OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

2018: LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Me cuesta algo de trabajo entender la ruines de los medios de comunicación que se entercan en denostar a AMLO de todo lo que hace sin ser aún el responsable de lo que sucede en México y dejamos al verdadero responsable que siga haciendo estupideces sin mencionarlo en nada de lo que importa. Es cierto que la especulación vende más que la realidad misma, y es por ella que los medios insisten en ser ellos los que pretendan poner la agenda nacional cuando es AMLO quien la pone. Lo que ocurrió, ocurre y ocurrirá hasta el día último del mandato de Peña será él el responsable de todo. De manera apocalíptica los tiempos se le vienen encima a Peña y todo parece indicar que él ya dejó el mando a los responsables de las secretarías de su gobierno. Me gustaría encontrar un nombre que identifique el sexenio de Peña, pero son tantas cosas las que han ocurrido, que créamelo, se me dificulta construir una categoría para configurar algo que lo identifique con una sola palabra. Es complicado pero no imposible tratar de darle nombre a este sexenio que pronto terminará. Para los religiosos, los tiempos que vivimos son los últimos y con ello indican el fin de los tiempos. Para los economistas, claro los que reciben el emolumento del gobierno, es el sexenio de las reformas. Para los políticos, fue el sexenio de la oportunidad. Para los dueños de la banca internacional, fue el sexenio de la dominación. Para los gobernadores, fue el sexenio del saqueo. Para los narcopolíticos, fue el sexenio de la negociación. Para los periodistas críticos, fue el sexenio de la velación. Para los periodistas chayoteros, fue el sexenio de las prebendas. Para los dueños de las televisoras, fue el sexenio de la abundancia. Para los empresarios, fue el sexenio las prerrogativas fiscales. Para los partidos políticos, fue el sexenio del reparto. Para los mexicanos, fue el sexenio del agravio. Para Trump, fue el sexenio del dislate. Para México, fue el sexenio de la pérdida de su territorio, de sus riquezas, de la contaminación de sus aguas, del olvido del campo, de las aguas territoriales. Para los historiadores, fue el sexenio del hombre primitivo. Para los intelectuales críticos, fue el sexenio de la hecatombe. Para los asalariados, fue el sexenio de la sobrevivencia. Para los de la Bolsa Mexicana de Valores, fue el sexenio de la gran especulación. Para los empresarios que viven del dolor ajeno, fue el sexenio del crecimiento y desarrollo de sus funerarias. Para los investigadores educativos se les da la oportunidad de construir el objeto de sus investigaciones, mismos que les darán solo una parte del conocimiento existente de la realidad para clasificar a México en una categoría que englobe todo lo antes mencionado. El sexenio caleidoscópico que configura la imagen de acuerdo al movimiento de la visión, de la figura y de la comprensión, del color, de la luz y del ángulo del cristal para mirar la realidad que se vive. Realidad más impregnada de la ficción pero que la supera con ventaja indecible mucho menos declarativa, pero con experiencias multicolores. En este sexenio no puede presumirse que le faltara algo. En este sexenio se vivieron todos los personajes de terror conocidos hasta hoy. Se vivieron todas las figuras maléficas disfrazadas con las botargas de Disney. Se vivieron todos los personajes de las películas de crimen (suspenso, thrillers), violencia, drama, terror, románticas, de acción, de aventuras, comedias, dramáticas, musicales, ciencia ficción, bélicas, del oeste, infantiles y hasta de adultos. Fue un sexenio “caleidoscópico” que no tiene parangón alguno con el resto del mundo. Un Peña que se construyó su propia “Peñaland” con todos sus personajes digna de ser igual o mejor que los de Disney. Un sexenio llamado LEGIÓN. Por el bien de todos, primero lo que vendrá. Así sea.

NOTA:

LEGIÓN: millones de demonios nombrados en la Biblia Cristiana. El Nuevo Testamento describe un encuentro en el que Jesús sanó a un hombre de Gadara poseído por demonios mientras viajaba. En el Evangelio de Marcos, 5:9, describe lo siguiente en la región de los Gadara… -Mi nombre es Legión, pues somos muchos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com