido y no seguir con el engaño ni con la ventaja que les otorga la credencial que portan. Si bien existen las buenas intenciones, también existen las malas y quienes decidan un camino u otro deberán pagar o disfrutar sus consecuencias. Al hecho mismo del descubrimiento de los colchones podridos, no nos sorprende tanto, por lo que ya hemos visto en este sexenio LEGIÓN. Descubrirlo es lo que ha llevado a las autoridades, al menos en el discurso, al enojo y con ello a la justificación para luego entonces, hacer la amenaza de que “caiga quien caiga se llegará al fondo de todo lo ocurrido”. ¿Le cree usted?, yo tampoco. Es como si de pronto un pan salió mejor cuando el bulto de la harina era la misma. O que de pronto el náufrago toma un sorbo de agua dulce cuando se encuentra en medio del mar. Hemos aprendido a soportar lo indecible de quienes juraron administrar nuestras riquezas, de velar por nosotros y de evitar el mayor daño posible en situaciones como las que hemos vivido, claro las que están en manos del humano. Pero siempre hay posibilidades de que el gobierno esté cercano a nosotros y no tan lejano como lo hemos constatado muchas veces. De pronto surgen los rumores de que los colchones nuevos fueron descargados en los hoteles del gober precioso y que los que tenía fueron dispuestos para los damnificados, claro son rumores, pero ¿qué no hemos visto en este sexenio LEGIÓN de Peña? Lamentablemente hemos atestiguado lo peor en la historia democrática de nuestro país, y aún no acaba y sigue saliendo la podredumbre como si estuviésemos al final de la tubería del drenaje de aguas residuales. ¿Hasta cuándo acabará todo esto? Sorpresa tras sorpresa y nuestra paciencia aguanta. Imagine usted lector que en la primera noche en que recibiera el donativo, cansado y agotado trate de dormir y la peste del colchón “nuevo” sale por todo esa pieza recién adquirida por el gobierno de Sinaloa, así debe apestar todo lo que en él hay; obras, contratos, compras, rentas, acuerdos, despidos, en fin, usted califique por lo que ha visto y oído. Por el bien de todos, no sean tan trompudos, y no me refiero a Trump. Así sea. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com