OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

A la pregunta expresa que le hiciera la prensa a Andrés Manuel López Obrador acerca de la boda “FIFÍ”, su respuesta dejó frío a quien hiciera la pregunta: yo no me casé…fui invitado… cada quien es responsable de sus actos. Por ese motivo y por otros tantos los medios, principalmente en la redes, empezaron a convulsionarse. Creo que lo que más incitó a la prensa nacional fue la portada de “HOLA” revista que le obsequia a los muy “FIFÍS” el espacio de la portada.

Al punto, si bien cada quien es responsable de lo que hace, en este caso, el de AMLO quien enarbola un proyecto de nación para lograr la cuarta transformación en México. Diría yo que de manera obsequiante, el presidente electo se prestó al escarnio nacional. Una boda representa, según el recurso para ella, la gran fiesta de los que contraen la responsabilidad del matrimonio. Sin embargo, el trato del actual presidente electo ante la sociedad y que representa en total medida la austeridad republicana, como inicio de un proyecto en que el dispendio se acaba.

Estamos claros que por tratarse de un proyecto nuevo, hay mucho que debe cuidarse, principalmente la presunción de una boda “FIFÍ”. El asunto aquí es colocar en la justa medianía la posición que juega el presidente electo ante la mirada de un pueblo que empieza a creer en la cuarta transformación, que por nada ni nadie ésta deba distraerse de su cometido. Los desplantes de una sociedad derrochadora como lo ha sido la clase dominante gubernamental, harto el pueblo de atestiguar los dislates de esa clase que presume la riqueza que deviene del erario de la nación. Los absurdos de esa clase gubernamental han hartado por mucho tiempo a una clase social agraviada y vulnerada que durante décadas hemos visto el dispendio en fiestas de personajes ligadas al erario gubernamental. Me parece justo que el pueblo reclame la ostentosidad de la fiesta y de la portada de la revista “HOLA”. Como ya es costumbre oír a AMLO hablar de manera transparente y sin opacidad y que en el diálogo común y corriente, que lo hace a diario, la respuesta fue sencilla; fui invitado. Sabemos que la crítica no fue para AMLO, sino para el que fuera colaborador de AMLO desde mucho tiempo antes.

Sabemos también que la mujer contrayente es empresaria y tiene para eso y más, y nadie la culpa por ello. Lo que aquí es importante es que no basta ser, sino también aparentar serlo. El discurso de la austeridad republicana, no nos llevará a vivir la pobreza franciscana, pero si nos obligará a tratar de evitar la presunción de algo que ya no liga con la nueva república que deseamos tener, al menos en lo que corresponda a los servidores públicos, ellos tendrán que ser más prudentes en la vida social que vivan. Por el bien de todos, si no eres, no aparentes serlo. Así sea.  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com