Ya disponible para su descarga la Revista Didáktica Octubre 2018 https://bit.ly/2Q7Bw6I

Jesusrojasrivera

JESÚS ROJAS RIVERA

Los decanos del Derecho Electoral nos lo advirtieron en clase hace unos 10 años: “las elecciones tenderán a judicializarse, la tendencia apunta a que pronto las elecciones se resolverán más en los tribunales que en las urnas”. Tenían razón, los tribunales electorales en todas sus instancias consignan cada vez más casos, quejas y demandas de ciudadanos contra partidos, de partidos contra partidos, de órganos electorales contra partidos o su inversa. Los procesos no se resuelven siempre en la urna.

 

El Derecho Electoral es una de las ramas que ha presentado las mayores modificaciones de fondo y forma en los congresos. Las últimas reformas de 2014 y 2015 cambiaron por completo el escenario en materia político electoral. Los efectos de tales modificaciones legislativas se reflejaron en la judicialización de las elecciones locales. A continuación un resumen de las sentencias más significativas que definieron la composición de la Cámara local y de algunos ayuntamientos. En todos los casos, quedan lecciones importantes para entender los futuros criterios de resolución de controversias.

 

En Salvador Alvarado se discutió un tema importante al asignar los regidores plurinominales, toda vez que más de cuatro partidos alcanzaron más del 3 por ciento de los votos en las urnas. Los abogados presentaron tesis en la discusión del “pluralismo contra proporcionalidad” en contra de la asignación primaria del órgano electoral que únicamente daba regidores a los partidos mayoritarios. Tras apelaciones el Tribunal Electoral local recompuso la plana y asignó pluralmente los regidores para aquellos partidos que cumplieron con el requisito legal del 3 por ciento. Cabe señalar que el criterio proporcional se impuso en la mayoría de los municipios pero al no presentarse impugnación, la mayoría de las asignaciones prevalecieron como lo indicaron los criterios de las juntas municipales. Les faltó abogado.

 

En Navolato se discutió en tribunales el principio de la paridad sustantiva, que motivó a quitar a un regidor varón del PAN para poner a una mujer del mismo partido. La tesis se centró en el principio de igualdad que debe regir en el Cabildo. Aunque este principio llamado también como “paridad circunstancial” fue resuelto ante la no acción de parte en la contestación de la demanda. La perdieron en la mesa. 

Caso contrario sucedió en Culiacán donde la segunda regidora del mismo partido político impugnó al titular de la primera regiduría para modificar la lista. El Tribunal resolvió en contra del criterio tomado en Navolato porque en ese caso específico el orden de prelación de los regidores daban en su conjunto el 50 por ciento de mujeres y el 50 por ciento de hombres que se aducía en las peticiones de la demandada garantizando así la paridad, invocada de nuevo para recomponer los acuerdos tomados al interior de la institución pública. No todo son caprichos. 

En Guasave el criterio fue absolutamente distinto, dándose un fenómeno de “paridad inversa”, es decir, que en la determinación del tribunal local, la regiduría fue asignada a un hombre dejando fuera a una mujer justo para cumplir con el precepto legal pero de manera inversa. De chile, mole y manteca.

Se judicializó también el Distrito 6 con cabecera en Sinaloa de Leyva por el estrecho margen del resultado, se resolvió en favor del PRI convirtiéndose en el resultado más ajustado en la historia electoral sinaloense. También para la integración del Congreso local un caso se fue hasta la última instancia y en el último minuto se recibió sentencia de la Sala Superior para la asignación de la diputación segunda plurinominal del PAN. En una reñidísima alegata se determinó inconsistente la paridad en el órgano local, mientras que en la Sala Regional en Guadalajara la razón se la dieron a la mujer, recurriendo a la apelación respectiva el caso llegó hasta la última instancia donde los Magistrados decidieron resolver en contra de la mujer argumentando que los criterios de paridad sustantiva ya habían sido aplicados por la ley local y un acuerdo particular de Sinaloa donde las mujeres encabezaban las listas plurinominales. Se dieron con todo.

La nueva era en los litigios electorales implica el aprendizaje y el entendimiento de las nuevas arenas jurídicas puestas en los complicados criterios de los tribunales. La nueva camada de abogados electorales se enfrenta a la vieja guardia en tesis sobre derechos humanos, transversalidad, paridad, equidad y todos los derivados en la “nueva ola”. Pocos son los despachos y bufetes legales encargados de tales temas en Sinaloa, mi reconocimiento en particular para el licenciado Juan Zambada, quien demostró sentencia tras sentencia que la juventud preparada puede dar resultados excepcionales para sus clientes y representados. 

Veremos cuántos juicios más le dura lo invicto. Luego le seguimos...

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.l.com