50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Si nos basamos en el artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo podemos dimensionar el significado de salario mínimo: “la cantidad menor que debe recibir en efectivo un trabajador por los servicios prestados en una jornada de trabajo”.

Ese pago debiera alcanzar para “satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”. Esta definición de salario mínimo prácticamente nos somete a una interpretación amplia y significativa de los recursos económicos que debiera ganar todo aquél que recibe un salario mínimo. En México abundan quienes en el afán de resignificar el emolumento recibido por los trabajadores asalariados, de pronto pretenden alzarse en el discurso, para nada creíble, que el salario mínimo lo aumentarán significativamente, me refiero ahora a los legisladores del PRIAN y del PRD. Ahora resulta que ante ciertas declaraciones del partido mayoritario, de aumentar el salario mínimo en la franja fronteriza, hay voces que se dejan escuchar que las propuestas de la oposición es aumentar más que la propuesta de MORENA, todo indica a una trampa que le quieren poner a AMLO, para tener un discurso de ser solidario con el pueblo que abandonaron por mucho tiempo. De pronto se les antoja superar el salario mínimo hasta casi los 500 pesos sin siquiera hacer el verdadero cálculo de lo que contempla la misma definición de salario mínimo. Estamos claros que los mexicanos requerimos de un aumento de dicho salario, pues las necesidades insatisfechas nos llevan a sufrir el demerito de nuestra propia existencia. En México los topes salariales no existían y en aras de fomentar una adecuada distribución de la riqueza, los topes salariales pueden, al menos en un principio, homogenizar los ingresos de los trabajadores burócratas, llevando a la medianía razonable a contrastar con la política de austeridad tan necesaria en estos momentos en el país. Lo justo sería que ambos extremos salariales fuesen realmente estudiados para lograr un equilibrio substancial en el uso de los recursos públicos y con ello lograr establecer el uso adecuado de los dineros de juan pueblo. Los extremos siempre serán extremos y en eso dudo mucho que en algún momento puedan siquiera acercarse un poco más de lo razonable y de la necesidad misma de contar con la justicia declarada en la misma Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. ¿Cuáles serían las necesidades normales de un jefe de familia? Imagine usted lector que una familia mexicana tiene en promedio 3 hijos, sumarían 5 en total. Ahora súmele los costos de agua, gas, luz, predial (si es que tiene una casa), renta, comida para 5, vestido para 5, calzado para 5, diversión para 5, salud para 5, escuela para 3, transporte para 5. Dígame usted ¿Cuánto debería ganar?

Por el lado del tope salarial, muchos por no decir miles, se rasgan las vestiduras porque el presidente electo mandó una iniciativa en la que nadie puede ganar más de lo que gana el presidente, pero además AMLO se reduce su salario en un 40% de lo que gana actualmente el presidente Peña. Si el camino de la política y de los políticos era la demagogia, creo que aquí se rompe ese hilo conductor que desde ahora marcará la cadencia del actuar político de la nueva generación de la austeridad republicana y no de la pobreza franciscana. Aunque dadas las circunstancias actuales pudiéramos llegar al extremo de la segunda categoría. Es tanta la necesidad de dinero por muchos, que de pronto lo poco se hace un montón y lo mucho una quimera que no viviremos más. El dinero en los gobiernos corruptos ha sido el artífice de control para enmarcar una actuación sesgada siempre en el interés de los pocos. Para el adecuado inicio de un cambio de régimen, el tope salarial es apenas un comienzo con el que se tendrá que planear en este sexenio. Habremos de atestiguar que el dinero también sirve para el desarrollo y el crecimiento de una nación que desea prosperar. Por el bien de todos, primero los asalariados. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com