50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Como era ya esperado el 2 de octubre fue la fecha más emblemática que los mexicanos tenemos en la memoria. 68: Nunca más, fue la frase escrita en uno de los costados de rectoría de la UNAM. Fecha que debe quedar para siempre en la memoria colectiva social. Hemos atestiguado por muchas ocasiones la intolerancia de un sistema político que se manifestaba bajo un poder absoluto en agravio de los ciudadanos. Los llamados insurrectos no imaginaban la fuerza del estado con la que serían reprimidos, vapuleados y asesinados a sangre fría. Dos presidentes que rondaron la pelotita entre ellos, y bajo el cinismo de Luis Echeverría Álvarez con un discurso popular, hacía lo imposible para que las culpas se fueran a otros.

La promesa de AMLO de que el ejército no volverá a infringir daño al pueblo, porque ellos son pueblo, y lo fueron en aquél entonces, qué nos asegura que ya no habrá más 68’s, ni más 71’s, ni más Tlatlaya’s, ni más Ayotzinapa’s, etcétera.

Le creo a AMLO su compromiso, pero cuántos Luises habrá alrededor del presidente Constitucional. En definitiva somos un pueblo apacible, tranquilo y siempre esperanzado. Otros pueblos por menos ya hubiesen linchado a sus gobernantes. Pero eso somos, y la idea de este corto es que tomemos en cuenta que los gobiernos se habían gobernado a sí mismos y que esto ya no puede continuar. La participación social se hace imprescindible y obligada, el acompañamiento social debe darse siempre en la marcha misma del cambio social. Lo que viene es más importante de lo que se dejó atrás, el pasado es simplemente para no repetirlo y el futuro para construirlo en el ahora.

Consideremos todos que la acción ciudadana es más consciente que en otrora y que puede constituirse como una fuerza paralela al gobernante. Lo que estamos viviendo ahora con el efecto del punto de inflexión de este primero de julio, es sin duda, un nuevo vector por el que podemos caminar abriendo nuevas brechas para arribar a destinos diferentes. Hay imaginarios que aún no se logran ver adecuadamente, pues la algarabía que sentimos por los nuevos acontecimientos, pueden cegarnos momentáneamente. Lo sucedido en la plaza de las Tres Culturas en el 68 y del 10 de junio, “Jueves de Corpus”, a la altura de la Escuela Nacional de Maestros, llamado “Halconazo”, y lo que ha venido sucediendo desde el gobierno de Calderón hasta el de Peña, son los grandes quiebres históricos que en la tesitura de la linealidad temporal, nos dejan las marcas profundas en nuestra alma y en nuestro cuerpo, no se diga en nuestra memoria viviente. El cambio de este primero de julio, ya fue pagado con la sangre de nuestro pasado reciente. Nunca más deseamos vivir de nuevo el dolor causado por la intolerancia y el desoimiento de la proclama social. Por el bien de todos, nunca más. Así sea

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com